sábado, 19 de enero de 2019

EL PUENTE DE ALCONETAR.

EL PUENTE DE ALCONETAR
Trajano, emperador de Roma, hizo grandes obras en España, su patria. Una de estas obras fue ¡a «Vial de la Plata», calzada núm. 24 en el itinerario de Caracalla. Los caminos en la España Ulterior, en la Vetonia y eran pobres, mal acondiciona­dos. La ganadería y labranza en esta región eran prosperas, abun­dantes. Las minas ofrecían buen rendimiento. La seguridad necesi­taba fáciles vías para las legiones. El trasiego se hacía por veredas empinadas, entre malezas y espesuras. Se cruzaban los ríos sobre tinglados de madera, que aún se llaman «lurias»; sobre barcas in­seguras. A todo puso remedio la «Vía de la Plata». La tercera mansión de esta vía, partiendo de Mérida, se llamaba «Túrmulus», en la confluencia del Almonte con el Tajo. Alleguemos noticias, breves, ordenadas, sucintas, desde su principio.

Restos del puente en su ubicación actual.



Faltaban 95 años para que viniese al mundo Jesus Cristo. Publio Lucinio Craso, pretor romano en la provincia lusitana, empezó a construir la «Vía de la Plata». Buscaba en ello seguridad para los intereses militares, políticos y económicos de Roma; buscaba también el desarrollo, la pujanza del pueblo con­quistado. Roma atesoraba riquezas; en trueco, dejaba su cultura, su lengua, su arte, sus dioses, su enjundia social, su potencia civi­lizadora. Esta calzada de Publio Lucinio Craso, mejoró un tanto la economía de Lusitania. Pero la romanidad, en creciente brío, aumentó la riqueza y el trato de las gentes. Pronto vino a ser menguada esta "Vía de la Plata" que trazó Publio Lucinio Craso.
Quinto Cecilio Metelo Pío, cónsul romano, vino a España en misión de guerra contra Hirtuleyo, capitán de Sertorio. Quinto Cecilio Metelo Pío tuvo sus campamentos junto al Guadiana y junto a la colonia Norba Caesarina. El campamento junto al Guadiana se llamaba «Castrum Mete!lí»—campamento de Metelo—y en él tuvo su origen nuestro Medellín. El campamento junto a Norba Caesarina se llamaba «Castrun CeciIii —campamento de Cecilio—en lo que hoy decimos Quinto Cecilio Metelo Pío arregló, mejoró y amplió la «Vía de la Plata». Con estos arreglos, mejoras y ampliaciones, llegó la «Vía de la Plata» hasta los tiempos del emperador Trajano, hasta el sigo 11 de la era cristiana. Ya entonces se llamaba Plata», por las enomes cantidades de metal argentífero que trans­portaron por ella los soldados de Roma, metal abundante en las minas de Bética y Lusitania.
El emperador Trajano dispuso aumentar, renovar y mejorar las calzadas de España. La «Vía de la Plata» necesitaba un puente pa­ra cruzar el Tajo. Se encargó la fábrica del puente a Lucio Vivio, buen arquitecto, contemporáneo y amigo de Cayo Julio Lácer, que levantaba otro puente sobre el Tajo en el ramal que desde la «Vía de la Plata» se dirigía a Lusitania. Lucio Vivio dispuso la fá­brica del puente en la confluencia del Tajo y el Almonte, junto a Túrmulus, tercera mansión de la «Vía de la Plata». Túrmulus era mansión populosa: legionarios defensores del lugar estratégico, barqueros encargados del tráfico por el río, colonos y ganaderos, llenaban la mansión de vida y de gentío.

