domingo, 15 de julio de 2018

EL ÍDOLO DE EXTREMADURA.





De forma cilíndrica, y realizado en alabastro, pertenece al periodo calcolitico.
Altura 12,75 cm., diámetro máximo: 6,10 cm. Peso 912 gramos.

En el ídolo están representados, dos grandes ojos de forma circular, sobre ellos unas cejas marcadas con trazos curbos, tres pares de lineas curvas que podrían pertenecer a un tatuaje facial, y en la parte superior y posterior, se encuentran una serie de lineas paralelas haciendo zigzag que reproducen el cabello, siendo este ídolo de similares características a los hallados en la zona de Guadalquivir y baja Andalucía , como exponente del calcolitico local y que están catalogados como objetos de culto. La importancia otorgada a esta iconografía se refleja en su repetición en otros elementos de la cultura material, como son las cerámicas simbólicas.
las variantes observadas en estos ídolos pueden responder a factores territoriales y pese a tratarse de representaciones asexuadas, se han relacionados con divinidades femeninas o personificaciones de la muerte, dentro de creencias centradas en el culto a la fertilidad y vinculadas a sociedades agrarias.Aunque a pesar de su denominación de ídolo de Extremadura su procedencia más probable estaría al sur del valle del Guadalquivir.


Es una pieza de 5000 años de antigüedad, cuyo estado de conservación  es excepcional. Corresponde a la era del Calcolitico o edad del Cobre, y esta datado en el tercer milenio antes de Cristo.
 Este tipo de figuras se asocian a enterramientos colectivos de dolmenes, representa una figura humana, que podría ser una divinidad funeraria o referencia familiar o incluso territorial.
Podrían tratarse de representaciones que unían este mundo con la otra vida, de ahí que tuvieran grandes ojos que todo lo ven, pero carecen de boca, porque los muertos allá donde estén nos ven pero no pueden hablarnos.
Es una escultura que representa muy bien el misterio del alma humana a través de los ojos de las personas, un misterio que parecía interrogar a nuestros antepasados, como si fueran los ojos y el importantisimo sentido de la vista los que conectan nuestra parte mundana con un plano espiritual

El ídolo forma parte de la colección del Museo Arqueológico Nacional de España, correspondiente al numero 20572., perteneciendo a la exposición · Tesoros del Museo Arqueológico Nacional "


Biografia consultada:
Zoilo Andrés. Curiosidades de Historia. Enenro 2017-
Para saber más:
 [http://www.man.es/man/dms/man/estudio/publicaciones/conferencias-congresos/MAN-2009-Ojos-cierran/MAN-Con-2009-Ojos-cierran.pdf].

José Antonio Pajuelo Jimenez


viernes, 6 de julio de 2018

ESTELAS DE TORREJÓN EL RUBIO.




ESTELA DE TORREJÓN EL RUBIO II.

Se encontró en la finca de “El Oreganal”, que está al pie de la finca de las Corchuelas, en Mofragüe.
Altura 91. Ancho 45. Grosor 9.  Materia Prima: pizarra.

Se encuentra rota por los dos lados, y en la zona inferior afectando a los grabados. Presenta una figura humana con brazos y piernas, una mano izquierda con cinco dedos representados por líneas radiales y la mano derecha con uno. El rostro está representado en un círculo, rodeado por una diadema de varios círculos concéntricos y en cuyo interior líneas transversales. También podemos apreciar un cinturón con remaches.
A la derecha de la figura, podemos a preciar una figura que se podría interpretar de formas diferente, como broche, un peine o un instrumento musical, y por encima una fíbula de antena con resorte.

ESTELA DE TORREJÓN EL RUBIO V.

Se encontró en los escombros de una calleja del Corral Concejo de Torrejón el Rubio.
Altura 51. Ancho 37. Grosor 16,5. Materia Prima: Pizarra.


Es un grabado ancho, fragmentado en su parte superior que afecta al grabado. Se representa la cara de forma oval, donde se detallan los ojos y una línea vertical que se interpreta como la nariz. Rodeando la cabeza aparecen unas líneas semicirculares concéntricas atravesadas por otras transversales creando unos espacios rectangulares, formando una especie de diadema. La cabeza está separada por una línea transversal, y bajo esta, tres líneas semicirculares a modo de collares.

ESTELA DE TORREJÓN EL RUBIO I.
Localización: Museo Arqueológico Provincial de Cáceres.
Se encontró en la finca del “Oreganal”, junto a la estela de Torrejón el Rubio II.
Altura 117, Ancho 75. Grosor 16. Materia prima: Pizarra.

Fragmentada en su parte inferior. Presenta en el centro un escudo con dos círculos concéntricos con escotadura en V y abrazadera, así como remaches en cuatro grupo de tres. Sobre él dos elementos (espada de ancha hoja y lanza con punta  de ancha hoja y nervio central) dispuestos de forma horizontal  y un pequeño elemento triangular que se interpreta fíbula acodada con apéndice. A la izquierda del escudo un espejo y un arco con flecha. En la zona inferior, bajo el escudo un carro con dos ruedas. También se puede distinguir el grabado de otro carro, bajo el escudo con dos cuadrúpedos.

