viernes, 26 de septiembre de 2008

COLORES HERALDICOS




CURIOSAS NOTICIAS HISTÓRICAS SOBRE EL PENDÓN DEL CONCEJO DE LA CIUDAD DE PLASENCIA Y SUS COLORES HERÁLDICOS

Periódico “El Regional” - martes 14 de diciembre de 1965

Existen datos históricos, que no ofrecen lugar a dudas, por estar tomados del Archivo Catedralicio por don José Benavides Checa, Chantre que fue de la S.I.C. de Plasencia, y expresados en su libro inédito, referente a la historia de nuestra Catedral, Obispos y Cabildos que se sucedieron.
Las noticias sobre el Pendón del Concejo placentino, acaso las únicas que se conocen, se encuentran en el primer capítulo de la parte titulada “Señorío de Jaraicejo”, página 59 del Apéndice.
De una manera sucinta tomo algunos datos sobre el asunto que nos interesa, que literalmente dicen así:
“Entre las poblaciones que más se distinguieron en el agitado periodo de la Reconquista, fue la ínclita e invicta ciudad de Plasencia.
Su fundador, el justo y noble rey D. Alfonso VIII, la concedió FUERO particular, la señaló extensos límites, y la hizo señora de considerable número de villas y lugares.
Plasencia aumentó en inoperancia, con el extraordinario número de héroes y guerreros que en ella fijaron su residencia, y aun no contando cuatro lustros de existencia, supo en más de una vez, infundir pavor en las filas enemigas con el PURPÚREO Y SINOPLE PENDÓN DE SU CONCEJO.
Es decir, que como el “sinople” se le denomina en heráldica al color verde, nuestro antiguo Pendón ostentaba los colores heráldicos de púrpura y verde, partidos en dos bandas.
Claro es, que si se tratara de reconstruir en la actualidad el antiguo Pendón placentino, debería llevar dos caras iguales en colores, con el escudo de la ciudad y su lema o leyenda por el anverso, y el sello rodado de Alfonso VIII en el reverso, cuyo sello se halla reproducido en unos de los reposteros del balcón del Excelentísimo Ayuntamiento.
Siguen los datos:
Creció la estimación a Plasencia, con las victorias que obtenía, y se multiplicaban los privilegios y exenciones, para el Clero y Pueblo, que en las gloriosas lídes rivalizaban con justicia el UT PLACEAT DEO ET HOMINIBUS, escrito por su fundador con caracteres indelebles de oro.
¿Quién ignora que el Obispo D. Domino con su Clero, y el Concejo de Plasencia, ambos con sus gentes de armas, prestaron importantes servicios en la frontera con la conquista de Trujillo y Medellín en 1232 ?
¿Desconoce alguno la parte muy activa que tomaron los placentinos en las conquistas de Baeza, Jaén, Córdoba, Murcia y Sevilla, lo mismo que otras muchas villas, lugares y castillos?.
Dice también una nota en apartado:
En septiembre de 1218 era Alcaide o Regidor de Plasencia D. Gil Pérez, el que al momento acudió con sus huestes al llamamiento que hiciera el Rey san Fernando para la conquista de Sevilla, a la que acudieron los más distinguidos capitanes y guerreros placentinos: Rodrigo Villalva, Alvar, Pedro Gonzalo, Nuño Núñez, Martín y Diego Gómez, Ruy González, D. Gonzalo González, padre de Dñª Sol, Sancho Sánchez, Rodrigo Rodrigo, D. Gonzalo Pérez de Plasencia, Lope de Ayala, Diego García, Diego Pelaez, sobrino del Deán, Gonzalo Gil, Polo Martínez, Diego Polo, Pedro Amador, Sancho Polo, y los ballesteros de a caballo, Juan Gil, Sancho Martín, Diego Mateo, Juan Pérez de Plasencia y D. Benito Pérez el Ballestero a quien más tarde el rey D. Alfonso otorgó el poblado y la dehesa de Ferruz, para poblarla y defenderla contra los “Golfines”que desbastaban Extremadura.
El rey D. Sancho IV en 1285 otorga la villa de Jaraicejo, que a la sazón era ya una fortaleza importantísima, al denodado guerrero, Capitán D. Gonzalo Godinez, cuya villa constituyó en señorío, pero este continuó en la Casa del Rey siendo muy estimado y más tarde en 1288, estando D. Sancho en Vitoria hace merced de Jaraicejo y sus términos, derechos y pertenencias a Pedro Sánchez de la Cámara, y ordena al Concejo placentino no contradiga la orden de posesión.
En 1294 Pedro Sánchez de la Cámara hizo donación del Señorío de Jaraicejo al Obispo D. Domingo, al Deán y Cabildo placentino, con el molino y dehesas que le correspondían.
Se hizo la donación ante el escribano público de Burgos D. Gonzalo Pérez y signado por D. Alfonso Martínez, Escribano Real.
Pasan cinco siglos y el Señorío de Jaraicejo, deja de ser del Obispado y Cabildo placentinos por el decreto de desamortización promulgado en el siglo XVIII por el rey Carlos III.
Entre estos curiosos datos históricos, subrayo con mayúsculas el nombre de Sancho Polo, uno de los capitanes que se distinguieron en la Reconquista, cuyo nombre se ostenta todavía en una calle de la ciudad.




FRANCISCO MIRON.