VISTA FRONTAL DE PARTE DEL PUENTE. UNOS DE SUS ARCOS

Lucio Vivio comenzó su obra. Aún se ignoraban las cámaras de descomprensión. Era muy dificultoso construir los cimientos de los pilares. Lucio Vivio creyó más hacedero desviar el curso del Tajo hacia la derecha. Todavía quedan vestigios, aunque borrosos, de esta desviación. Allanada esta dificultad, Lucio Vivio realizó su obra sin grave entorpecimiento, en esta guisa: el puente tiene una longitud de 250 metros; 13 arcos de medio punto, a la manera ro­mana, sostenidos por pilares de 6'60 metros de largo y 4'20 de es­pesor, en forma de tamajar por el lado de la corriente y convexa en el opuesto, separados por trechos desiguales, a semejanza del coloso alcantarino, pero de menor grandiosidad. Toda la fábrica es de sillería granítica almohadillada en el exterior, rellena con un mortero de cal y guijarros. Lucio Vivio puso molduras en el arran­que de los arcos y en la cornisa que sirve de base al pretil del puente. En medio del puente se levantó un arco de triunfo en honor de Trajano. Al extremo izquierdo, un templo para ofrecer sacrificios a los dioses. Este puente era similar al que el mismo Trajano man­dó construir sobre el Danubio. Sobre el Almonte, junto a la con­fluencia, se hizo otro puente de menor cuantía. Estos dos puentes acrecieron la importancia estratégica del lugar. Para mejor defensa, los romanos labraron fortificaciones en aquel paraje. Túrmulus se trocó en segura fortaleza. Tanto que Bruto, durante algún tiempo, puso en Túrmulus su cuartel general.



Pasa el tiempo, los años, los siglos, los hombres. Sólo queda la historia, los hechos descollantes de los hombres. Con el paso del tiempo, llegaron los árabes. Las gentes de Muza vieron la obra de Cayo Julio Lácer: la llamaron «al-kantara», que significa puen­te; vieron la obra de Lucio Vivio: la llamaron: «al-conetara», que significa dos puentes o segundo puente. Desde entonces Túrmulus se llamó Alconétar. Todavía se llama «el puente de Alconétar». Los árabes reconstruyeron y mejoraron la fortificación romana.

Pasa más tiempo. Vienen los cristianos reconquistando la tie­rra de moros. Los cristianos, para defensa de la tierra conquista­da, como punto de partida para nuevas incursiones, levantan castillos. Los cristianos llegan al puente de Alconétar. Allí se esta­bleció la Orden del Temple. Alconétar fue cuña, avanzada, sostén de los cristianos en su guerra contra el moro. Los templarios rehicieron el castillo, le dieron fortaleza, seguridad, amplitud. El puente y el castillo son ya poética ruina. Sólo queda en pie la to­rre de Floripes—ya diremos su leyenda—, algunos machones del puente y lienzos desmoronados. Es la torre de Floripes de planta pentagonal; asienta en dura peña sobre un barranco; en sus lienzos de pared se aprecian sillares y restos del castro primitivo; su puer­ta, a cuatro metros de altura, era franqueada con un puente leva­dizo; las ventanas, por seguridad, son altas y pequeñas; luce, en cada frente, hermoso matacán; está coronada por un antepecho sobre canes. La torre de Floripes, exteriormente, alcanza I3'05 en su lado más alto y 6'85 en el menor. Aún perduran los quicios de la puerta y las cajas para atrancarla. Junto a la puerta, a la iz­quierda, una pina escalera conduce a la terraza. En la cámara que todavía subsiste, de 10'35 metros de longitud por 4'35 de anchu­ra, aparecen los mechinales del piso que falta, colocado sobre la estancia que sustenta la bóveda de cañón que hoy existe.


Los templarios llegaron a Alconétar el año 1225. Aderezado el castillo, le hicieron encomienda de su Orden, capital del estado de Garrovillas, con Talaván, Hinojal, Cañaveral, Cabezón y San­tiago del Campo, bajo su jurisdicción. Hasta que Medellín, Truji­llo, Santa Cruz y Montánchez vinieron a manos cristianas, Alco­nétar fue un baluarte de estratégica importancia. Luego, los del Temple utilizaron Alconétar para sus tratos y negocios; también para ciertos abusos.
El tiempo, con sus rigores y mudanzas, fue arruinando el puente, el castillo y la villa de Alconétar. Además, contribuyó a la ruina de Alconétar el que su señorío fue de mano en mano. Perteneció a don Fernando, el hijo de Alfonso X; a doña Leonor, condesa de de Alburquerque; al conde de Alba de Liste; al duque de Frías...
Los riberos entre los que por allí se desliza el Tajo, son pobres, ásperos, improductivos. Esta pobreza justifique, tal vez, la indife­rencia de los señores de Alconétar. Todo se fue perdiendo; hasta las inscripciones del puente, del templo, de la villa y del castillo. Tampoco existe la ermita de la Magdalena que ocupó el templo romano construido junto al puente, donde es seguro que Lucio Vivio, a imitación de Lácer, sería enterrado. Bien podemos decir con el poeta‑
Sólo quedan memorias funerales,
donde erraron ya sombras de alto ejemplo:
este llano fué plaza; aquél fué templo-,
de todo apenas quedan las señales.