ESTELA DE TORREJÓN EL RUBIO III.

Localización actual: Museo Arqueológico Provincial de Cáceres.
Altura 150. Ancho 80. Grosor 13.
Materia Prima: Pizarra.
Se encontró en la finca llamada “Huerto de la Cava” a las afueras del pueblo, formando parte de los cimientos  de una cerca.

En el centro de la estela, alargada, hay una representación antropomorfa que presenta una cabeza con rostro representado, manos y pies, más realistas que cualquier otra estela de guerrero. La estela esta fracturada en su parte superior y laterales, por lo que no sabemos si había otros elementos, como por ejemplo un casco. Almagro señala unas marcas interesantes en las muñecas que podrían interpretarse como brazaletes. A la altura de la cinturón un cinturón. A la derecha del individuo una lanza boca abajo,, en vertical, bajo la cual está una espada de hoja lengua de carpa y empuñadura de apéndices laterales y gavilanes. Finalmente a la izquierda un escudo redondo en cuyo interior hay nueve líneas paralelas horizontales.

ESTELA DE TORREJÓN EL RUBIO IV.

Encontrada a un kilometro del casco urbano, junto a la linde del Cerro Pelao, en el margen izquierdo del arroyo de la Casa.
Localizada en el patio del Ayuntamiento de Torrejón el Rubio.
Altura 80. Ancho 76. Grosor 10.
Materia Prima: Pizarra.
Muy deteriorada y fragmentada en su parte inferior.



El escudo de tres círculos concéntricos con escotadura en V que se sitúa en el centro y una lanza sobre él y bajo él una espada cuya forma original corresponde a una empuñadura con remache.
Se graban a la izquierda del escudo, un antropomorfo (del que se ha perdido la cabeza) con espada al cinto y aprovechando elementos anteriores se graban un espejo (sobre la lanza) y una espada (sobre la antigua espada).

La diferencia cronológica es de más de 1500 años, lo que supone desde el inicio al final del la edad del bronce, para ello precisamos no olvidar la clasificación de las estelas en el capitulo anterior.



Biografía consultada:
Marta Díaz Guadamino-Uribe. Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Península Ibérica. 2010.

José Antonio Pajuelo Jimenez.

jueves, 28 de junio de 2018

Estelas de Guerreros.

CLASIFICACIÓN DE LAS ESTELAS:

Para poder entender la cronología, detallamos a groso modo la clasificación tipológica de las estelas, “las estelas de guerrero”, situadas en torno a la cuenca del Tajo, que se caracterizan por tener representado el escudo en el centro enmarcado por la espada y la lanza; otras añaden otros elementos (uno o varios) por la que se pueden establecer una clasificación cronológica del Bronce Final y el Hierro inicial.

Grupo I. Tiene representado el escudo flanqueado por arriba la lanza y abajo la espada. Serían las “estelas básica”. A este grupo pertenecería la de Hernán Pérez así como la de Ibahernando, Robledillo de Trujillo etc.

Grupo II. Conservan el mismo esquema de interpretación pero añaden un espejo en las estelas. Serian la de San Martin de Trevejo, Torrejón el Rubio IV y Albuquerque.

Grupo III. Se caracteriza por tener representado, además del escudo, lanza, espada, algunos otros elementos como el carro, el peine, la fíbula, el arco y las flechas. A este grupo pertenecería la de Torrejón el Rubio I y Santa Ana de Trujillo.

Grupo IV. Incluyen figuras humanas y mantienen el esquema y composición de las anteriores.
Esta clasificación ha sido tradicionalmente considerados como estadios consecutivos dentro de la evolución cronológica de las estelas, considerándose por ello más antiguas las del Grupo I, seguidas por las del grupo II y III al contar por la presencia de las fíbulas del codo, y en último lugar las del Grupo IV, aunque ningún argumento resulta definitivo a favor o en contra de esa evolución.


ESTELA DE SAN MARTÍN DE TREVEJO.

Encontrada en la finca “Los Herraderos”, limite con el término municipal de Villamiel.
Alterada su superficie dada la rasgadura que le produjo la maquina que la extrajo, con pérdida de parte de los grabados.