SEMBRANDO INQUIETUDES.A.C.P. PEDRO DE TREJO.

domingo, 21 de septiembre de 2008

PRIVILEGIO DEL ALCALDE DE PLASENCIA


UN CURIOSO PRIVILEGIO DEL ALCALDE DE PLASENCIA
Periódico “El Regional” - martes 14 de marzo de 1967

La extraordinaria afluencia de fieles a los cultos solemnes de la Semana Santa en la Catedral de Plasencia hace que sea conocidísima la costumbre de comulgar el Jueves Santo el Alcalde de la ciudad emparejado con uno de los Canónigos. Se trata de un privilegio singular que tiene incluso episodios pintorescos en su historia.
La Sagrada Liturgia prescribió siempre que los seglares comulgaran después que los clérigos. Y así lo sigue ordenando. No obstante el Presidente de la Corporación Municipal comulga el Jueves Santo apenas lo han hecho los Canónigos que ofician en el Altar y acompañado del más caracterizado de los que están en el Coro. Este privilegio va unido a la concesión de otros dos de menos relieve: el recibir una llave del Sagrario del Monumento y acercarse a adorar la Cruz el Viernes Santo después de los Canónigos y acompañado del más antiguo de los Beneficiados.
No he podido encontrar documentos fehacientes del comienzo de lo que tal vez al principio fue tan solo una devoción más o menos antilitúrgica. Pero era costumbre inmemorial cuando a fines del siglo XIX un Obispo ejemplar – Casas y Souto – la creyó una corruptela inadmisible y en Santa Visita Pastoral mandaba al Deán en octubre de 1880 que de no existir el privilegio de que se venía usando se diera cortés aviso - al Alcalde – para que no se presentara a recibir la Comunión sino después de todo el Clero y que igualmente dejara de hacérsele entrega de la llave del Monumento.
O el aviso no fue cortés o hubo excesiva susceptibilidad o las pruebas no estaban claras, lo cierto es que en alborotada sesión municipal de enero de 1881, el Ayuntamiento acordó no volver corporativamente a la Catedral mientras no se reintegraran al Alcalde los derechos de que siempre había disfrutado en la Semana Mayor. El acuerdo no se comunicó al Cabildo hasta el miércoles santo y aquel año se suspendió la tradicional costumbre con comentarios para todos los gustos. Y a los pocos días una pintoresca consecuencia. El Cabildo, como todos los años, organizó, cumpliendo una Real Orden, solemnes funerales en la Catedral por los muertos del 2 de mayo de 1808 y, como siempre, invitó al Ayuntamiento. Contestó éste excusándose en cumplimiento de su acuerdo. A la vez enviaba al Cabildo atenta invitación para el funeral que la corporación había organizado para el mismo día y a la misma hora en la parroquia del Salvador. Estaba al frente de ella el tristemente célebre Cura Mora. Las actas de la época no registran en que dirección se volcaron los patriotas para rogar por los héroes de la Independencia.
Volvamos al privilegio del Alcalde. Las cosas no podían continuar así. Se acudió a Roma exponiendo los hechos. Todos tenían interés en la solución cordial. La petición elevada a la Santa Sede fue debidamente informada por el Prelado. Y en junio del mismo año, exactamente el día 14, en sesión extraordinaria y jubilosa el Ayuntamiento revocaba el acuerdo tomado en enero por haberse recibido un Rescripto favorable de la Sagrada Congregación de Ritos fechado el 15 de mayo de 1881. En el se faculta al Alcalde de Plasencia para comulgar el Jueves Santo con el Canónigo más autorizado de los oficiantes. También a recibir una llave del Sagrario del Monumento siempre que esta no sea la real sino una simbólica.
Exceptuados los años de laicismo oficial ningún Alcalde ha olvidado tan singular y honroso privilegio.

De D. Manuel Sanchez Mora.


SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P, PEDRO DE TREJO.

jueves, 18 de septiembre de 2008

MANUEL LOPEZ SANCHEZ MORA

Nacio en Jaraiz de la Vera (Cáceres). Terminados estudios eclesiásticos y previa oposición, en la que obtuvo el numero 1. Fue nombrado párroco de Aldeacentenera.
Después de nueva oposición, fue promovido a la Parroquia de Logrosán y nombrado Arcipreste de aquel distrito.
Oposita y gana la Canongia de Archivero-Bibliotecario en la Catedral de Plasencia.
Durante cuatro veranos cursó estudios de especialización en la Universidad Pontificia de Salamanca, y consigue, mediante oposición, la Cátedra de Estilística e Historia de la Literatura latina en el Seminario Diocesano
Al inaugurarse la Emisora Local de Radio Plasencia fue nombrado asesor religioso de la
misma y durante cinco años pronunció desde sus estudios una charla semanal de divulgación de la doctrina de la Iglesia.
Fue miembro destacado de la Junta Ejecutiva de la Coronación Canónica de la Stma. Virgen del Puerto Patona de Plasencia.
Presento interesantes ponencias a todos los congresos de Estudios Extremeños, sobre historia y cultura de Extremadura
Publico innumerables artículos de investigación histórica en periódicos y revistas especializadas así como conferencias en el Aula de Cultura de la Caja de Ahorros de Plasencia, siendo a la vez consejero de la misma.
Autor de de diversos libros sobre historia, arte y monumentalidad.
Fue premiado por el Excmo. Ayuntamiento de esta Ciudad por un trabajo histórico sobre el COLEGIO DEL RIO.
Fue secretario del Ilmo. Cabildo de la Catedral.
Falleció en Palencia el 20 de Noviembre de 1979.

SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P. PEDRO DE TREJO

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.