La última vez que se trató de reparar el puente fue en 1761. Francisco Ramos de Capazos, en su obra manuscrita «Noticias particulares de lo que va sucediendo en Plasencia», dice: «En este año, se dio principio a la puente Mantible, obra que hacía mucha falta por los desastres que en esta barca sucedían. Y a último del, tenían hecha una casa para habitación del maestro, que  era Andrés, natural de Salamanca». Se refiere a la reparación del no a la obra primera. Pero quedo en intento, porque la reparación alcanzaba muchos dineros.


TORRE DE FLORIPES

En el pasado siglo, en la guerra de la Independencia, los hombres alteraron el reposo de las ruinas. De nuevo, como antes de Cristo, se pasaba el río con barcas. El francés invasor fortificó aquel lugar. Allí sucumbió, heroicamente, don José Berenguer, capitán español. En medio de un llano está su tumba.

En nuestro siglo XX, se han construido dos puentes más abajo de Alconétar: uno, para el ferrocarril; otro, para la carretera. Desde estos puentes, el caminante contempla las ruinas, medita en la historia, siente la poquedad de lo humano.


Jose Antonio Pajuelo Jimenez - Pedro Luna Reina.

Dentro de todo hombre obeso siempre hay un hombre delgado, igual que hay una estatua en cada bloque de piedra. George Onwell.

                     
                                               "CREANDO CULTURA"



jueves, 3 de enero de 2019

PUENTES ROMANOS.


EL PUENTE DE CAPARRA.
Cerca del municipio de la Oliva de Plasencia y en el curso de la vía de la Plata, a unos 150 metros de la muralla norte que rodeaba al municipio Flavio, se encuentra el conocido puente romano,que hasta nuestros días permanece en unas condiciones excelentes para su estudio, aún habiendo sufrido remodelaciones a lo largo de los siglos.
El puente se levanta sobre el río Ambroz, que discurre por su valle con escasa pendiente. Su cauce no es excesivamente ancho en su parte más al norte, lo cual permitió poder superarlo mediante puentes de un solo arco como sucede con el puente de La Doncella, una construcción posiblemente romana y levantada para que la vía de la Plata atravesara el río Ambroz. Sin embargo su cauce se ensancha a su paso por las proximidades de Caparra, lo que requirió la edificación de un puente de más entidad y mayor números de arcos.


Puente de Caparra principios del siglo XX.

   Todos los los historiadores que dan noticias de él, señalan que es un puente de cuatro arcos romanos, si bien en realidad habría que considerar que son dos arcos principales, con toda seguridad romanos, los otros dos laterales son de peor traza y corresponde a una construcción o reconstrucción de época posterior. Además el primer arco de la izquierda, por su dimensiones (2,40 m. de luz) y separación de resto, se podría considerar como un arquillo para aliviadero en caso de grandes avenidas.
   Hoy día el puente está rematado por un pretil moderno que está separado del tímpano por una hilada a voladizo  que le sirve de cornisa, dejando además, otra normal  sobre las boquillas de los arcos, pero ambas hiladas pertenecen a la reconstrucción moderna.
     Respecto a su cronología, dadas las modificaciones a las que se ha visto su fábrica, la datación de este puente, no resulta fácil, contemplándose la posibilidad que se levantara a finales del siglo I principio del II, momento en que se concede más dedicación a la "Vía de la Plata". Lo sitúan en la época trajanea por la semejanza en el sistema de construcción a otros puentes, pero cabe la posibilidad que debió ser objeto  de una restauración posterior. Por otra parte, Alvarez Martinez y Diaz Pintiado incluyen al de Caparra dentro de u grupo de puentes que conformarían lo que ellos llaman el "tipo emeritenses", caracterizados por unos rasgos comunes a todo ellos: forma achaparrada y larga, una imposta corrida que sirve de coronamiento de las pilas y como lugar de establecimiento de las cimbras, los sillares dispuestos en hiladas,el almohadillado tosco, tajamares y la presencia de aliviaderos.


Los dos arcos centrales del Puente de Caparra. Foto de José Gutierrez Delgado.

Tiene 65 metros de largo y de 7,30 metros de ancho. siendo originariamente de 5,50 metros. Se ensanchó en 1955 en casi dos metros, procediéndose a desplazar una fachada, concretamente la situada aguas abajo.Realmente solo los dos arcos centrales son romanos.


EL PUENTE DEL GUIJO O  PORTÓN.