Foto: Angel Durán, Estela del Grupo II
En el centro hay un escudo, situado en el centro de la estela, realizado por cuatros círculos escotados y abrazadera rectangular. Estos escudos deberían esta compuestos por cuatro capas, como indica Almagro Gorbea (1977). El cuero, el metal (bronce), se combinarían, uniéndose por los clavos que se representan en las estelas en bastantes ocasiones.
 Sobre él está dispuesta horizontalmente una lanza, de asta corta, la hoja ha sido destrozada en su punta mientras que en la zona inferior, esta franqueado por la espada un espejo ovalado. Figuerola  señala la posibilidad de que el peine o la fíbula estuvieran representados en ese fragmento perdido.
Sus dimensiones son: 1,50 cm. de alto, 0,78 cm. en su parte más ancha y 0,21 cm de grueso. Se encuentra en una urna expuesta en la plaza mayor de la localidad. De materia prima el granito.
La técnica empleada ha sido un piqueteado y alisamiento posterior.

Estela de Hernán Pérez. (Estela del SW).



Se halló en el  mismo lugar que las estelas antropomorfas (III, IV, V, y VI) al pié de la Sierra del Moro en la vertiente SW. Se aprecia la hoja de una espada y un escudo redondo con dos segmentos de círculos paralelos y entre ellos hoyuelos.

Altura 83, Ancho 40 Grosor.

Materia Prima: Pizarra.

Es oportuno sostener que cronológicamente no debemos colocar en época muy posterior a los ídolos – estelas del tipo de Hernán Pérez a esta estela hallada junto a ellos, y este hallazgo nos debe inclinar a sostener que esta estela de Hernán Pérez y sus compañeras debieron ser realmente como la continuación de ritos funerarios que crearon los citados ídolos. 

ESTELA SOLANA DE CABAÑAS.
Solana, pedanía de Cabañas del Castillo.

Altura 130. Ancho 65. Grosor 15.
Materia Prima : Pizarra.
Localización: actualmente se encuentra en el Museo Alqueologico Nacional.
Se encontró en el limite occidental de las sierras de las Villuercas, en la ladera occidental de la Sierra del Alcornocal.
por referencias orales. apareció cubriendo una fosa que contenía restos de cenizas y de un objeto de metal descompuesto (espada o lanza) y un vaso funerario con asa y pasta amarillenta. Almagro opta por decir que con seguridad se trataba de inhumación y no habla de ajuar.

La estela está fragmentada en su parte inferior y superior afectando a los grabados. En su parte superior, vemos primero una lanza y una espada de hoja larga y apuntada ( legua de carpa según Celestino, S.) en posición casi horizontal. Bajo estas dos armas, en la zona izquierda hay un escudo realizado con dos círculos concéntricos y escotadura en V. en su interior ha y una abrazadera señalada y remaches en grupo de dos y tres. En la zona de la derecha está disppuesta una figura antropomorfa con las piernas flexionadas y junto a su hombro y cabeza , una fibula ( interpretado como casco, según Almagro) y un espejo. Bajo estas figuras, hay un primer intento de grabar un carro y la figura definitiva del mismo. Rsta parte esta perdido por la fractura  en este sector  de la  losa.


Biografía Consultada:
Roso de Luna, M. 1898. Ramón Fernandez de Oxea, J. 1950-
Almagro Basch; M 1966.
Mª del C. Sevillano San José. Ídolo del Bronce de Robledillo.
Martin Almagro. Los ídolos y la estela decorada de Hernán Pérez. Trabajos de Prehistoria. Vol. 29 Madrid 1972.
Marta Díaz Guadamino-Uribe. Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Península Ibérica. 2010.
Miguel García Figuerola. Nueva estela decorada del tipo II en San Martin de Trevejo.
M.Almagro y Francisca Hernandez. La necropolis de HernanPerez



José Antonio Pajuelo Jiménez.








lunes, 18 de junio de 2018

ESTELAS DIADEMADAS . SIERRA DE GATA


ÍDOLO ESTELA DE ROBLEDILLO DE GATA.



Fue encontrado en Robledillo de Gata en un paraje denominado el “Bardal”, en la ladera occidental de la sierra de la Bolla, junto al nacimiento del rio Alagón. Estamos ante un bloque de pizarra cuyas dimensiones son de 80 cm de altura, 33 cm de anchura en su lado más amplio y 24 cm. en su lado más estrecho en la parte inferior y de 74 cm. de perímetro en la parte central.
La técnica empleada e a de grabado profundo realizado con percutor y cincel. Nos ofrece la representación de una cara ovalada, en la que se han grabado en su interior los ojos, un desconchón en el centro que parece indicar la nariz y una línea horizontal  indicadora de la boca, que incluso se han grabado las comisuras de los labios, dándole a rostro una expresión ligeramente risueña.
Nos presenta igualmente tres líneas elípticas que en su parte superior aparecen cruzadas por varios tramos formado rectángulos que da la impresión de ser la diadema o manto ritual del ídolo. Esta especie de diadema está rematada por 22 puntos de igual traza y técnica que los hoyos que forman los ojos.


