viernes, 30 de mayo de 2008

ESDIFICIOS JACOBEOS




EDIFICIOS JACOBEOS DE PLASENCIA
IGLESIA DE SANTIAGO
Conociéndose esta iglesia como antigua parroquia de Santiago, situada a extramuros y en el camino de ronda de la ciudad que enlaza con la calzada de la Mesta, o camino de Castilla, que atraviesa Traslasierra, hacia el norte, por el puerto donde se halla ubicado el Santuario del Puerto, sea podido comprobar que esta iglesia fue construida exprofeso para uso del peregrinaje jacobeo.
Los clásicos signos del peregrino invaden toda ornamentación y en sus piedras encontramos labradas, conchas, calabazas, bordones y otros detalles significativos, de tal forma que esta sola iglesia nos bastaría para asegurar la importancia en estas peregrinaciones a Compostela.
Fray Alonso, en su obra, ”HISTORIA Y ANALES DE LA CIUDAD Y OBISPADO DE PLASENCIA”, editada en 1626, cita entre las parroquias la de Santiago, extramuros, hoy conocida como Santuario del Cristo de las Batallas, por darse culto a él a esta venerable imagen que, según parece, estuvo antes en la Iglesia de Santa Elena. Ante esta imagen hacían su juramento los caballeros. En esta parroquia existía la cofradía de San Gil, que pudo tener su origen en la pequeña ermita que este santo que Benavides Checa sitúa junto a la carretera del valle.
La planta de la iglesia es rectangular, con un ábside de románico muy pronunciado cubierto con una bóveda de ladrillo. Es de tres naves, que fueron edificadas en el siglo XVI por el obispo D. Gutierre de Vargas y Carvajal, cuyo escudo se ve como elemento decorativo en los entre dos de los arcos que separan las naves, alternando con otros que tienen las cruces de la Ordenes Militares, especialmente de Santiago
ESCUDOS DE LA IGLESIA DEL CRISTO DE LAS BATALLAS
Estos escudos representan unas peculiares e interesantísima rareza, a no ser expertos en heráldica nos dejan confuso en cuando a su interpretación; si bien resultan inconfundibles los atributos de peregrinos en ellos labrados.
Los escudos del obispo D. Gutierre de Vargas y Carvajal no presenta ninguna dificultad, al ser de sobra conocido por la profusión con que se encuentra en toda la ciudad y aún en toda la diócesis, dadas la gran cantidad de obras que realizo este dinámico prelado llamado también el “obispo empresario” por las empresas que acometió durante su episcopado, entre las que se incluyen las de armador de naves para el comercio de las Indias. Se aprecia claramente en estos escudos las aguas de los Vargas en un lado y la banda de los Carvajales en el otro.
De los restantes escudo los más curiosos son unos que se encuentran grabados sobre dos bordones cruzados en forma de aspa; en su centro figuran las cinco conchas de peregrino, cada una también sobre bordones cruzados; a un lado del escudo están esculpidas unas calabazas, y al lado opuesto lo que parece ser una limosnera.
Otro de estos lleva en su centro la cruz de Alcántara o Calatrava, con la flor de lis en todos sus extremos y cuatro conchas de peregrinos en sus esquinas, estando la quinta concha fuera del escudo, en la parte superior del mismo; a un lado y a otro figuran también las calabazas colgadas de sendos bordones en forma de aspa.
Otro que presenta una gran singularidad, tiene también cuatro conchas en sus esquinas y otra en la superior, igual que en anterior, pero la cruz presenta el árbol de Santiago y los brazos de los extremos flordelisados, propios de las de Calatrava o Alcántara; también están esculpido sobre dos bordones cruzados de los que cuelgan unas calabazas y una limosnera.
Tiene junto a la portada un alto relieve de Santiago peregrino, enmarcado con las llamadas “bolas de Ávila”, de tiempos de los Reyes Católicos y debajo había un limosnero.
La imagen de Santiago peregrino tallada en madera, que era titular de la iglesia, la regalo D. Juan Torrejón Barba a la parroquia de Casas del Castañar, desconociéndose su paradero actual.
En la parte exterior de los sillarejos que forman el ábside, en el atrio ajardinado y detrás de la cruz de piedra instalada en el mismo, hay dos piedras labradas en las que se encuentran esculpidas dos curiosas cabezas humanas.
Todos estos detalles habían pasado desapercibidos, se ponen al descubierto para aquellos curiosos placentinos, ya que no habían sido citados anteriormente por otros historiadores, y nos demuestran claramente que esta iglesia estaba dedicada de exprofeso al culto jacobeo y que la incidencia del peregrinaje compostelano debió de ser de extraordinaria importancia.
IGLESIA DE SANTIAGO o CRISTO DE LAS BATALLAS.
La iglesia del Cristo de las Batallas se llamó en sus orígenes, ermita de Santiago Apóstol, como lo demuestra la figura que está esculpida en la fachada principal, en la parte derecha de la puerta de entrada. Esta figura perteneció a la antigua ermita, ya que la actual surgió de una reforma casi total que se realizó en el siglo XVI.
Por la década de 1.920 se volvió a restaurar este edificio, durante las obras se llevó el Cristo a la iglesia del Salvador. El párroco que estaba en esos momentos se llamaba D. Juan Torrejón Barba, y fue un personaje muy conocido en toda la ciudad. Era este D. Juan beneficiario contralto de la catedral.