Conocido como portón del Guijo, por el tamaño de su arco de 20,30 metros de ancho. Estaba situado en el barranco que excavo el río Alagón y en la vía romana que de Calzadilla conducía a Coria
Corresponde a un tipo de puente de vano único, solución frecuentemente empleada en los ríos de curso encajado.Se levantaba directamente sobre los potentes bloques de piedra granítica cortados por las aguas del río Alagón.
Foto del bloc de Arevalo Hernandez

Al circular por la carretera comarcal CC-13.3 de Guijo de Granadilla a Zarza de Granadilla, podemos ver sobre el río Alagón, un puente que levita sobre las aguas, no conecta con ninguna orilla. Considerado romano del siglo II, época de Trajano, fué trasladado de su ubicación tras la construcción del embalse de Guijo de Granadillla en los años setenta del siglo XX.
Es un puente de doble vertiente, midiendo 20,90 m. y 20,60 m, de cada una.

ESTADO Y UBICACIÓN EN EL DÍA DE HOY.

Respecto a su cronología resulta muy complicado, ya que solo se conservan los parámetros exteriores ubicados en medio del embalse, sin posibilidad de acercarse para tomar medidas.

El puente de la Garganta de Alardos.
En Madrigal de la Vera encontramos la Garganta de Alardos sobre la que se levanta un viaducto conocido como 'puente romano', ya que numerosas fuentes así lo indican. De hecho, la plataforma, también llamada 'Puente Viejo', forma parte de la antigua calzada romana que une Plasencia con el Puerto del Pico y Ávila. 
Fotografía de sección de imágenes de Google.
Sin embargo, su origen ha sido a lo largo del tiempo muy discutido y motivo de controversia, ya que hay otros estudios que apuntan que su construcción es de época posterior. La cantidad de reconstrucciones que ha sufrido hace difícil pronunciarse con seguridad sobre de qué época data.
Lo que sí es cierto, es que este monumento crea una de las postales más bonitas de la comarca. De un solo ojo, impactan sus grandes dimensiones.
Hace unos años sufrió un derrumbe que fue reparado.




Biografía: 

Puentes de origen romanos en torno a la ciudad de Capara. Jesús Acedo Perez.
Blog de Arevalo Hernandez. Las carreteras de Extremadura.

José Antonio Pajuelo Jimenez.
        La rapidez, que es como la virtud, engendra un vicio que es la prisa. G. Marañón.
                            
                             "CREANDO CULTURA".

martes, 18 de diciembre de 2018

" FELICITACIÓN NAVIDEÑA 2018".


                                                      TARJETA DE FELICITACIÓN
       

   Como todos los años, deseamos a todos nuestros lectores  una " Feliz Navidad ".

Nuestra tarjeta de felicitación  corresponde a una fíbula de oro circular, donde  se representa la Adoración de los Reyes Magos. En la parte superior e inferior de la escena, grabado en griego, letra capital se lee :
                                               
                                            " Santa María ayuda a quién lo lleva. Amén."

La antigüedad es tardía, finales del siglo VI, se encontró en la Granja del Turuñuelo, Medellín ( Don Benito (comarca), Badajoz).

 FOTO DEL MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL

El cuerpo principal de la pieza está decorada en la parte central, mediante la representación de la adoración de los Reyes Magos, la Virgen sentada en el trono o silla de alto respaldo  aioya sus pies en un escabel; su cuerpo de perfil, rostro de frente nimbado, mata y túnica de numerosos pliegues. En su regazo sostiene al Niño, tambien nimbado y con su diestra levantada- Sobre la cabeza del Niño, estrella de ocho puntas- Los tres magos se acercan por la izquierda; visten pantalón oriental y clámide.
Una inscripción en letras capitales griegas se distribuyen en la zona superior e inferior. bajo el disco lámina lisa con dos anillas en el extremo, de donde arranca la aguja. Falta un sector triangular de la lámina. En la zona opuesta, resto de la cama de la aguja.
Diametro = a 5 cm. Grosor = 0,50 cm.

                                                            " FELICES FIESTAS"

José Antonio Pajuelo Jiménez.
                                                           " CREANDO CULTURA"


lunes, 3 de diciembre de 2018

EL DIOS PAN

Si hay algo que me ha llamado siempre la atención, es esta figura que se encuentra en Plasencia, a la que no encuentro significado en la historia de nuestra ciudad. Es una figura  de granito, de un ser de aspecto mitad humano, mitad animal, sus piernas no son piernas sino robustas patas finalizadas en pezuñas hendidas. se encuentra sentado y  tocando la siringa. Se trata del dios Pan, de sus frente partían dos cuernos que le daban un aire bestial


HISTORIA DEL DIOS PAN: MITOLOGÍA GRIEGA

Pan (mitología del Griego "Todo"). Como deidad, representa a toda la naturaleza salvaje. 
De esta forma  se le atribuía la generación del miedo aterrador. De ahí la palabra pánico que, en principio, significaba el temor masivo que sufrían las manadas y rebaños ante el tronar y la caída de los rayos.

