sábado, 28 de marzo de 2009

PUERTA DE CORIA



La puerta de Coria era la entrada natural de los que venían de esa ciudad a Plasencia, por eso su denominación.
Se abre esta puerta en la depresión natural formada por el promontorio de la Mota y la iglesia de la Magdalena, al ser tan accidentada su entrada se la llegó a denominar en ocasiones como "el hondo de la quebrada." Por su puerta se accedía a la Sinagoga y cementerio (antiguo) judío los cuales estaban en el sitio que después ocupó San Vicente, y a través de la calle Zapatería, a la Plaza.
Desde su portada se divisaban las Tenerías, el río, el puente y ermita de San Lázaro.
Enfrente de esta puerta estaban los corrales donde se trataba el cuero, pues las ordenanzas municipales no permitían esta actividad " hasta pasada la puente de San Lázaro. También estaban los tintoreros y carpinteros en este lugar.
En los planos del siglo XVIII solo se ve una torre de defensa de esta puerta, la del lado derecho según se entra. Se han perdido los escudos e inscripciones que pudiera tener. El arco de medio punto es mayor de lo que debió ser en sus principios
En la clave del arco, por la parte de fuera se encuentra una hornacina donde se ve una figura humana con una balanza en la mano. Se podría tratar de un ángel representando a la Justicia. La puerta se cerraba con dos hojas de madera y carecía de rejas de refuerzo.
Con motivo de las Guerras Carlistas fue tapiada, al igual que otras puertas de la ciudad, y se volvió a abrir el año 1.848


Departamento de Documentacion de la A.C.P. PEDRO DE TREJO""

SEMBRANDO INQUIETUDES

domingo, 22 de marzo de 2009

PUERTA DE TALAVERA

La Puerta de Talavera toma este nombre por estar en la dirección de la ciudad de Talavera de la Reina, con la que Plasencia estaba hermanada por la Carta de Hermandad del año 1.272, debiéndose mutuo apoyo defensivo y jurisdiccional.
Esta puerta viene perfectamente señalada en los planos de los siglos XVI y del XVIII. Fray Alonso comenta de ella: "Es llamada así porque mira hacia esa villa, cae entre oriente y mediodía; desde ella se sigue una alameda hasta la isla y se ven la ermita de San Miguel, (esta ermita estaba en lo que hoy es Avda. de la Vera nº 2), hospital de la Merced, que llaman de San Francisco, y el convento deste glorioso patriarca y la fertilísima sierra de Calzones."
Su disposición arquitectónica seguía la línea clásica de estar enmarcada por dos torreones y formar conjunto con la calle que va directa a la Plaza Mayor.
Con motivo de la llegada a Plasencia del rey Felipe V. el día 19 de marzo de 1.704, el Concejo decide derribar la puerta de Talavera y levantar en su lugar un arco de flores para recibir al monarca.
Sobre esta puerta estaba una lápida con una inscripción, al derribar la puerta se llevó la lápida al cercano Hospital de la Merced, donde estuvo olvidada hasta el año 1877, en que la restauró Juan González de la Fuente, el cual era vecino de la ciudad. Hoy se conserva en el zaguán del Ayuntamiento; Esta lápida de la conoce en Plasencia por el nombre de La Lápida o Piedra de la Libertad. Es una conmemoración de la toma de Granada.
LIBERTAS URBIS COELORUN GLORIAM PANDIT; INFERNIS MISEROS CIVES QUE OBTRADIT INIQUOS. LIBERTATEN URBIS PACENQUE IMPONERE ET MORES JUSTITIA ALTISIMI DECREVERUNT REGES HISPANIAE DIVUSQUE HERNANDUS DIVA HELISABET SANCTA CONJUX DUN REGNUM ET URBIS GRANATAE SUBJECERINT ULTORES QUOS PATER OMNIPOTENS FELICES SEMPER CONSERVET VISCTORESQUE VALEANT TOTUN REGNARE PER ORBEM LAUDIBUS ANGELICIS COELESTIA REGNA SECUANTUR.
La traducción diría así más o menos:
La libertad de la ciudad expande la gloria de los cielos y arroja en los infiernos a los ciudadanos miserables e inicuos. Los reyes de España el piadoso Fernando y la piadosa Isabel, su santa cónyuge, decretaron dar a la urbe libertad paz y leyes en la justicia del Altísimo, en tanto se sometieron con las armas a los reyes y la ciudad de Granada. Terror del agareno y fuertes vengadores de los herejes, el Padre Todopoderoso les mantenga siempre felices y puedan reinar victoriosos por todo el orbe y alcancen los reinos celestiales entre angélicas loanzas.
En la lápida figuran además las armas de los Carvajales (familia que apoyó la rebelión de la ciudad contra el Conde de Plasencia), algunos motivos animales, vegetales y humanos relacionados con el estilo hispano-flamenco.

