jueves, 3 de mayo de 2018

LA CULTURA DE LOS VERRACOS


LA CULTURA DE LOS VERRACOS
Los verracos, son esculturas zoomorfas, realizadas en granito en su mayoría y es la figura más representativa del pueblo vetón. Es la expresión de un pueblo hecha materia, o la palabra de los vetones hecha granito.
El mal estado de conservación en que se encuentran la mayoría, ha llevado a un confusionismo a la hora de determinar su género y sexo; aunque sin excepción ninguna, representan animales machos basado en el acentuado realismo con lo que fueron esculpidos los órganos sexuales.

VERRACO DEL VILLAR DEL PEDROSO
  Se  puede decir, que los verracos representan únicamente toros y suidos, siendo imposible distinguir si se trata de cerdos o jabalíes. Es interesante destacar la existencia de dos grupos de esculturas de verracos, atendiendo al hecho de ser esculturas de cuerpo entero o de cabeza exenta. Siendo el grupo más numeroso el de cuerpo entero que se prodiga por toda la zona occidental de la península al Norte del Tajo. Por otro lado la representación de la cabeza exenta, es  característica de las provincias de Orense y Pontevedra, sin olvidar la cabeza exenta de Plasencia a la que dedicaremos otro artículo.
Blanco Freijero, opina que no existen cabezas exentas, sino que se trata de cabezas que han pertenecido a esculturas de cuerpo entero, comprobándose en el trozo de piedra en el que se continúa la cabeza por su parte posterior, con objeto de empotrarle en la pared.
VERRACO DE VALDELACASA DEL TAJO

Hay cierta semejanzas entre ejemplares alejados territorialmente, como ocurre con los verracos del Villar del Pedroso y Paredes de Beira, lo que tal vez  se debe a la existencia de escultores ambulantes. Por otro lado existen ciertos ejemplares con características escultóricas comunes por lo que se piensa en la hipótesis de la existencia de posibles  talleres.
Respecto a su tamaño y dimensiones son extremadamente variadas oscilando entre los 30 cm de longitud a superiores a 2,50 metros, por metro y medio de altura; aunque lo más frecuente tengan por término medio metro y medio de longitud por 90 cm de altura..

VERRACO DE CAPARRA
Todos se labraron en un bloque entero de piedra, inclusive la peana, aunque en algunos de ellos esta no se haya conservado. La forma de presentarlos es siempre de pie, mostrando cada género las peculiaridades que le son propias. Los toros con la cabeza agachada en aptitud de embestir y el rabo cruzado sobre la grupa. Los suidos ofrecen la sensación  de movimiento en la forma hacia adelante en las que han sido esculpidas las extremidades.
VERRACO DE CASTELO MENDO
Muchos de ellos parecen toscas esculturas, sin embargo, las que han llegado hasta la fecha en buen estado de conservación, presentan los detalles anatómicos  propios de su género esculpidos con gran realismo y precisión. Así los que han conservado la cabeza completa se observa completamente la línea de la boca, los ojos, los perfiles de su anatomía del rostro etc.
Una particularidad frecuente y notable, por su posible conexión con una finalidad religiosa, que ofrecen las esculturas de los verracos son las cazoletas que aparecen sobre un gran número de ejemplares y que en su mayoría de los casos se hicieron intencionadamente, pues en algunos casos se encuentran alineadas en la espina dorsal del verraco, aunque lo más frecuente es aparezcan en cualquier parte del cuerpo del animal como es el caso del verraco de Valdelacasa del Tajo y en dos del Villar del Pedroso.
Cabeza exenta de Plasencia
Un reducido número de Verracos ostentan inscripciones funerarias latinas, grabadas generalmente sobre los costados. En otros se aprecian adornos y grabados denominados por Manuel Gómez Moreno “Verdugones”, que son signos en “zig-zag” presente sobre todos en el antebrazo posterior y cuyo significado se desconoce; el ejemplar de Segura de Toro solamente ostenta un verdugon horizontal sobre la pierna a la altura del codo.Según algunos autores podría referirse a una identificación o una marca que identificarían a los autores,; sería como la marca de los canteros.


¿Qué sentido podríamos dar a los Verracos?: hay muchas hipótesis entre la más aceptada sería la señalización de territorios, términos o lugares, ya que muchos de ellos se encontraron fuera de los castros y asociados a dehesas ganaderas, caminos etc. Para otros sería como señalizador de manantiales, o señalizadores de los caminos si tenemos en cuenta que los vetones se desplazaban con el ganado a otros lugares con mejores condiciones, practicando la trashumancia. Y por ultimo darles un carácter protector del ganado y poblados vetones.
Biografía.
Esculturas Zoomorfas Celtas en la Península Ibérica- G. López Monteagudo. 1989.
El toro en el espacio Vetón. Andres Nortes Nolasco



José Antonio Pajuelo Jiménez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LIBERTOS EN LA EPIGRAFÍA ROMANA DE PLASENCIA.

Hay varias inscripciones,  en el pensil del palacio del Marqués de Mirabel que mencionan en abreviaturas la palabra "Libertus", e...