Según cuenta la historia, lo primero que Pan escuchó en su vida fueron los gritos de horror de su  madre, la hija de Driope, al ver la criatura que acababa de dar a luz. Hermes que era el padre del nuevo dios, lo envolvió en una piel de liebre y lo llevo al Monte Olympo, para que los demás dioses se regocijaran con su visión. Sus risas burlonas lo rodearon durante los primeros momentos de su existencia.
Al crecer, pan se convirtió en un forastero, por su naturaleza especial le hizo vivir fuera del Olympo, haciendo  de los bosques , las cuevas y las fuentes de la Arcadia " región de la antigua Grecia", Pan nunca escuchó los lamentos de los héroes ni les ayudó a realizar sus vanas ambiciones. Solo los pastores y cazadores podían obtener su auxilio.

Hasta el mediodía cuidaba de sus rebaños, sus animales y sus colmenas. Entonces  se echaba a dormir bajo la sombra de un árbol o al frescor de una fuente, Por las tardes se escondía entre la vegetación con prodigioso sigilo para espiar a las ninfas o las perseguía aprovechando su extraordinaria capacidad para correr y saltar por los peñascos. En realidad estaba siempre invitado a las fiesta que organizaban.
A pesar de su aspecto semi-animal, Pan fue un exitosos seductor de las ninfas. Entre sus victimas se contaron Eco (la futura enamorada de Narciso), Eufema (la nodriza de las Musas) y Selene a la que engañó disfrazándose con una piel de cabra e invitándola después a que montase en su grupa. Se jactaba además de haber copulado con todas las Ménades (seres femeninos divinos en estrecha relación con el dios Dionisio o Baco)..

Fotografia extraida de imágenes de Internet.

Pero Pan, también sufrió fracasos amorosos, no pudo obtener a las ninfas Pitis y Siringa, por mucho que las persiguió. Para huir de su acoso, la primera se transformo en pino y la segunda en cañaveral. del pino que había sido Pitis, Pan tomo una rama con la que confeccionó una pequeña corona, del cañaveral cogió una caña  con la que fabricó la primera flauta de las conocidas como "Flauta de Pan" o siringas.( Instrumento musical de viento formado por una serie de pequeños tubos de desigual tamaño unidos en paralelo y generalmente ordenados de mayor a menor, que se toca colocandola paralela al cuerpo y soplando por la parte superior de los tubos).


Según cuenta Heródoto, unos de los dias antes de la Batalla de Maratón, un mensajero ateniense que volvía a pedir ayuda a Esparta encontró al dios Pan, este le prometió que vencerían a los persas. Tras ganar la batalla a causa del súbito pánico en las filas enemigas, fue incluido entre los grandes dioses reconocidos por el estado. Se decretó en su honor una fiesta anual donde se realizaban carreras de antorchas," las lampadedromias ", estas tenían lugar durante las Teseas, las Hemeas, las Bendideas, Las reglas se modificaron y las carreras a veces fueron individuales, o con jinetes o niños. Han durado hasta nuestros días, "la Encamisá " de Torrejoncillo, o la inspiración de Carl Diem cuando introdujo a partir de 1936 en los Juegos Olímpicos la carrera de relevo de la llama olímpica de Grecia a la ciudad anfitriona,

Esta figura la podemos ver, acercándonos  a la calle de la Pardala, frente a la  a la entrada de la Casa Madre del colegio de las Josefinas. Frente a su entrada, veremos un patio, y ahí sentado sobre una columna, se encuentra el Dios Pan donde  permanecerá para la historia.

Fuentes: www://elolympo.com/Pan.per.html
               www.//las cosas quenuncaexistieron.com/Articulos/42/Pan
               Dioses del Olympo.

Jose Antonio Pajuelo Jiménez.

La principal lección de la historia es que los hombres no aprenden las lecciones de la historia. Aldous Huxley.

                                                            "CREANDO CULTURA."







miércoles, 21 de noviembre de 2018

INSCRIPCIÓN RUPESTRE EN PLASENCIA.