    


  A la altura de la boca y en la línea elipsoidal final que rodea a la cara, surden dos trazos, que a modo de brazos se prolongan hacia abajo. El brazo izquierdo según se mira la figura, termina en una raya vertical de la que parten cinco trazos horizontales que simulan ser los dedos de las manos..El brazo derecho se percibe perfectamente, peo no así los trazos de la mano y dedos que ha desaparecido  por la erosión del tiempo. Las línea ovaladas que forman la cara y el manto o diadema ritual, continúan hacia abajo, cerrando la elipse, como dando la sensación de ser los pliegues del manto, o quizás algún pectoral ritual.
Al no haberlo encontrado en situ, se cree que estaría en posición vertical, clavado en el suelo sobre la tumba de algún célebre personaje. Nos encontramos ante una representación de un ídolo de los que tenían una  función ritual funeraria.

Se cree que está en estrecha relación con los ídolos encontrados en Hernán Perez.  


NECROPOLIS DE HERNÁN PEREZ

En cuanto al emplazamiento de este yacimiento, se localiza a 1,5Km de la localidad de Hernán Pérez, siguiendo la carretera que desde la misma conduce a Valverde del Fresno, desde allí, parte una camino rural, que conduce a Cadalso y entre los arroyos de Canillas, regato del Perro y el regato de las Helechosas, una vez cruzado el arroyo de las Herrerías, afluente del rio Árrago. A la derecha e izquierda del camino rural se encuentra la Necrópolis citada, sita en la dehesa boyal del pueblo, donde encontramos cuatro dólmenes, aunque cabe en lo posible que exista algún otro en las cercanías, y que sea descubierto en futuras exploraciones.
Todo el yacimiento debió estar habitado durante el bronce antiguo y medio, ya que en la misma zona se han encontrado también, toda una rica serie de estelas decoradas
A la derecha del camino rural, se encuentra el Dolmen del “Arroyo de Canillas”, y muy cerca de el se encontró la Estela H. Pérez VI.
A la izquierda del camino, se encuentran el Dolmen del “Chanquero”, típico dolmen de cámara posiblemente heptagonal y corredor, en mal estado de conservación y un poco más arriba el Dolmen del “Prado del Castaño” y uno poco más hacia el norte, se encontraron el resto de las estelas que vamos a detallar.
             


Estela de Hernán Pérez I.

Altura 42, Ancho 37, Grosor 12.

Material: Pizarra.

Se ha perdido la parte inferior, es una estela de grabado profundo. La cabeza adornada por una diadema segmentada por una serie de líneas. En la cara están representados los ojos y la nariz de forma esquemática. El rostro está separado del cuerpo por una línea transversal, Bajo esta línea y en conexión con los brazos de la diadema nacen las líneas que representan los brazos y ellos de los semicírculos que representan los collares. En el interior de estos semicírculos hay un tercero que completa el adorno a modo de collar.


Estela de Hernán Pérez II.
Altura 66, Ancho 32, Grosor 14.
Material: Granito Gris.
Soporte  completo pero con los grabados muy erosionados. El rostro está enmarcado por una diadema parcialmente perdida, compuesta por dos semicírculos segmentados. En el rostro están representados los ojos y la nariz, así como una serie de hoyitos y línea oblicuas entre si que no parecen corresponder a ningún esquema preestablecido. El rostro está separado del resto del cuerpo por una línea simple horizontal. Como continuación de las líneas de la diadema en la parte inferior están representados brazos erosionados y un semicírculo a modo de collar en cuyo interior hay otros dos semicírculos. En el interior del último semicírculo, hay dos líneas paralelas verticales que se han interpretado como barba o colgantes. En el tercio inferior del soporte está representado el cinturón con remache.



Estela de Hernán Pérez IV.


Altura 69, Ancho 38, Grosor 13.

Materia Prima: Basalto

Soporte dañado por la erosión  afectando a los grabados y fragmentado. El rostro está enmarcado por los restos de una diadema mal conservada. Tiene representados los ojos,  la nariz y la boca. Una línea horizontal separa el rostro del cuerpo. Bajo, estas líneas, en conexión con las líneas que definen la diadema, hay tres círculos que parecen representar los collares. En un lateral del soporte se conservan los restos de una mano.





Estela de Hernán Pérez V.
El soporte presenta superficie desconchada en la parte superior derecha afectando a los grabados. Representación de tres óvalos concéntricos. En el interior del primero está representado el rostro, con ojo, nariz y boca. Los dos más exteriores, en la parte superior está segmentado a modo de diademas. Los tres óvalos están divididos en su parte inferior por una línea horizontal que separa el rostro del resto del cuerpo.En la parte inferior las líneas curvas representan collares. De los laterales del soporte nacen los brazosequematicos que acaban en las manos.

Altura 80, Ancho 46, Grosor 18-

Materia prima: Granito.


Estela de Hernán Pérez III.


Solo se conserva un fragmento de estela. La superficie es plana. Conservándose la representación de los collares, cinturón con remaches y una mano.
Altura 68, Ancho 33, Grosor 17.
Materia prima: Caliza.











Estela de Hernán Pérez VI.