Sobre la lapida estaba el escudo que se encuentra colocado sobre la puerta de entrada al Ayuntamiento; y los escudos de Plasencia que estan en la puerta de la Plaza de Abastos, tambien estaban en esta Puerta Talavera.
Esta puerta era una de las oficiales para la entrada del vino en la ciudad. Desde esta puerta hasta la de Trujillo se reunían los ganaderos con sus rebaños para celebrar los mercados de ganado. Por esta puerta se solía hacer las entradas oficiales de las autoridades que visitaban la ciudad. El obispo entraba por ella cuando venia a tomar posesión de la Diócesis Es por esto por lo que el Concejo siempre cuidó más el entorno de esta puerta que el de las otras. Desde esta puerta empezaba el Vía Crucis de la ciudad., el cual seguía por un paseo que terminaba en la isla pasando por el convento de San Francisco. A partir del siglo XIX se permitió adosar casas a la muralla y se perdió definitivamente esta puerta.
Frente a esta puerta está el barrio de San Juan, en el cual vivían artesanos dedicados a oficios relacionados con los animales de tiro, tales como albarderos, herreros, etc., pues las ferias de ganado se celebraban desde la puerta de Talavera a la puerta de Trujillo, también era este barrio el de la mancebía (prostitución), pues el fuero no permitía ejercerla dentro de las murallas. La calle que iba desde la Puerta de Talavera a la iglesia de se llamaba en el siglo XIV calle de los Albarderos.

En este barrio de San Juan estaban los hospitales de la Merced (luego cuartel de la Guardia Civil, comedor de pobres, escuelas nacionales, juzgados y parking) y el de San Marcos o de los Pobres. El de la Merced se dedicaba a los crónicos y en particular a los afectados de "bubas" (enfermedades venéreas) por eso se le conocía como el " Hospital de las Llagas".
La iglesia de San Juan fue fundada después de la batalla de las Navas de Tolosa, a principios del 1200, esta iglesia fue la parroquia de Malpartida de Plasencia, que por esas fechas se consideraba un barrio de Plasencia. Dejó de serlo a mediados del siglo XVI que el obispo Vargas Carvajal edificó una iglesia en el pueblo.



Departamento de Recopilacion y Documentacion de la A.C.P."PEDRO DE TREJO".


SEMBRANDO INQUIETUDES.

miércoles, 18 de marzo de 2009

PUERTA BERROZANA





La puerta de Berrozana tiene las características de la puerta de Coria: tiene una sola torre de defensa y el flanco desguarnecido es defendido por la disposición en ángulo de la muralla próxima a la puerta. En la clave del arco de la puerta está esculpida una imagen del Arcángel San Miguel con su espada y su cruz. Encima esculpido en dos losetas y dentro de un recuadro aparecen los escudos de los Reyes Católicos sustentados por el águila de San Juan y con el yugo y las flechas a los lados.
Debajo a los lados del Arcángel hay dos lápidas con una inscripción en caracteres góticos que dice así:
AÑO DE 1571. SIEN / DO CORREGIDOR / EL DOCTOR ZARATE / SE REEDIFICO ESTA / PUERTA DE LOS PRO / PIOS DE LA CIUDAD.
En el siglo XVI sufrió una reforma esta puerta, y en elensanchar año 1.840 se mandó la entrada por haber sido reducida durante las Guerras Carlistas
La denominación de Berrozana le viene de que por ella se sale al berrocal, que son unos cerros llenos de peñas, así como por estar en dirección de la finca llamada " Las Berrozanas".
En las afueras de esta puerta estaba la iglesia de San Julián la cual fue quemada por los franceses en el año 1.810. La Casa de D. Diego de Carvajal, la cual fue destruida por orden real porque en ella se reunieron los partidarios de los comuneros.
Junto a la puerta estaban las alhóndigas y graneros de la ciudad, lo que después seria la Alhóndiga del Abad de Husillo o Alhóndiga Nueva, que es la que conocemos hoy. Esta alhóndiga se hizo aprovechando el cubo de la muralla que defendía la Puerta Berrozana. Sobre su dintel se gravó el siguiente epitafio: “Reinando nuestro Católico Monarca el Sr. D. Carlos III y siendo el Ilmo. Sr. Marqués del Campo Villar, Secretario del Despacho Universal de Gracia y Justicia y Superintendente General de los Positos del Reino, se reedificó ésta alhóndiga siendo corregidor D. José Delgado Frías Funes y Carvajal, Diputado Felipe Jiménez, mayordomo Francisco González, Procurador Síndico José Garrido, año de 1761”.
Delante de la alhóndiga había una cruz en cuya base se podía leer lo siguiente: “Este sitio se allanó y limpió y puso ésta cruz siendo corregidor de esta Ciudad de Plasencia el Sr. D. Rodrigo de Flores y Córdoba, Cavallero de la Orden de Alcántara y veinte y cuatro de Córdoba”.