INSCRIPCION RUPESTRE EN PLASENCIA, CÁCERES
(Conventus Emeritensis)


En uno de nuestros recorridos por los alrededores de Plasencia nos acercamos al embalse que abastece de agua a la ciudad, situado a unos 4 km  por la carretera nacional 110 en dirección a Ávila. Tras llegar a la presa sobre el río Jerte seguimos el camino de senderismoen un trayecto de unos 2 km bordeando la margen derecha en dirección al Vallehasta llegar al  arroyo de la Dehesilla, donde en un pequeño altozano se pueden ver los restos arrumbados de una casa o secadero que domina este tramo del embalse. Muy cerca de aquí descubrimos abundantes restos de tégulas y otros restos cerámicos que delataban la existencia en el lugar de un asentamiento rural  de época romana. La sequía había hecho descender considerablemente el nivel del agua y dejaban al descubierto los restos de una antigua necrópolis. Todavía hoy se aprecian perfectamente las estructuras rectangulares de algunas sepulturas lavadas por el oleaje del embalse que avanzan hasta adentrarse en sus aguas.
La zona de enterramiento está delimitada por el oeste por  una pequeña elevación salpicada de bolos de granito de pequeño tamaño con formas redondeadas por el embate del agua. En la parte superior de uno de los más cercanos a la playa formada en el embalse se distinguían algunos trazos de letras muy desgastados que la tenue luz de un día gris apenas dejaba entrever. Afortunadamente llevábamos reflectores de fotografía que nos permitieron iluminar dos líneas de texto grabadas sobre la piedra. El bolo, de aproximadamente 1’5 m de alto por 1 de ancho, está partido y se ha desprendido una pequeña porción en uno de sus extremos que ha mutilado el final de los renglones.
Todo parece indicar que al pie de la piedra estaría la sepultura de la difunta a la que hace mención el nombre allí grabado, aunque no se aprecian restos de la misma en superficie.
Dimensiones de las letras: lín. 1: 10; lín. 2: C: 8,  V: 7, ME y L: 10.

AVN[IA]
CVMEL[I]

El texto fue grabado en una parte de la roca en la que la superficie estaba más o menos plana y no parece que se haya dispuesto una preparación previa de la misma. Las letras, grabadas a punzón, presentan un ductuspoco cuidado y tamaño irregular. No se aprecia interpunción. La A va sin travesaño y hay nexo ME en la segunda línea.

La inscripción señala la sepultura de Aunia, en cuyo epitafio sencillo solo se especificó su nombre y la filiación y se omitió el restante formulario que suele acompañar a este tipo de epígrafes. La onomástica y el ambiente onomástico son totalmente indígenas.
En la primera línea hemos restituido Aunia, pues como nombre de varón es desconocido en la Península Ibérica y muy raro en el resto del Imperio[1]. Los testimonios epigráficos de este antropónimo se extienden por una estrecha franja que va desde sur de Lusitania hasta el territorio vasco navarro, pasando por la zona vaccea, sur del territorio de los astures y la Celtiberia[2]. En la provincia de Cáceres se conocen  cuatro inscripciones funerarias que mencionan este nombre: dos en la zona de Capera[3], en una de las cuales la homenajeada señala su procedencia cluniense[4], y otras dos en Caurium[5].
En cuanto a Cumeliusse trata de un antropónimo exclusivamente lusitano, pues salvo en dos casos procedentes de Santiponce y Astorga en los que aparece como gentilicio, los restantes testimonios se concentran en la franja centro-norte de Portugal al sur del Duero, en los distritos de Guarda Coimbra y Castelo Branco, con especial concentración en la zona de Viseu[6].Solo un ejemplar hallado en la confluencia con el Támega, en Várzea do Douro (Marco de Canaveses, Porto)[7], sobrepasa el citado río. Hacia el sur dos casos se documentan en los distritos de Coimbra[8] y Castelo Branco[9].En la provincia de Cáceres solo se conocía hasta la fecha un testimonio de este antropónimo en una inscripción procedente de la localidad de Herguijuela[10], que ahora se ve incrementado con esta nueva inscripción de Plasencia.