El rostro está enmarcado en el interior de tres cuadrados concéntricos, segmentados por una serie de líneas. El rostro presenta cejas, ojos, nariz y boca, así como una serie de hoyitos. La parte superior del rostro solo está limitada por una línea simple,, bajo la cual están dispuestos dos pequeños semicírculos a modo de collares. Bajo esta línea y en conexión con el cuadrado de la zona superior más exterior nacen los brazos, muy esquemáticos. En el tercio superior del soporte está representado un cinturón con remaches.

Altura 86, Ancho 46, Grosor 18.

Materia Prima: Granito.



Estela de Hernán Pérez VII.


Estela fragmentada y erosionada. Solo se conservan los grabados de un cinturón con remaches, dos líneas semicirculares en que podrían ser los restos de un collar y en los laterales dos brazos con sus manos, una prácticamente desaparecida por la erosión.

Altura 37, Ancho 37, Grosor 16

Materia Prima: Granito.








Biografía Consultada:
Mª del C. Sevillano San José. Ídolo del Bronce de Robledillo.
Martin Almagro. Los ídolos y la estela decorada de Hernán Pérez. Trabajos de Prehistoria. Vol. 29 Madrid 1972.
Marta Díaz Guadamino-Uribe. Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Península Ibérica. 2010.
Miguel García Figuerola. Nueva estela decorada del tipo II en San Martin de Trevejo.
M.Almagro y Francisca Hernandez. La necropolis de HernanPerez

José Antonio Pajuelo Jimenez.





jueves, 7 de junio de 2018

ESTELAS DIADEMADAS. LAS HURDES

ESTELAS DE LA EDAD DEL BRONCE EN EL NORTE EXTREMEÑO. 


Lo que conocemos por estelas diademadas del suroeste peninsular, singulares manifestaciones de la edad del Bronce, han sido objeto de repetidos estudios durante décadas. Hoy nos centramos en la zona norte de Extremadura, en el entorno de la Sierra de Gata y las Hurdes, donde encontramos una serie de estelas que se engloban cronológicamente en el Bronce Antiguo y Medio y se las consideran el precedente inmediato de las estelas decoradas del suroeste. (Almagro Gorbea 1977).

En otros artículos, hablaremos de las estelas de guerrero, situadas en torno a la cuenca del Tajo, que se caracterizan por tener representado el escudo en el centro enmarcado por la espada y la lanza; otras añaden otros elementos (uno o varios) por la que se pueden establecer una clasificación cronológica del Bronce Final y el Hierro inicial.




ESTELAS DE LA EDAD DEL BRONCE.

También denominadas “ídolos-estelas”, “estelas diademadas” o “estelas guijarro”, que en Extremadura se han encontrado en las dos provincias, en Salamanca, así como en el territorio portugués. La mayor concentración se encontró en la Sierra de Gata, principalmente en su vertiente meridional donde se encontraron una en Robledillo de Gata, seis se encontraron en Hernán Pérez, en las Hurdes, de las cuales dos en el Cerezal (arquería de Nuñomoral), Riomalo de Abajo, Arrocerezo, Cambroncino, estas tres últimas arquerías de Caminomorisco).
Realizadas en un bloque de granito o canto rodado o bloques de pizarra, todas representan una figura esquematizada, antropomorfa, su rostro viene caracterizado por una elipse que encierra a los ojos, un trazo simple que representa a la nariz y una línea horizontal que representa la boca. La cabeza se enmarca con líneas circulares concéntricas, con trazos reticulares, que semejan a una especie de diadema.

LAS HURDES

ESTELA DEL CEREZAL.

Según referencias orales, la pieza apareció en un lugar denominado “La lancha”, a un kilometro de la arquería del Cerezal, se encontró hincada en el suelo, a su lado lajas de pizarras que formaban como una sepultura y en su interior fue hallada una urna o puchero que se deshizo para ver su contenido, para ver si contenía el consabido tesoro y nadie guardo ningún fragmento. Posteriormente la pieza se reutilizó para la construcción de un muro, hasta su descubrimiento en 1979, por un guarda de forestal de Icona que la guardo en su domicilio.
Me encontraba ejerciendo en aquella época en Casares de las Hurdes, y sustituyendo al médico titular de Nuñomoral, cuando me enteré del descubrimiento. Estudié la zona donde apareció y no encontré ningún enterramiento, ni restos de cerámicas en la zona que nos pudiese aportar datos cronológicos u otros detalles para un estudio más detallado de la pieza.
                             
La estela es un gran canto rodado, de forma ovalada de 60 cm. De altura, 28 cm. De ancho, y 14 cm de grueso, está muy desgastada por la erosión del tiempo. Se puede observar un tosco labrado de una figura antropomorfa, representándose el rostro, con una línea vertical indicando la nariz, otra horizontal más pequeña que marca la boca y dos grandes oquedades que señalan los ojos.
La técnica de realización en la mayoría de los casos las figuras antropomorfas y sus ornamentos están representados a través de grabados por piqueteado profundo, hechos con percutor u cincel.