DEPARTAMENTO DE RECOPILACION DE LA A.C.P. "PEDRO DE TREJO"
"SEMBRANDO INQUIETUDES"














miércoles, 11 de marzo de 2009

PUERTA DE TRUJILLO


Esta puerta se encuentra más al mediodía que la de Talavera, sus características arquitectónicas serian semejantes. Su nombre lo recibe porque por ella entraba el camino real de la ciudad de Trujillo. Sobre la puerta se encuentra edificada la ermita de la Virgen de la Salud (antes llamada del Rosario). Esta ermita se modificó en el año 1721 en que aprovechando los dos cubos o torreones que la flanqueaban se ensancha la ermita y se le da la forma que tiene hoy.
Frente a puerta está el puente del mismo nombre. En esta zona del rió estaba el molino de Tajabor del cual se habla en el fuero de la ciudad. Desde la puerta se podían ver la ermita de Santo Tomas Apóstol, (la cual fue mezquita árabe antes de ser iglesia); los tintes, y en el cerro de enfrente (hoy San Miguel), estaban las ermitas de San Miguel y de San Cristóbal.
En el espacio que hay entre la puerta y el puente estaba el Rollo de la Justicia, y en este mismo sitio se celebraban corridas de toros. Los canónigos y capellanes de la Catedral tenían derecho de vistas desde la muralla.
Saliendo a la derecha empezaba el barrio morisco del Toledillo, donde existía una pequeña mezquita, la cual a finales del siglo XVI fue convertida en la ermita de Santo Tomás Apóstol, y que en el siglo XIX era un mesón. Más adelante estaba el barrio de las Tenerías, lo que más adelante se llamó El Barrio Nuevo, en el cual se asentaron las barrerías y ollería de la ciudad, las cuales estaban en San Juan, pero los obligaron a trasladarse porque el humo que producían estropeaba los órganos y el retablo de la Catedral.
Los muros de sus cercanías se repararon en múltiples ocasiones a lo largo de los siglos XV y XVI. Sin embargo en la parte exterior de la puerta se mantuvieron los escudos de los Reyes Católicos y una inscripción semejante a las de las puertas e Berrozanas y del Sol. La lapida dice lo siguiente:

LIBERTAS VITAE GEMMIS, AUROQUE PRAEFERTUR / LIBERTAS NOBILEM REDDIT PLACENTIAE URBEM, / QUAN FORTUNA SPREVIT, REGIAMQUE IN LUCEN REDIMIT. / NOBILES PRAETEREA PLACENTIAE, URBISQUE HEROES / DEVICERUNT HOSTES, SUB REGIO MARTE, FEROCES / REGIBUS QUIPPE DECET HOMINESQ SUBDITOS FORE / (escudo de Carvajal) ANNO MIIIILXXXVIII

La traducción puesta en romance de Castilla, seria así:

LA LIBERTAD DE LA VIDA, ES MÁS ESTIMADA QUE EL ORO Y PIEDRAS PRECIOSAS; ESTA LIBERTAD HA HECHO A PLASENCIA NOBLE, LA CUAL ESTABA MENOSPRECIADA DE LA FORTUNA. LA LIBERTAD LA HA REDIMIDO PARA EL REY. LOS NOBLES CABALLEROS DE LA CIUDAD DE PLASENCIA, DEBAJO DE LAS BANDERAS REALES, VENCIERON A LOS FEROCES ENEMIGOS. PORQUE A TODOS LOS HOMBRES CONVIENE ESTAR SUMISOS A LOS REYES. AÑO DE 1.488.