JULIO ESTEBAN ORTEGA
JOSÉ ANTONIO PAJUELO JIMÉNEZ

                                                          "CREANDO CULTURA"




[1]Un testimonio se conoce en Panonia, en LÖRINCZ(Barnabas)& REDÖ (Ferenc), Onomasticon Provinciarum Europae Latinarum I, Aba-Bysanus, Archaeolingua, Budapest, 1994, 236.
[2] Véase mapa de distribución de este antropónimo en: VALLEJO RUIZ (José María), Antroponimia indígena de la Lusitania romana [AILR], Vitoria 2005,  199.
[3] ESTEBAN ORTEGA (Julio), Corpus de inscripciones latinas de Cáceres III. Capera[CILCC III], Cáceres 2013, 1134.
[4]CILCC III, 1031.
[5] ESTEBAN ORTEGA (Julio), Corpus de inscripciones latinas de Cáceres IV. Caurium, Cáceres 2016, 1185 y 1186.
[6]AILR, 298.
[7]CIL II 2377.
[8]HEpOL, 23895.
[9] TAVARES DE PROENÇA JUNIOR (Francisco), "Inscripções ineditas", OArqueólogo Português 15, 1910, 44-45, nº 8, con dibujo.
[10] ESTEBAN ORTEGA (Julio), Corpusde inscripciones latinas de Cáceres II. Turgalium [CILCC II], Cáceres 2012, 528.

viernes, 9 de noviembre de 2018

MILIARIOS ROMANOS.

En la época romana, se construyeron una extensa red de calzadas y caminos en la península, a la que ponían algunas veces señalizaciones y de piedras como los miliarios y mansiones para delimitar y separar las diferentes vías que en aquella época enlazaban las diferentes regiones y provincias existentes.
Arco de Caparra, en la Vía de la Plata.

Bien conocida es, la importancia de la llamada "Calzada de la Plata" dentro de la red viaria romana de la Península Ibérica, debido a su función como eje principal que enlaza, a través del oeste de la Meseta, las romanizadas regiones del sur con las ricas del noroeste, al tiempo que sirve de punto de partida de una serie de ejes que, en sentido perpendicular, van alcanzar las zonas orientales de la Hispania.

El conjunto de miliarios documentados en la via de la Plata se compone de 189 piedras de señalización, todavía muchos de los miliarios son encontrados todavía en situ, pero son más abundantes aquellos que han sido remplazados de su lugar de origen. Con ellos los romanos se guiaban en sus desplazamientos.

¿Que es un miliario?
Un miliario o piedra miliar es una columna cilíndrica, oval o paralelepípeda que se colocaba en los bordes de las calzadas romanas para señalar las distancias cada mil passus es decir, lo que equivale a una distancia de aproximadamente 1481 metros. Solía ser de granito, con una base cúbica o cuadrada y medía entre 2 y 4 metros de altura, con un diámetro de 50 a 80 cm.

Los primeros miliarios conocidos datan del periodo final de la República romana, pero la inmensa mayoría de los conservados fueron realizados bajo el Alto Imperio y, en menor medida, en los siglos III y IV. 

 La mayor  parte de los miliarios llevaban inscripciones grabadas directamente dependiendo de la calzada o de la cercanía o alejamiento de Roma, o de las ciudades de origen o destino. La inscripción constaba siempre de unas partes bien definidas. El Titulo completo del emperador bajo cuyo mandato se construía o modificaba la calzada.la distancia hacia Roma o la localidad más importante de la vía.
Miliario de La Granja, y miliario de Caparra.

Los miliarios comienzan indicando el nombre del emperador construidos por una serie de términos que van evolucionando a lo largo de los siglos. En el encabezamiento aparece Imperator con la abreviatura IMP. Se considera el praenomen del emperador, apareciendo por primera vez en el noroeste, en los miliarios de Augusto, sustituyendo al praeomen original Caius,
Le sigue el de Caesar, con la abreviatura Caes, termino vinculado a la legitimidad dinástica y asocia mayoritariamente al anterior IMP(erator) CAES(ar).



Miliario de Trajano.Casa Sacerdotal Plasencia.
P/ C
UI/TRAIAN…
THICI.F.DIVI NER…E .....O…     
SHADRIANVS…
C_ONIF.M….
POTVCO…..
RESTITVIT
CXI 

imperator cesar/ divi traiani…./.thici-filius-divi/neruae
nepos/hadrianus/pontificex maximus/postestate v cônsul/restituit/CXI.

Continúan con la onomástica original del emperador con su trianomina seguido de la afiliación: FILIUS, NEPOS, INVICTO, AUGUSTUS. En los ejemplares dedicados al emperador Trajano aparece GERMANICUS MAXIMO.

Le sigue la titularidad, al nombre del emperador le siguen frecuentemente las titulaturas: Pontifex Maximus,  (este titulo entraña una de las responsabilidades más altas y sagradas del estado romano), se trata más de un poder que de una titulatura. Pater Patriae e Imperator. 