María del Carmen Sevillano, no los describe así. “el rostro está enmarcado por una línea circular que lo envuelve figurando el ovalo de la cara, que se estrecha para formar o indicar el cuello y luego se prolonga en la parte inferior señalando los brazos. Justamente en  la parte donde están indicados los hombros está grabado un semicírculo que quizás quisiera significar un pectoral o collar ritual.  El brazo derecho de la figura, termina en una pequeña línea horizontal que indica de una manera muy esquemática la mano. El brazo izquierdo del ídolo es ligeramente más corto, y no acaba en ninguna línea horizontal.”
“La parte superior del ídolo, está rematada por tres líneas ovaladas que se cruzan con otras verticales, formando rectángulos y al igual que otros ídolos encontrados en la zona parecen representa una diadema ritual”.
La aparición de una urna en el interior de la sepultura, nos hace pensar que la estela del Cerezal, se halla en estrecha relación cultural con los enterramientos en cista.



ESTELA DE RIOMALO DE ABAJO.

Formando parte de un muro divisorio de fincas, junto al rio Ladrillar, cerca de su confluencia con el  rio Alagón aunque se piensa a que la estela procede de la localidad salmantina de Cabaloria, pueblo abandonado y muy cercano a Riomalo (R. Grande del Brio), siendo trasladada posteriormente a esta localidad. Actualmente se encuentra en el Museo Arqueológico de Cáceres.
Su altura es de 39 cm, ancho 26 cm, grosor 10 cm. Materia prima grauvaca (mica, feldespato, cuarzo y granito
ESTELA DE RIOMALO DE ABAJO

Diaz-Guadamino Uribe M.M. no la describe así: La representación se acopla al soporte. Su rostro, esquemático, presenta cejas, ojos, nariz y boca. Está delimitado en su parte superior por un tocado o diadema compuesto por tres líneas semicirculares paralelas entre si, unidas en el extremo por una línea, y rellenas por una serie de trazos perpendiculares a estas. En la parte inferior hay otras tres líneas curvas, paralelas, en cuyos extremos están unidos por una línea perpendicular. Entre la diadema y los collares presenta unos círculos laterales (orejas o broches). Del círculo izquierdo nace un apéndice interpretado como una trenza. No hay señal de cuello (trazo) y sí de cinturón simple (le rodea?). Presenta brazos con manos y piernas con pies que parten del cinturón de forma muy esquemática.
                                                           
ESTELA DE ARROCEREZO.

Arrocerezo, arquerìa abandonada de Caminomorisco.
Se encontró en la inmediata proximidad del pequeño dolmen  del Madroñal, en la ladera SE de un cerro rodeado de arroyos y que desciende abruptamente hacia el Sur hasta el rio de los Ángeles, término municipal de Camino- morisco, el lugar se caracteriza sobre todo por un conjunto de sepulturas de plantas diversas, todas ellas poco destacadas del suelo y con cerca de 1,50 m, junto a las cuales se apreciaba más una curiosa aglomeración de piedras de cuarzo blanco. (Bueno Ramírez- Gonzalo Cordero, 1995).
Altura 55 cm. Ancho 33 cm.
Ambos vestigios dolmen –estela, están claramente relacionados, pues ambos están datados entre el III y II milenio antes de Cristo. De grabado ancho, de sección en U. La representación se adapta al soporte. El personaje presenta cabeza, rostro con ojos, nariz y boca, brazos que surgen  a partir de la cabeza a la altura de la boca, y manos. Adornado con un “tocado” realizado con dos líneas semicirculares concéntricas, rellenas por una serie de líneas verticales y paralelas entre sí. En la parte superior del tocado, esta rematado por una serie de cazoletas y el de sus extremos por dos “colgantes”. Los extremos del tocado están unidos por una línea transversal que pasa por la frente del individuo. Presenta así mismo cuatro círculos concéntricos que le rodean e cuello, a modo de collares, y, en el tercio inferior, una línea en modo de cinturón.
ESTELA DE ARROCEREZO.




ESTELA DE CAMBRONCINO.
Recreación
Se encontró cerca del pueblo, junto al arroyo Tapias. Según  Carmen Sevillano apareció en el puente del arroyo de Cambroncino, en un corral de colmenas. La pieza está rota en su lateral derecho. Los rasgos antropomorfos están bastante completos: ojos, cejas, nariz y boca, mano derecha con dedos y dos piernas con pies. Presenta tocado y collares.
Fue tallada realizando formas semicirculares, trazos oblicuos. El cuerpo trazado a través de dos líneas oblicuas sujeta la cabeza, donde se representa un rostro de un antropomorfo de cara extremadamente triste. La cabeza se encuentra coronada en la parte superior por una especie de diadema ritual, tres líneas concéntricas  con líneas entrecruzadas. Bajo el cuello parece representado un collar, expresado por tres líneas circulares concéntricas.

