martes, 28 de abril de 2009

MURALLAS Y ALCAZAR


En el privilegio fundacional de la ciudad, se dice que en un lugar que se llamo Ambroz, edifique una ciudad a la que puse el nombre de Plasencia, en este no se alude a la torre de Anbroz, pero algunos historiadores no han tenido reparo en admitir como cierto, que dicha torre fue la que se llamo después la torre del Homenaje del alcázar placentino.
En 1196, Abu Yusuf Ibn con su gran ejercito, atravesaron el Tajo y continuaron su avance hasta Plasencia, que había sido recientemente repoblada y débilmente fortificada, su guarnición renuncio a la defensa, destruyendo los muslimes la ciudad, y obligaron a los ocupante a refugiarse en una de sus torres, donde no pudieron resistir mas de una noche, viéndose obligados a rendirse. Fueron hechos prisioneros junto con el gobernador de la plaza, 150 caballeros, que fueron enviados a trabajar en la construcción de la mezquita de Salé, junto con los prisioneros de la batalla de Alarcos.


En 1197 Alfonso VIII volvió a conquistar la ciudad y acelera su fortificación, para evitar a ser conquistada, incluye en su defensa la novedad de una fortaleza, se construyó el alcázar a principios del siglo XIII, se amuralla la ciudad con doble muro, y con 72 torres, y en la parte alta de la ciudad se construye el castillo con triple muro, profundo foso y puente levadizo. Sus altos torreones a pesar de las diferentes versiones en cuanto a su numero, están adosados a sus muros, lo que indican que se construyeron después de estos.
Estaba coronado este alcázar por ocho grandes torres que le daban un aspecto invencible. Delante de esta fortaleza se extendía la Plaza de los Llanos, que era un descampado de 250 por 140 " pies de ley" de superficie.
El alcázar era de planta cuadrada y ocupaba la superficie que va desde la Torre de Lucia a las casas sindicales, por el sur desde las traseras del colegio de La Salle hasta la Avenida. En total tenia unos 6.120 metros cuadrados. Cabían dentro de él unas 1.000 personas.
La entrada al alcázar se realizaba desde la Plaza de los Llanos, esta entrada estaba flanqueada por dos torres. Por un estrecho corredor se llegaba a una segunda puerta la cual daba acceso al patio central. Este patio central estaba rodeado de una galería de dos pisos, a modo de claustro de amplias columnatas y arcadas. En la parte oriental del patio estaba el aljibe. Este aljibe servía para alimentar el ancho foso que rodeaba toda la fortaleza.
Hay una antigua tradición oral la cual dice que en este alcázar nació una de las hijas de Alfonso VIII, la cual se llamó Mafalda, nombre extraño a los reinos de León y Castilla, pero había sido introducido por la corte portuguesa. Si esta noticia fuese verdadera, esta princesa Mafalda sería la primera placentina de la que se tiene constancia de haber nacido en la nueva ciudad. Murió en Salamanca, un epitafio en la catedral vieja de Salamanca, nos da la fecha de la muerte en 1204. “Aquí yace la ynfanta Mafalda, hija del rey Alfonso VIII de Castilla y de la reyna doña Leonor y hermana de la reyna doña Berenguela, muger del rey don Alfonso IX de León, que finó por casar en Salamanca el año 1204”
Hoy en día solo nos queda el recuerdo y algunas fotografías de nuestro alcázar. Cercana al alcázar estaba una torre de planta cuadrada, y presencia imponente, se la conoce con el nombre de "Torre Lucia". No se sabe ciertamente el porqué de este nombre, una de las versiones dice que como esta torre es la que mira hacia Segura de Toro, pues desde ella se hacían las señales para avisar a esa zona de cualquier peligro que se aproximara. Otra utilidad sería la de hacer grandes fuegos durante la noche para orientar a los caminantes que venían por el Camino Real del Puerto o por la Cañada Soriana-Segoviana la cual está hoy ocupada en muchos trechos por la carretera nacional 110 (Carretera del Valle).
Las señales de peligro consistían en hacer en lo alto de la torre un gran fuego, si era de día se quemaba la leña húmeda para que hiciese mucho humo, si la señal había que hacerla por la noche, se quemaba la leña seca, pues así se conseguía unas grandes llamas, las cuales serian visibles a muchas leguas de distancia, de hay el que a esta torre se la llamase " la torre que lucía".