Saliendo de esta puerta, a mano izquierda se ve un monumento adosado a la pared el cual esta dedicado al obispo Laso, el cual se le consideró en Plasencia como el Carlos III local. Dicho monumento tiene una lápida en la cual hay una inscripción que traducida dice así:
“AL ILUSTRÍSIMO SEÑOR DON JOSE GONZÁLEZ LASO DE SAN PEDRO, DIGNÍSIMO OBISPO DE PLASENCIA, VERDADERO PADRE DE LOS POBRES. ENTRE OTRAS GRANDES OBRAS DE PUENTES Y CAMINOS, HIZO CONSTRUIR A SUS EXPENSAS ESTE PASEO. Y EL MUY NOBLE Y MUY LEAL AYUNTAMIENTO, EN TESTIMONIO DE SU GRATITUD, LE CONSAGRÓ ESTA MEMORIA. AÑO DE 1.799”.

DEPARTAMENTO DE RECOPILACION DE LA A.C.P. "PEDRO DE TREJO"
SEMBRANDO INQUIETUDES

lunes, 2 de marzo de 2009

ERMITA DE LA SALUD

ERMITA DE LA VIRGEN DE LA SALUD.
Esta ermita de la Virgen de la Salud ha sufrido varias e importantes modificaciones desde su construcción. Su estilo actual es colonial.
Cuenta la tradición que cuando Alfonso VIII volvió a reconquistar la ciudad al moro Aben-Jucet, traía con el una imagen de la Virgen, y que para darle las gracias por la victoria, mandó que se hiciera una copia de ella y que fuera colocada sobre las murallas, encima de la Puerta de Trujillo, que es por donde entraron en la ciudad.
La imagen de la Virgen con el Niño en brazos que hay en la actualidad, es de piedra policroma del siglo XVI, aunque la policromía es del XVIII.
La primitiva capilla era muy pequeña, pues se cuenta que solo cabían el celebrante y dos o tres fieles, y como la devoción a esta imagen ha sido siempre muy grande, por lo cual se decidió en el año 1.712 hacer un cajón donde se recogerían limosnas para realizar la ampliación de la ermita. En el año 1.718 tenían ahorrado 3.258 maravedís.
Como esta ermita está enclavada encima de la muralla de la ciudad, se pidió permiso al ayuntamiento para utilizar los dos cubos que protegían la Puerta de Trujillo, a lo cual accedió el concejo.
En este año de 1712 se arrendó un horno para hacer las tejas y ladrillos para la nueva ermita
En el año 1.721 se empezó a construir la capilla actual, para lo cual se derribó parte de la muralla, y los dos cubos o torres laterales que protegían la puerta. Estos dos cubos son las dos habitaciones que hay a los lados de la capilla, uno destinado a sacristía y el otro sirvió como almacén de objetos en desuso, en la actualidad se le ha limpiado y sirve como pequeño museo del templo; a este cuarto se le conoce popularmente como “el cuarto de los faroles”, ya que en el se guardaban estos utensilios cuando no se utilizaban. Es muy curioso que en la bendición de la nueva ermita se dejara sin bendecir este cuarto para poder utilizarlo en actividades profanas.
Este cuarto sirvió en algunas ocasiones de refugio de peregrinos, e incluso se les llegó a proporcionar comida en él.
La obra se empezó el día 3 de Abril de 1.721, el día 3 de junio de ese año se sacó la Virgen en procesión y se la llevó a la catedral en la cual se la instaló en la capilla de San Juan. El día 2 de abril de 1.725 se inauguró la nueva capilla y se celebró la primera misa en ella.
El día 22 de Mayo de 1.723 se volvió a llevar la imagen de la Virgen a la nueva ermita.
La piedra labrada para la construcción de la capilla fue donada por la familia Ansano Carvajal, y la piedra del arco donde se sustenta la capilla fue traída de la casa de los Carvajal del Berrocal. El arco de piedra de la puerta de entrada a la ermita fue traído de la derruida ermita de San Cristóbal. El precio de la piedra labrada que se empleó podría haber valido más de 3.000 ducados. También le regalaron a la Virgen este señor y su esposa, “un manto de tisú de oro con torre de tafetán y encaje de Milán de oro fino, de una cuarta de ancho, y el componente para guarnecerlo”.