Características, altura 54 cm, Ancho 20, y 25 cm. de grosor. Material : Diabasa “ roca de balasto” que se utiliza mucho para usos ferroviarios, de naturaleza volcánica procedente de magma.  

Actualmente se encuentra en paradero desconocido.

Biografía consultada.
M. del Carmen Sevillano .El ídolo del Cerezal, nuevo hallazgo en Extremadura.
Almagro Gorbea, M. El bronce final y el periodo Orientalizante en Extremadura.
Marta M. Diaz-Guadamino. Las estelas decoradas en la Prehistoria de la Península Ibérica.

Jose Antonio Pajuelo Jiménez.







lunes, 28 de mayo de 2018

LOS VERRACOS DE SEGURA DE TORO Y DE JARAIZ

1.- VERRACO DE SEGURA DE TORO

Como a mediados de siglo XX se encontró un verraco con las características morfológicas del jabalí.. Su tamaño es el corriente en estas representaciones. Tiene mutilado el hocico y la parte derecha de la cabeza. En la parte izquierda de la cabeza está representada la oreja por excavación. No tiene en sus lomos, ni ancas, marca alguna salvo un verdugón. Están mutiladas las patas y apareció sin peana. Antes de estas apariciones se habían salvado dos estelas de coronamiento discoidal y una tercera que aún se encuentra en el prado del Encinar, las tres presentan figuras radiadas de pétalos de flor o brazos de estrellas y aparecen sin inscripción. Estelas discoidales, figura zoomorfa de jabalí y estela de guerrero, surgieron muy cercanas al célebre "toro" de la calleja (la representación de los genitales le coloca entre los "verracos"), si bien este último se encuentra en los mismos límites de lo que debió ser fortaleza del "castro", hoy ocupadas por las casas del pueblo. 
Esta gran masa plástica del "toro" y las estelas discoidales predican sobre el tributo que rendían aquellas gentes al culto solar; y si a ello unimos la gran colección de tumbas antropomorfas labradas en roca sobre las que se levantan la Iglesia,
VERRACO DE SEGURA DE TORO


El  aparecido "verraco", no se necesitan muchas palabras para que convengamos en estimar,  que este círculo tan reducido de Segura de Toro, como zona de altísimo interés arqueológico.  Había en el lugar una gran construcción, cercana al  lugar donde apareció el "toro", de época romana, probablemente templo, el cual tenía lujosas columnas y abundantes restos de vida romana por todos aquellos contornos.

Se encontró en un estado de conservación deplorable y lamentablemente toda la parte superior de la escultura partida en trozo.  Se advierte roto el morro, así como las patas delanteras a la altura de las rodillas, habiéndose conservado la papada y las mandíbulas. Las extremidades resaltan separadas del bloque en el que se esculpió cada par, apreciándose bien los brazuelos, piernas e ijares, así como las pezuñas y corvejones en las posteriores. Parece que la escultura constaba de peana. La pierna posterior derecha presenta un verdugón horizontal a la altura del codo. En el costado izquierdo presenta dos profundas cazoletas, tal vez realizadas en tiempos modernos. El sexo y el ano, están labrados con gran realismo. La escultura yacía al lado del camino o calleja  que sube al pueblo.

Sus dimensiones: 
Toro de granito,. Long. 220 cm.,Altura máxima 124 cm.Altura mínima 110 cm.
Ancho 73 cm. Perímetro 256 cm. Se conserva en la Plaza de Segura de Toro.

 2,. VERRACO DE SEGURA DE TORO 


El el palacio de las Veletas de Caceres, se conserva otro varraco procedente de la misma localidad. Su estado de conservación es deplorable. Falta parte de la cabeza y pecho, advirtiéndose las extremidades rotas desde su alcance. Dos protuberancias rehundidas en el centro representan las orejas. Entre ellas nace el espinazo que corre, muy resaltado a lo largo del dorso. En la parte posterior del animal se aprecia el sexo y una protuberancia hacia la pierna izquierda que representa el rabo, típico de suído,
Se encontraba embutido en la pared de un cercado. 
Verraco :- Granito. Long. 120 cm. Altura máxima 61 cm. Altura mínima 53 cm. Anchura 48 cm.

VERRACO DE JARAÍZ.
Se conserva solamente la mitad posterior de donde destacan solamente las piernas y lo ijares. En el dorso se aprecia resaltado el espinazo, La parte posterior es más llamativa, estando bien indicados los testículos y el rabo que cae,arqueado,sobre la pierna derecha.Las extremidades están diferenciadas mediante una hendidura vertical.
En le lugar donde apareció e verraco, se descubrieron urnas con restos óseos en su interior.
Caracteristicas: Material. Granito, Long. 50cm. Alt. 70 cm. Perim. 160 cm. Procendencia de un lugar llamado "La Estufa" 




Actualmente se encuentra en el patio del Instituto de E.S. Gonzalo Korreas, de esta localidad. En la parte posterior de la pilastra que lo sostiene, hay una placa que dice: VERRACO - VETÓN. Por la atención de Ángel Sánchez Parrales. Curso 83 - 84.