En las excavaciones llevadas a cabo en esta zona han aportado varios datos, entre ellos el que lo que se conocía como la huerta del convento fue un asentamiento de casas antes de crearse dicho convento de los jesuitas. Seguramente al realizar la obra derribaron las casas que quedaran entre el edificio y la muralla, logrando así un espacio libre y cerrado anexo al convento. También se ha encontrado un depósito de agua, el cual estaría relacionado con el “Arca del Agua” la cual estaba emplazada por esta zona.
Al lado de la Torre Lucia estaba otra torre gemela de esta, la cual se llamaba "Torre de la Reina".
Muchos avatares corrió la Fortaleza antes de caer derribada, fue corral de ganado, almacén, cantera para obras menores, y en 1.893 se convirtió en plaza de toros. En 1.911 el Ayuntamiento decide derribar el "murallón de arriba" para evitar su derrumbamiento y posibles daños a personas.
Pero es en 1.940 cuando se planifica la zona de San Antón, y se manda derribar totalmente los restos del glorioso alcázar Placentino.
Como curiosidad y recuerdo de algo de la Fortaleza nos queda un madroño (árbol) que se transplantó desde esta, a la pista El Nido, y que hoy sigue allí.
Las murallas de Plasencia se construyeron -según otra versión- en el año 1.200, trabajaron en ellas constantemente 9.000 hombres y duró la obra 11 meses. La Cerca (murallas) tenia una superficie de 24 hectáreas aproximadamente, lo cual es una considerable extensión, comparable a la de Burgos, Olmedo, Ciudad Rodrigo y Morella, pero menor que la de Ávila que tiene 34 hectáreas, y la de Salamanca que tiene 110 hectáreas.
La muralla tenia doble muro, una altas cortinas de gran grosor, nueve pies de tercio de vara (de medir paños) y una barbacana. Ambos muros están separados por un foso y reforzados por torreones salientes semicirculares, llamados "cubos". Estos cubos estaban separados a una distancia de 35 metros aproximadamente, que es la distancia que se puede alcanzar con arcos y flechas. Su número no se ha podido determinar con exactitud pero andarían entre los 68 a 80.
La misión de la barbacana o primer muro era impedir el ataque directo a la muralla principal y dificultaba la aproximación de las máquinas de guerra.
El material empleado en su construcción fue la piedra labrada para las puertas y otras partes muy concretas, y el resto de la muralla se realizó de mampostería, la cual era muy abundante en este lugar. Para aglutinante se empleó la cal, la cual se extraía de varios lugares de los alrededores como las dehesas de Fresnedoso, Las Casillas, Berrozanas, etc…
Fray Alonso en sus "Anales" dice: Desde la puerta de Trujillo a la puerta de Talavera, hay 10 cubos o torres.
De la puerta de Talavera a la puerta del Sol hay 12 cubos o torres.
De la puerta del Sol al postigo de San Antón hay 28 cubos o torres.
Del postigo de San Antón a la puerta de Berrozanas hay 8 cubos o torres.
De la puerta de Berrozanas a la puerta de Coria hay 4 cubos o torres.
De la puerta de Coria a la puerta de Trujillo hay 9 cubos o torres.
En su fundación tiene la ciudad 7 puertas, 7 calles principales, 7 plazas, 7 iglesias, 7 conventos, y 7 ermitas. Como se ve el número 7 que es el número cabalístico de los judíos es el que se empleó para su construcción.
Departamento de Recopilacion y Documentacion.de la A.C.P. "PEDRO DE TREJO"
"SEMBRANDO INQUIETUDES"

viernes, 17 de abril de 2009

POSTIGOS DE LA CIUDAD



POSTIGO DE SANTA MARÍA
El postigo de Santa María está entre un cubo de la muralla y la torre-campanario de la Catedral, también conocida como "torre vieja " por ser respetada en la construcción de la Catedral Nueva. En la construcción de las murallas no se contempla este postigo, pero en el siglo XV ya se habla de una pequeña puerta en la muralla que con una escalera salvaba el desnivel natural de la muralla a la Corredera. En el plano de Luis de Toro, dibujado en el siglo XVI, se ve perfectamente este postigo, aunque sin escalera.
Fray Alonso eleva este postigo a la categoría de " Puerta Nueva", a raíz de la remodelación que se hizo "para que tuviesen la suficiente altura que pudiese entrar y salir la procesión del Santísimo de la Catedral a la Corredera”.
Desde el postigo se veía el arrabal de San Juan, la iglesia de San Marcos, la cual había sido anteriormente convento de San Bernardo, el hospital de San Marcos, el cual también se le conocía como "Hospital de los Pobres", la iglesia parroquia de San Juan Bautista, y a la otra parte del río el colegio de San Fabián, o Colegio del Río.