A cambio de esta donación el señor Miguel Ansano de Carvajal solicitó el derecho de “vistas” de la ventana del cuarto de los faroles, para el y sus descendientes.
Hay que tener en cuenta que en lo que hoy es la salida del “Cañón de la Salud” se celebraban en esa época muchos acontecimientos sociales, como toros, teatros, ejecuciones, etc.…, por lo tanto desde la ventana citada se tendría una perfecta visión de los espectáculos allí realizados sin que les molestase nadie.
El costo de la obra fue de unos 46.000 reales, que se pagaron de las limosnas recogidas por la Devoción.
El retablo es barroco y en el se encuentran tres cuadros que representan a San José, Santo Domingo, y San Francisco de Asís. En los laterales del retablo hay dos urnas de cristal con las figuras del Niño Jesús y San Juanito, estas figuras se trajeron de Madrid, y costaron 690 reales, el transporte, repisas y dorados valieron 510 reales. Una curiosa imagen de Santa Filomena en otra urna, esta imagen cuenta la tradición que la trajo a Plasencia un coronel médico desde las Filipinas
El primitivo nombre de esta imagen era el de Nuestra Señora la Virgen de los Remedios, pero debido a los años de peste que asolaron a toda España, y a los muchos milagros de curaciones que realizó la Virgen entre sus devotos, los cuales la pedían que los curase, o sea que les diera la salud perdida, el pueblo la empezó a llamar la Virgen de la Salud, y así se la conoce desde entonces hasta hoy. El cabildo catedralicio aprobó el nuevo nombre de la Virgen, el día 14 de junio de 1.653.
En el año 1.760 se construyó un órgano para esta ermita costó 4.600 reales, que fueron aportados por las limosnas de los fieles. Dicho órgano se vendió en el último tercio del siglo XIX.
En esta ermita hay una lámpara de las que servían para iluminar, que estuvo manando aceite durante varios días. Este hecho milagroso fue testificado por escribanos (notarios) y numeroso público que vio el milagro.
Así mismo el aceite derramado, se utilizó para ungir a los enfermos, y también se conservan certificados médicos de la época en los cuales atribuyen las curaciones a poderes sobrenaturales.
(Este mismo hecho milagroso sucedió en el año 1.613 con la lámpara que tenía el Cristo de la Bien-Parada, del pueblo de la Abadía. La lámpara se encendió sola y estuvo manando aceite trece días, se llenaron cuatro cántaros. Con este aceite se realizaron muchas curaciones consideradas milagrosas. El obispo de Coria mandó un visitador para comprobar el milagro y una vez comprobado, mandó que fuese publicado.)
En la restauración que se lleva a cabo estos años se han descubierto varios dibujos esgrafiados en la fachada principal, estos dibujos estaban tapados por la cal. Así mismo se han descubierto varios libros en un armario de la sacristía, (mayo de 2.000) uno de ellos es un libro o cantoral de música hecho exprofeso para esta ermita. El cantoral fue realizado en el año 1.745 en Jarandilla de la Vera, en el taller de Juan Sánchez de la Plaza. Fue donado a la Virgen por la devota placentina Anastasia de la Calle, que fue quien pagó su elaboración. Las hojas del libro son de pergamino y las pastas son de madera de roble y tiene herrajes en su lomo y cierre. Se puede admirar este bello libro en una urna en la capilla de los faroles (derecha entrando).
La restauración del citado libro ha sido hecha por el prior de Yuste, Fray Francisco de Andrés. Siendo entregado en el mes de marzo de 2.001.
En la sacristía y en el llamado “cuarto de los faroles” se pueden contemplar varios cuadros de diferentes escuelas y la mayoría de autores anónimos. Uno de estos cuadros representa a San Francisco de Borja, y se cree que estaría en el convento de los jesuitas, los cuales al ser expulsados repartieron sus objetos de culto por las iglesias de la ciudad.