Biografía- Guadalupe López Monteagudo, pags, 85, 87. Esculturas Zoomorfas Celtas de la Península Ibérica,


José Antonio Pajuelo Jiménez.











martes, 22 de mayo de 2018

(EL ARA ROMANA DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO.

ARA ROMANA DE LA IGLESIA DE SAN PEDRO.

Hace ocho años, el 4 de diciembre del 2010,  publicamos en nuestro bloc el articulo de "PATRIMONIO OLVIDADO II", donde dábamos a conocer nuestra preocupación `por  piezas arqueológicas en paradero desconocido; hoy, gracias a nuestras investigaciones, indagaciones y un no parar diario, nos llevaron a localizar poco a poco parte de nuestro patrimonio histórico. Podemos decir que se encuentran en un lugar seguro, y que algún día serán expuestas para que todos aquellos interesados puedan ver parte de su pasado. Mostramos aquí sus fotografías actualizadas.

En núcleo urbano de Plasencia, en las obras que se estaban llevando a cabo en la Iglesia de San Pedro de Plasencia, se evito la destrucción de un ara romana que acababa de ser sacada del suelo de la Iglesia. Las fortuitas circunstancias de su salvamento nos hacen pensar en cuantas habrán sido las manifestaciones arqueológicas perdidas entre las multiplicadas remociones de nuestro suelo. El ara se conservaba en el exterior del templo, hasta que un día se la llevaron. ¿A dónde?.
Constaba de las siguientes partes: Basa, Fuste Coronamiento.
La basa está formada por un plinto cuadrado de 49 centímetros de lado y por una escocia de 10 centímetros, quedando separada del plinto por un fino tróquilo. El plinto se prolonga irregularmente para sujetarse en tierra. El fuste está constituido por un prisma rectángular de 61 centímetros de altura; sus caras anterior y posterior miden 35 de anchura y las laterales 27. En ninguna de estas caras existe inscripción o señales de ella. El coronamiento presenta, como la basa, una escocia del mismo tamaño, rematando en la parte superior, y a cada extremo en un haz en forma de almohadilla. Entre los dos haces hay un surco.
La mitad anterior del haz derecho ha sido quitado hasta la profundidad del surco central. Ambos haces, en principio convexos, han sido rebajados para lograr sobre ellos una superficie plana, quedando reducidos aproximadamente a la mitad de su primera altura. El diámetro de los haces es de 7 centímetros y de 11 la anchura del surco central. La altura total del ara medida desde el plinto es de 91 centímetrosSi el fuste se mide con rigor acusa en su parte baja un adelgazamiento en relación con la parte superior.
Lo consideraba defecto de obra y sólo título de comentario decimos que esta disposición se amoldaría al tipo de columna cretense, inspirada en el pilar prehistórico. Repetimos que sólo se veía en esto imperfección por parte del artista. La aparición de este arte de clara estirpe romana en una ciudad en donde las muestras de esta cultura son tan poco pródigas, reviste un señalado interés. Este ara se salvó de ser destruida y aprovechada, a lo largo de los siglos, gracias a encontrarse enterrada dentro del recinto de un lugar sagrado. También por verdadera casualidad se salvó la piedra del cpagus ambriacensls hasta que pudo ser registrada y pasar a la posteridad, y lo mismo ocurrió con aquella otra del csaltus ambriacensis.



En si, es un ara de granito gris de grandes dimensiones. 
Su forma es desproporcionada,en disminución hacia la base. El coronamiento está muy deteriorado y apenas se aprecian las molduras que la decoraban. El fuste es liso y ha desaparecido, si es que alguna vez lo hubo, todo rastro de inscripción.. La base tiene forma rectangular y es más estrecha.

Actualmente se conserva en el Museo de Marcelino Sayans Castaño en Casas del Castañar. 

Debemos luchar por el Patrimonio de nuestra querida Ciudad de Plasencia, no podemos permitir olvidar esto y otras piezas arqueológicas que pertenecen a nuestra Historia, y que iremos dando conocimiento de todas ellas para lograr encontrarlas y poder ubicarlas en donde corresponde.
Que sirva todo ello, como llamamiento al pueblo Placentino para conservar lo que es nuestro. LA HISTORIA ES PATRIMONIO DE TODOS.


J. A. Pajuelo Jiménez.
Visita la vozdeplasencia.blogspot.com

EL ÍDOLO DE EXTREMADURA.

De forma cilíndrica, y realizado en alabastro, pertenece al periodo calcolitico. Altura 12,75 cm., diámetro máximo: 6,10 cm. Pes...