A estas le siguen las Magistraturas como: Tribunicia Protestas, Consul o Proconsul- La TRIB(unicia) POT(estas) deriva del poder de los tribunos de la plebe y fue utilizada por primera vez por Octavio. A etas magistraturas le pueden seguir los Títulos de la Familia Imperial.

Otras indicaciones: La primera parte de los miliarios reflejan siempre el nombre y titulaturas de los emperadores que han ordenado la construcción. En los miliarios más simples solamente nos encontramos con la indicación de la distancia señaladas en millas, correspondiente al trayecto existente entre el caput viae o lugar de inicio de la vía y el sitio donde se encuentra el implantado miliario, mientras que los más complejos, muestran indicaciones de trabajos y los nombres de los responsables de los mismos. Las indicaciones de distancia se sitúan siempre al final.
Miliarios de la Oliva de Plasencia, Carcaboso y miliario partido en la Via de la Plata

En la Via de la Plata en los municipios mas cercanos a Plasencia, Carcaboso, Oliva de Plasencia, en el Municipium de Capara (Miliario de Nerón), en Aldeanueva del Camino y en  Baños de Montemayor, se conservan algunos miliarios o partes de ellos. No vamos a redactar el significado epigráfico de los mismos, pero le damos a conocer su ubicación.



Entre Carcaboso y Caparra, todavia se los encuentran en el suelo, como pueden observarse en la fotografía, sería conveniente, levantalos y ponerlos en el arcén de la vía,  como señalización o elemento decorativo.

Jose Antonio Pajuelo Jimenez. 
              
                                                          " CREANDO CULTURA".

                                 




lunes, 29 de octubre de 2018

LÉMURES : HALLOWEEN ROMANO.

LAS FIESTAS DE LAS LEMURIAS: HALLOWEEN ROMANO

Este extraño ritual que redactamos a continuación, nos permite observar la importancia del padre en la célula familiar romana, puesto que no solo ha de garantizar la buena marcha del mundo de los vivos que esta bajo su autoridad, sino también las relaciones con el más allá.
En el mes de mayo, los difuntos salían de sus tumbas y bajo el nombre de Lémures (larvas) invadían el mundo de los vivos y volvían a sus antiguos hogares. Es entonces cuando el pater de familia jugaba un papel esencial puesto que tenía que apaciguar a estas almas a través de un un curioso ritual que conocemos bien por Ovidio y cuyos aspectos mágicos no hacen sino mostrarnos su antigüedad.
Mosaico de Pompeya. Museo arqueológico de Nápoles.
Mosaico romano: Museo arqueológico de Nápoles.
El pater de familia se levantaba a  mitad de la noche, descalzo y hacia un gesto con la mano para disuadir a los espíritus que se le acercasen.Este gesto consistía  en colocar el pulgar en medio del resto de los dedos, gesto obsceno empleado aún en algunos países mediterráneos, (far la fica) y que le aseguraban protección. Acto seguido, procedía a lavarse las manos con agua corriente y tomaba en sus manos un puñado de habas negras que iba masticando y escupiendo tras de si, sin mirar. Mientras tanto, pronunciaba la formula ritual: "tirando yo estas habas me redimo yo y los míos". Nueve veces seguidas debía de repetir este gesto sin mirar nunca hacia atrás porque la sombra que le seguía iba recogiendo las habas.
Far la Fica. Anónimo.
Tras la novena vez, se volvía a purificar con agua y hacia sonar un objeto de bronce para asustar a los espíritus a los que rogaba que abandonasen sus casas. Para ello repetiría otras nueve veces: "Manes de  mis ancestros, partid" y sólo entonces se volvía definitivamente, convencido de haber realizado de forma correcta el rito.
Si el pater de familias no ejecuta correctamente el rito o no entrega el alimento infernal, el alma en pena se cobraría la vida de un miembro de la familia destruyendo la cohesión del grupo. La importancia del gesto es, en este sentido, esencial y el padre de familia esta llamado a realizarlo como única garantía del buen discurrir de la vida del domus (casa).

Biografía Consultada:
      Creencias, símbolos y ritos religiosos. Isabel Izquierdo Peraile y Margarita Moreno Frayle. Mayo 2000-


Josè Antonio Pajuelo Jiménez.

"CREANDO CULTURA".

EL PUENTE DE ALCONETAR.

EL PUENTE DE ALCONETAR Trajano, emperador de Roma, hizo grandes obras en España,  su patria. Una de estas obras fue ¡a «Vial de la Plata...