domingo, 29 de diciembre de 2013

Enigmas Arqueologicos de Extremadura



Las sepulturas de tipo antropomorfo excavadas en roca.

Ordenar lo más sistemáticamente posible la serie de problemas que plantea la arqueología, es ir sin temor a dudas a enfrentarse con el enigma de las sepulturas de tipo antropomorfo excavadas en roca.
 El silencio más absoluto de las fuentes históricas nos suma en la perplejidad de desconcertar las deducciones logísticas. La absoluta falta de documentación epigráfica nos cierra toda pista para poder concretar cronológicamente cuando y quienes utilizaron estas sepulturas, ni a qué clase de gente o pueblo pertenecieron.
La falta de ajuares, ya que todas, absolutamente todas las sepulturas estudiadas por nosotros, han sido violadas, no encontrándose en ellas ni las tapaderas, por lo que no nos dan ninguna luz que pueda esclarecer este misterio. Y así es que encontrando más que incógnitas, no podemos resolver la ecuación.

Pero lo  que sí es cierto y no admite ninguna duda, es que las sepulturas existen, y que estas sepulturas, ciertamente, han sido utilizadas.

En relación con la ubicación según García Bellido, (sesión de trabajo del IV Congreso de Estudios Extremeños celebrado en Mérida) se hallan en varias regiones españolas, pero en ninguna parte hay tantas como en Extremadura, aunque podemos encontrarlas en todo el oeste de España. Personalmente llevo estudiadas un centenar de ellas, pero seguro que pueden triplicarse en la provincia de Cáceres.

Y ahora formalicemos el primer interrogante: ¿Que cronologación podemos asignarlas?. Aquí hallamos la primera dificultad. Arqueólogos e historiadores que han tratado sobre el asunto,( desde luego muy pocos), varían en su apreciación  sobre la época de estos enterramientos fueron efectuados, construidos y utilizados.

Maluquer en su “Carta Arqueológica” las cataloga como tardo-romanas o visigodas, o mejor dicho hispano-visigodas. Rebate de una forma casi categórica el Dr. Sayans esta apreciación, cito literalmente:” Es significativo el hecho de no haber encontrado sobre las paredes rocosas de estos enterramientos ni una sola muestra del “complejo” grabador que arrastró el pueblo romano y, necesariamente sus continuadores”, “Artes y Pueblos primitivos de la Alta Extremadura”.

Por otra parte, y esto  pondría fundamento quizá la apreciación de Maluquer, el hecho de que precisamente aparezcan en alrededores de las ermitas muy antiguas de los pueblos extremeños, pudiera inducir a considerarlas como enterramientos paleo-cristianos. Pero el hecho de que existen alejadas de estos pequeños santuarios, nos autorizan a poner en duda dicha apreciación del Profesor.


Como hipótesis de trabajo, el Dr. Sayans Castaño, del que cito literalmente: “es que estas tumbas surgidas en la mezcla  de concepciones antiguas egipcias y etruscas, fueron traídas a nuestra tierras por gente de Cartago, gentes influenciadas en creencias y en prácticas por el pueblo del Nilo a través de Palestina y del etrusco durante sus comuniones en las luchas contra Italia.

Por mi parte creo que si el pueblo cartaginés pudiera ser el autor de esta clase de tumbas, no se compagina con el poco tiempo que estuvo en esta zona, dejara tanto rastro de su presencia y no lo hiciera en zona del Levante español donde estuvo mucho más tiempo y no dejo señal de esta clase de enterramientos.

Un hecho demostrado históricamente de que algunos clanes celtibéricos practicasen los sacrificios humanos, sobre todo con los prisioneros de guerra sirvieron para justificar agresiones y represalias de los generales romanos. Pues bien si  los celtíberos practicaron esta salvaje costumbre y al mismo tiempo exponían los cadáveres a la voracidad de las aves en expositorios campesinos, ¿no podrían servir estas tumbas? “aventuro hipótesis” lo mismo que en otros países como la India, se exponen los cadáveres?, en la región de Bombay, en  las Torres del Silencio para que las aves los devoren.


¿Qué finalidad tendrían dejar los cadáveres al descubierto?, en más de un centenar estudiadas, no encontramos la tapadera, que sería monolítica de encontrase, ni restos de cerámica, tégulas o escorias de hierro, nada de nada. ¿Sería un lugar para el secado de los cadáveres?, "momificación", y posteriormente serían enterrados en otro lugar. Pero tampoco se han encontrado restos de momias en la zona. Por otro lado tampoco hay demasiadas tumbas infantiles, dado el índice de mortalidad  infantil que debería existir.

 Y para terminar diremos lo que al principio estamos ante una ecuación que no sabemos más que el resultado. Los datos no son más que incógnitas. He aquí, por lo menos para mí, un inquietante y seductor problema.

Jose Antonio Pajuelo Jimenez. 
                                 
                                          "SEMBRANDO INQUIETUDES"

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.