POSTIGO DE SAN ANTON
El postigo de San Antón es también conocido con la denominación: del Postigo, o Puerta de la Fortaleza. Estaba situado entre la fortaleza y la torre Lucia.
El motivo de abrir aquí un postigo y no una puerta quizás se motivara a que esta es la zona de murallas más llana y menos protegida por el río y los desniveles del terreno, y por lo tanto sería la parte más fácil de atacar.
En el año 1.789, el postigo de San Antón fue destruido junto con parte de la muralla con el fin de darle mayor amplitud. En el año 1845 se reutilizó el arco de la puerta principal de la iglesia-convento de los Padres Franciscanos Descalzos (Puerta del Sol) como portada del postigo. A comienzos del siglo XX no quedaban restos del postigo.
Enfrente del postigo estaba la ermita de San Antón y el Acueducto, y en el interior estaba la plaza de los Llanos, al lado de la fortaleza.
POSTIGO DEL SALVADOR
El postigo del Salvador sigue la línea de los de Santa María y San Antón, está flanqueado por una torre que se encarga de su defensa..
Este postigo es silenciado por los historiadores placentinos y solo se sabe de el por los Libros de Cuentas de Propios de la ciudad, los cuales dan noticias de sus cuidados; en 1.507 se mandaba " adobar la entrada del postigo Del Señor Sant Salvador”.


POSTIGO DE SANTIAGO
El postigo de Santiago se encontraba en las proximidades de la iglesia del mismo nombre (hoy Cristo de las Batallas). También este postigo ha sido olvidado por los cronistas de la ciudad, se sabe de el por las Ordenanzas de Plasencia en el siglo XVII en las cuales se obliga a tirar los desperdicios de las carnicerías " que lo echen aliende el Postigo de Santiago.. La función del postigo quedó anulada al construir los Jesuitas su convento en esta zona, pues cortaron la calle de Cartas, que era la que terminaba en el postigo, y se lo anexionaron como puerta de uso privado del convento.
Durante mucho tiempo se le conoció en Plasencia con el nombre de "Puerta de la Afrenta”, pues por el salieron de la ciudad los Jesuitas cuando la orden de expulsión de Carlos III, hecho que quedó muy grabado en la memoria de la ciudad.
Departamento de divulgacion de la A.C.P."PEDRO DE TREJO"
SEMBRANDO INQUIETUDES

viernes, 10 de abril de 2009

LA FAZ DE JESUCRISTO



Me veo en la obligación de dar a conocer como creyente uno de los muchos tesoros ocultos en nuestra ciudad, se trata de un cuadro del tamaño de un folio, pintado al óleo, data del año 1648, el anverso representa la cara de Cristo, y en su reverso una inscripción de Publio Lentulo, la cual podéis traducir y corregir si en ella me he equivocado.



Relación que PUBLIO LENTULO, Proconsul, escribió al Senado romano desde “JERUSALEN”



APARECIO EN NUESTROS TIEMPOS UN HOMBRE. DE GRAN VIRTUD. LLAMADO JESUCRISTO A QUIEN LAS GENTES LLAMAN PROFETA DE VERDAD Y SUS DICIPULOS. DICEN QUE ES HIJO DE DIOS. RESUCITA A LOS MUERTOS Y SANA ENFERMEDADES. ES HOMBRE DE MEDIANA ESTATURA Y DERECHA Y MUY PARA SER VISTO. TIENE TANTA REVERENCIA EN SU ROSTRO QUE LOS QUE LE MIRAN SE INCLINAN A AMARLE Y TEMERLE . TIENE LOS CABELLOS DE COLOR AVELLANA. BIEN MADURA HASTA LAS OREJAS. SON LLANOS DESDE LA CABEZA HASTA LOS HOMBROS, SON DE COLOR CERA, PERO RELUCEN MÁS. TIENE EN MEDIO DE LA FRENTE Y LA CABEZA UNA CHENCHA A MANERA DE LOS NAZARENOS. TIENE LA FRENTE PLANA. PERO MUY SERENA. EL ROSTRO SIN NINGUNA ARRUGA NI MANCHA. ACOMPAÑADA DE UN COLOR MODERADO. LAS NARICES Y BOCA NO LAS PUEDE NADIE REPREHENDER CON LA RAZON. LA BARBA TIENE ESPESA Y A SEMEJANZA DE LOS CABELLOS NO LARGA. PERO HENDIDA POR MEDIO. EL MIRAR LO TIENE MUY SENCILLO Y GRAVE. LOS OJOS LOS TIENE LARGOS Y CLAROS. CUANDO REPREHENDE ESPANTA Y CUANDO AMONESTA APLACE. HACESE AMAR. ES ALEGRE CON GRAVEDAD. NUNCA LE HAN VISTO REIR. LLORAR SI. TIENE LAS MANOS Y BRAZOS MUY VISTOSO. EN LAS CONVERSACIONES CONTENTA MUCHO. EN LA VISTA Y PARECER ES EL MAS HERMOSO HOMBRE QUE SE PUEDE IMAGINAR.