La fiesta de la Virgen de la Salud se celebra el último domingo de Septiembre, en estos últimos años se va perdiendo la tradición del "ramo". Este "ramo" era un mercadillo de frutos, dulces, y golosinas que se hacía en la calle de Trujillo. Todavía se conserva la venta de papeletas para la rifa del "cerdo de la Salud", aunque ya se suele dar su valor en metálico, en vez de rifar el animal. Se sigue manteniendo la tradicional novena a la Virgen de la Salud, la cual es muy original ya que se realiza de manera continuada por las tardes de los días destinados a ello. Consiste esta novena en unas alabanzas ala Virgen, las cuales las suelen leer niños del barrio entonándolas con una cantinela muy particular. El acto no dura más de 10 minutos, y a continuación se empieza otra vez, turnándose varios niños para realizarlos. Como la capilla es muy pequeña se ven grandes colas de fieles esperando para hacer la novena. Se sube por la escalera de la derecha, se realiza la novena y se baja por la escalera de la izquierda. El texto de la novena data del año 1.725 y es distinto cada día de esta, fue compuesto por un devoto que lo regaló a la Virgen.
Todavía se conserva la tradición de los “pedidores”, los cuales llevan un cepillo metálico y una vara con el remate adornado por la imagen de la Virgen, van acompañados de un tamborilero, que sirve para anunciar a estos “pedidores”
Esta Devoción de la Salud, tenía la costumbre de salir todas las mañanas a rezar el Rosario por las calles de la ciudad, siendo el recorrido diferente cada día. En alcalde Evaristo Pinto, primer alcalde republicano de Plasencia, prohibió este Rosario de la Aurora, alegando que molestaba al descanso de los obreros.
La cofradía de la Virgen de la Salud es una de las más dinámicas de la ciudad, está empeñada en volver a dar todo el esplendor a su ermita y poco a poco está restaurándola por completo.
En la pared que mira hacia el puente de Trujillo se puede ver encima de la puerta de entrada un escudo de los Reyes Católicos, y a la izquierda saliendo de dicho arco vemos una lauda con el escudo de la ciudad. Esta lauda se la dedicó Plasencia al obispo González Lasso de San Pedro, por su gran labor constructora.
En el mes de febrero del año 2.000, se realizó una ordenación de los documentos de la devoción de la Salud, esta operación fue llevada a cabo por la archivera del ayuntamiento Dñª. Esther Sánchez de la Calle y la historiadora doña Mercedes Orantos. Los documentos fueron limpiados, clasificados y guardados en carpetas dentro del Arca de las Estrellas, que es el sitio donde se conservan desde hace muchísimos años. La directiva de esta devoción, inexplicablemente, no dejó que fuesen fotocopiados ni reproducidos, con lo cual sigue latente el peligro de que se puedan perder documentos de hace más de 300 años, y que al ser únicos su perdida es irreparable.
Nuevos datos: En noviembre de 1855, agradecidos los hijos de la ciudad a la total desaparición del cólera, aquel espantoso morbo asiático que se cobro de cada pueblo tributo tan crecido de vidas humanas, la sacaron en concurridisima procesión pareja a la que unos meses antes se la hizo en devota y confiada rogativa.
En el otoño de 1883 la ciudad vivía jornadas de alarma y de creciente desasosiego por los casos repetidos de viruela que se venían registrando. La Directiva de la Devoción con  plausible criterio - dice el Acta del 23 de Septiembre-  la propagación de la enfermedad que acaso tomaría incremento con la aglomeración de los devotos en Capilla tan pequeña y con el contacto de los sanos con los que invadidos no estuviesen aun completamente restablecidos - acordaron celebrar la tradicional novena fuera de la ermita.
Obtenidos los correspondientes permisos el 29 de septiembre del mencionado año, " se trasladó profesionalmente, concurriendo numeroso pueblo y el M.I. Ayuntamiento, la Imagen de Nuestra Señora por las calles de Trujillo, Plaza y Zapateria a San Vicente donde permaneció hasta el 14 de Octubre en que se trasladó con igual acompañamiento por las calles antes citadas pero en sentido inverso.
Por ultimo para llevar a cabo la restauración en el decorado de la Ermita se la llevó en procesión el 27 de Abril de 1913 a Santo Domingo donde permaneció hasta el 12 de Agosto en que de nuevo se la trasladó acompañada de un inmenso gentío  a su capilla.


DEPARTAMENTO DE RECOPILACION DE LA A.C.P. "PEDRO DE TREJO"
SEMBRANDO INQUIETUDES.

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.