viernes, 31 de marzo de 2017

LAS TRES VERTIENTES DE LA SEMANA SANTA

27 de marzo de 1981 - nº 13
Este artículo, se publicó en la revista de la Asociación Cultural Placentina “Pedro de Trejo”, con motivo de la Semana Santa de 1981. Como podemos ver, a pesar de haber pasado casi 30 años, sigue estando en total vigencia con los tiempos actuales
Resultará extraño, sin duda, el que una asociación como la nuestra, que se precia de no hacer discriminación alguna entre credos e ideologías y donde está prohibido hacer comentarios en uno y otro sentido de las distintas creencias o ideologías, saquemos a relucir el tema religioso de la Semana Santa. Pero hemos de advertir al que se sienta sumido en esta extrañeza, que en España, la Semana Santa, además de constituir un acontecimiento de extraordinario valor religioso, lleva implícita otras vertientes de notable importancia: cultural y económica.
El aspecto religioso es de suma transcendencia, por constituir las procesiones una predicación abierta a todos; una catequesis con plasmaciones visuales del mayor acontecimiento en que se apoya la fe cristiana, y un ejemplo de mortificación para cuantos contemplan estos desfiles.
Como manifestación cultural es, tal vez, una de las más completas que puedan celebrarse en nuestras ciudades. Es una síntesis de nuestra etnia nacional; una bella tradición de creación hispana; una interpretación plástica del sentir de un pueblo, y una importante exposición de esculturas que luce las más importantes talla de nuestros más destacados imagineros.
La vertiente económica, inevitablemente unida a toda actividad humana, tiene también aquí una importancia nada desdeñable, ya que el turismo proporcionado por nuestra singular Semana Santa es una magnífica fuente de riquezas.
Dediquemos atención a la Semana Santa.
Departamento de Investigación y Recopilación de la A.C.P. “Pedro de Trejo”

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.