El ser querido se me iba para siempre, mi madre abrió su ojos lánguidos y los poso en mi.

José Antonio Pajuelo Jiménez. De la A.C.P. ”PEDRO DE TREJO”
SEMBRANDO INQUIETUDES

viernes, 3 de abril de 2009

LOS PENITENTES Y LA SEMANA SANTA




Hoy parecería fuera de lugar separar a los penitentes de los nazarenos en las procesiones de la Semana Santa, pero no fue así siempre. En los primeros tiempos del cristianismo, cuando todavía no se habían instituido los ritos de la Semana Santa, ya existían los penitentes, los cuales no eran más que pecadores apartados de la Iglesia por sus faltas cometidas.
El concepto de pecado y la gravedad del mismo han ido evolucionando con el paso de los siglos y cosas a las que hoy no le damos importancia tenían una gran repercusión en épocas pretéritas.
La Iglesia, en sus primeros siglos, castigaba con gran rigor a los infractores de sus normas imponiéndoles grandes y largas penas, las cuales habían de cumplir si querían ser reintegrados al seno de la misma.
Entre los castigos impuestos por la Santa Madre Iglesia estaban las peregrinaciones a ciertos lugares señalados del catolicismo, tales como Jerusalén, Roma, Santiago, etc. Esas peregrinaciones -que hoy se hacen casi en plan de romería o turismo- en aquellos tiempos significaban un gran sacrificio, tanto por su duración como por la dureza de los caminos y medios para realizarlas, pues eran miles los penitentes -después llamados peregrinos- que murieron en los caminos, tanto de enfermedades como por violencia contra ellos. Hasta el extremo que las instituciones religiosas y civiles tuvieron que tomar decisiones de apoyo para impedir, dentro de los posible, estos hechos, creando los hospitales, cofradías y refugios de peregrinos establecidos a los largo de las grandes rutas de peregrinación.
El penitente no podía llevar consigo ningún bien, pues el primer paso era desprenderse de toda propiedad, vestir un sayón o saco de ínfima calidad y realizar el viaje suplicando la caridad y el perdón de los demás.
Pero no a todos se les condenaba a peregrinar. Si el pecado era de los que en aquellos tiempos se consideraba grave también se imponía un castigo físico y, además, era acompañado de la expulsión del pecador del seno de la iglesia hasta la consumación de la pena. El cumplimiento del castigo pasaba por distintas etapas de cumplimiento hasta que era expiado y, de esa forma, conseguir el perdón por parte de la iglesia.
Entre las etapas que se seguía para lograr la expiación se encontraban las siguientes: Al pecador se le exponía públicamente, anunciando su pecado y el castigo aplicado; se le prohibía hablar con los demás fieles; se le prohibía la entrada a la iglesia, teniendo que permanecer fuera del atrio de la misma suplicando a los fieles, mediante su aflicción y presencia, que rezasen por él, pues al pecador también le estaba prohibida la oración, ya que se le había separado de la comunidad cristiana. Pasado un tiempo se le permitía oír la Palabra de Dios desde el pórtico de entrada a la iglesia. Pasado un tiempo se le permitía entrar, pero ocupando el sitio más alejado y oscuro, teniendo que salirse al comenzar la misa, al igual que los catecúmenos, ya que no pertenecían a la iglesia todavía. Y, por fin, una vez concluida la penitencia se le acogía en la comunidad cristiana.
Este reingreso solía hacerse coincidiendo con la Resurrección de Cristo, pues significaba la muerte del pecado y el inicio de la nueva vida. Para llegar a este reingreso, debería de multiplicar su penitencia en la semana anterior.
Y llegamos al verdadero origen de la Semana Santa o Semana del Penitente:
El penitente se vestía con un saco viejo, se llenaba la cabeza de ceniza, ayunaba y se infligía multitud de castigos corporales como prueba del arrepentimiento que sentía, haciendo recorridos a las distintas ermitas existentes en los extrarradios de las poblaciones, pero sin entrar en ellas en ningún momento.
