miércoles, 12 de junio de 2013

NOVILLADA: JULIO DE 1896.


                                      REVISTA DE LA NOVILLADA
Se celebró el día 4 de Julio de 1896, por varios jóvenes y distinguidos  aficionados Placentinos, y presidida por las bellas Srtas. Josefa Estévez y María Sequeira.
    Fiesta del día, los toros punto de cita, la plaza; en el encierro, dos fieras; en el cartel, dos espadas.
Tarde esplendida y calurosa como se requiere para esta tarde de espectáculos, animación inusitada en la Ciudad; ir y venir de bellas señoritas ataviadas con la clásica mantilla española, que se reúnen con anticipación para pasar la tarde admirando la gallardía y gentileza, el valor y el donaire de sus amigos, de sus admiradores, tal vez de su adorador, rodar de coches que se preparan para llevar al circo a toreros y espectadores; en una palabra, todo el bullicio agradable y ensordecedor que trae consigo la fiesta nacional.
Llegaron al ruedo, y a los pocos minutos en medio de atronadores aplausos aparecieron las bellas presidentas Josefa Estévez, que era conducida del brazo por el joven Pedro Sánchez Ocaña, y María Sequeira conducida también del brazo de su hermano Marcial. Ambas iban elegantemente adornadas con la sin par mantilla blanca que realza su indiscutible hermosura.
En los palcos destacan muchas señoritas placentinas, todas guapas, elegantes, alegres y satisfechas al verse obsequiadas y distinguidas por los jóvenes y simpáticos aficionados al toreo; el sombrero ultra-pirenaico ha cedido el puesto que usurpará en la cabeza de nuestras bellas placentinas, á esa prenda española por excelencia que tanto realza  la hermosura de un rostro ovalado y de unos ojos soñadores, á la mantilla.
Llegada la hora convenida, aparece el joven Fernando Ocaña, caballero en un brioso caballo tordo y manejándolo con la maestría que todos conocían, hace el despejo seguido de toda la cuadrilla; los jóvenes aficionados van correctamente vestidos de corto.

Y sale el bicho llamado TABERNERO, perteneciente como el otro a la ganadería de D. Juan Sánchez Ocaña y Clavijo; tenía el novillo pelo negro; nevado y lucía una artística moña, formada por una flor de lis y dos largas cintas de raso, que da la idea del buen gusto de la presidenta Pepita Estévez que la había regalado.
Capeado TABERNERO por los niños, embiste con coraje, y Fernando Ocaña le arranca la moña, que regala a la presidencia, tomó el bicho nueve varas de Ángel Delgado y Juan Ocaña Silva, que picaron como dos buenos piqueros; a los quites oportunos los espadas Julio Monge y Barberán. Cambiada la suerte, tomo los palos Antonio Benítez y previa a una salida en falso colgó un par de banderillas casi en su sitio, Julio Monge clavó un par muy regular, y Benítez repitió con otro par; sonó el clarín y cogió los trastos Barberán, que se dirigió a la presidenta y brindó según costumbre; con serenidad y no escaso del conocimiento de la difícil suerte trasteó al bicho, que estaba algo quedado, y se arrancó a matar dándole un pinchazo en hueso; más pases y media estocada en su sitio; otro pinchazo y el espada intenta el descabello, acertando a la tercera: Palmas.
El tiro de burros guiados por Ventura delgado, Juan Eduardo y José Silva, arrastro el cornúpeto ya difunto.


PENDÓN. Era el segundo y el ultimo de la novillada, de la misma ganadería, negro; no lució la preciosa moña regalada por la presidenta María Sequeira, por no podérsela podido clavar. Tomó doce varas buenas en su mayoría, de los citados piqueros Juan Ocaña Silva y Ángel Delgado, estando muy oportunos a los quites  los espadas y demás lidiadores; fue banderilleado bastante bien por Antonio Benítez y Barbaran, y el bicho pegando:

Pero se iergue el espada,
y asiendo el trapo bermejo
y el estoque reluciente
de empuñadura de fuego
machacando hacia el astado
como ordena el Reglamento,
a las lindas presidentas
dice, las piernas abriendo
y la montera en la mano
a guisa de acatamiento.
“Brindo al las Presidentas,
Por las niñas del salero
Por el valor, por Plasencia
Por lo noble, por lo bueno.”
La muleta replegada
y oprimida por los dedos;
En la derecha el estoque
lleno de vivos reflejos
Y moviendo la persona
Con airoso contoneo,
Llega a la fiera, Julito
paso tras paso, sereno,
Y despliega la muleta
Con arrogancia y denuedo,

Para dar cuatro pases con conocimiento de arte y unos pases más y un pinchazo que no agarró por quedarse el novillo; otro pinchazo y otro; compúsole con dos pases bueno, y dio media estocada que hizo doblar al bicho. Palmas.
Muy bien, el Director de Plaza Fernando Verea, bien los espadas, y bien todos los lidiadores.
La presidencia acertada y atrayendo las miradas de la concurrencia-
El Ganado de primera; la entrada superior.
                                       “SEMBRANDO INQUIETUDES”





Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.