Con estos antecedentes podemos comprender el origen de nuestras cofradías penitenciales, las cuales en sus principios eran todas de sangre.
Entre todas ellas destacó la cofradía de la Vera Cruz, ya que fue una de las primeras en fundarse, estando muy ligada desde sus comienzos a la Orden Franciscana.
Los castigos más utilizados en esa época fueron las laceraciones, producidas por espinas, astillas, cuerdas, clavos, cadenas, cruces, etc. Quizás lo más utilizados fueran los azotes, tanto con ramas espinosas como con látigos, en sus distintas variedades.
Al masificarse estos actos penitenciales, en los cuales la iglesia como tal no participaba, se vio la necesidad de regularlos, pues escapaban a su control y ponían en peligro la autoridad de la misma.
En un principio se impuso que las penitencias se hicieran conjuntas y en procesión. De esta manera se podía controlar tanto su duración como su intensidad, siendo sus recorridos, generalmente, desde la población hasta alguna ermita o humilladero situados en las afueras. Este recorrido se aprovechó para aleccionar a los penitentes, instaurando en su recorrido las catorce estaciones de la pasión de Cristo, pasando a denominársele el “Camino del Calvario” o “Vía Crucis”.
Tiempo después, el Papa Clemente VI prohibió los azotes en las procesiones, cambiándolo por cánticos y oraciones. Esta medida no fue muy aceptada por el pueblo y se siguieron realizando, a pesar de las penas canónicas que proclamaba la iglesia. De esa época se conservan algunos rituales de Picados y Empalados en diversas localidades de la geografía española.
Al prohibir los castigos corporales y, para darle otra finalidad a la procesión, se pensó en sacar alguna imagen y hacer un catecismo público, con lo cual la iglesia se hacía con el control del acto, pasando los penitentes a un segundo plano y siendo el protagonista principal el “Paso” o Imagen de la procesión.
Como recuerdo de aquellos primeros penitentes ha llegado hasta nuestros días detalles y objetos tales como La Ceniza, que no solamente nos recuerda la ceniza nuestro origen y destino, sino que fue empleada para afear la cabeza y cara del penitente y de esta manera hacer más repulsiva su figura; La Túnica o Hábito, que en su principio no fue más que un saco sin ningún adorno (en documentos antiguos se cuenta que su origen data del siglo XIII (1260) en la ciudad de Perusa en Italia, en la cual un ermitaño llamado Rainero conminó al pueblo a vestirse como los Ninivitas, con sacos); El Cíngulo, que se lleva en la cintura como recuerdo de los látigos usados en las penitencias; Los Hermanos de Carga, que son los herederos del antiguo Penitente, ya que se cambió el castigo del azote por el de cargar con las Imágenes; Los Hermanos de Luz y Velas, estos son los herederos de las personas piadosas que solían alumbrar a los penitentes para evitar que en sus desplazamientos por el campo pudieran caer en barrancos o grietas del terreno; La Caperuza ó capucho, que en sus orígenes sería solamente un paño que el penitente se pondría en la cabeza para no ser reconocido y guardar su intimidad. La Santa Inquisición utilizó la caperuza –conocida por algunos como “el caperúz”- sin tapar la cara, para manifestar que el que lo llevaba puesto era un pecador; y El Silencio Procesional, pues mientras que en las demás procesiones de Cristos, Vírgenes y Santos se suelen cantar alabanzas, las procesiones penitenciales se realizan en silencio total, recordando la prohibición que se aplicaba al penitente en su primera fase de no poder hablar con los demás fieles cristianos.

Plasencia, Semana Santa del año 2009
Pedro Luna, hermano cofrade de la Santa y Vera Cruz de Plasencia.

SEMBRANDO INQUIETUDES.A.C.P. "PEDRO DE TREJO"

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.