Al realizar esta reforma se quitó la imagen titular de Santiago Matamoros, y se le regaló a la iglesia de Las Casas del Castañar, a la de Medellín le regaló un Ecce Homo, y una imagen de San Juan Bautista, de buena talla, se la regaló a un amigo suyo para que la donara a su pueblo en la provincia de Alicante.
En el interior de la nave se pueden ver labrados, los escudos del obispo Vargas y Carvajal, así como la Cruz de Santiago, conchas de peregrinos, bordones, calabazas, limosneras, etc..., todos ellos relacionados con la tradición jacobea.
En una restauración que se hizo en la ermita de la Cruz (hoy Santa Elena) se sacó la imagen del Cristo, y se llevó a la ermita de Santiago Apóstol mientras durasen las obras, pero al terminarse estas, la gente de Plasencia se opuso a que se volviera a llevar el Cristo a su antiguo aposento, quizás porque la ermita de Santiago estaba mas cerca de la ciudad, o quizás porque les gustaba más verlo allí, el caso es que la imagen se quedó en la ermita de Santiago.
Debido a esto se cambiaron los nombres de la ermita de la Cruz, que al no estar el Crucifijo en ella se la puso bajo la advocación de Santa Elena.
La ermita de Santiago pasó a llamarse desde entonces ermita del Santísimo Cristo de las Batallas, y así se sigue llamando en la actualidad.
Ante esta sagrada imagen juraban los caballeros y tropas placentinas, defender la religión y la patria, cuando iban a entrar en combate contra los moros.
Las tropas placentinas entraban en combate al grito de: "PLASENCIA, POR SANTA MARIA"
Sobre esta imagen del Cristo de las Batallas hay una leyenda que dice que fue esculpida por un ángel o por el mismo Jesucristo.
También fue costumbre durante muchos años, que las mocitas de Plasencia fuesen a rezar el Credo durante treinta y tres martes delante de esta Sagrada Imagen, y así se les cumplirían sus deseos de amor.
Esta iglesia guarda una serie de santos que son muy populares entre la población, entre ellos están: Santa Rita, San Antonio, La Virgen de Fátima, Santiago, etc…
HOSPITAL DE SANTA MARÍA o DE DOÑA ENGRACIA DE MONROY
Este hospital se fundó en el año 1.300 por el placentino Don Nuño Pérez de Monroy, el cual fue abad de Santander y fue el maestro cantero Diego Díaz.
El motivo de llamarse de doña Engracia de Monroy, es porque esta señora era prima de don Nuño y propietaria del solar donde se construyó el hospital. Esta mujer vio como morían sus dos hijos en un duelo en el Puente de Nieblas. El duelo era debido a unos amoríos que se traían los hermanos.
De la antigua construcción solo se conserva el arco ojival de entrada a la iglesia. En el año 1.500 se construye la capilla, y en 1.524-1.559 sufre el hospital grandes reformas. Siempre tuvo este hospital grandes mecenas que lo mantuvieron en activo hasta nuestros días.
Se puede decir que es uno de los hospitales que más tiempo ha estado en activo, pues le faltaban muy pocos años para hacer los 700 ininterrumpidos como hospital. Hoy está destinado a varias funciones sociales, como museo, conservatorio de música etc.
Su fachada principal (Plaza de la Catedral), es renacentista, sobre la portada se ve una imagen de la Virgen, sobre ella una cruz floronada de la Orden de Santiago cantonada con cuatro veneras (conchas),por lo cual se le considera un hospital de peregrinos, y a los lados de la hornacina de la Virgen sendos escudos del linaje de los Monroy. El escudo de esta estirpe está cuartelado en cruz, en el primero y cuarto se ve un castillo de oro, y en el segundo y tercero, ondas de veros.
Además de estos escudos se pueden ver muchos más por todas las paredes interiores y exteriores de este gran edificio.
De obispos vemos los de Vargas-Carvajal, Ponce de León, Lorenzo Igual y Soria, José Gonzalez Laso de San Pedro, Fray Enrique Enríquez Manrique, Pedro Gonzalez de Acevedo.
Escudos de nobles se pueden ver los de las familias Trejo, Vargas Monroy, Carvajal, Loaysa, Paniagua etc. Tambien se ven los escudos de Plasencia y de la provincia de Cáceres.
En el año 1.802 el obispo Laso compro unas casa que estaban en la calle del Trujillo las cuales eran del Marqués de la Puebla y que habian servido de cuartel al Regimiento Provincial, adosó dichas casas al hospital dandole mucha más capacidad. En la protada de entrada al hospital por la calle de Trujillo se ve el escudo de este obispo Laso y debajo se lee una inscripción que dice así:
“A los enfermos desvalidos el ilustrísimo señor obispo don José González laso Santos de San Pedro erigió este amparo. Año de 1.802”.
Fue posiblemente albergue de peregrinos, suposición que hacemos al observar las conchas y la cruz del primitivo escudo de su puerta principal.
La suposición que se hace, es por la referencia que hace la guía Everest titulada “EL CAMINO DE SANTIAGO”, cuyo autor D. Eusebio Goicochea Arrondo dice que “acogía desde el siglo XIII a los peregrinos por una noche”
La ermita de Nuestra SEÑORA DE LA SALUD, en los manuscritos de los Collazos, padre e hijo que fueron sacristanes de esta ermita de la Salud en el siglo XVIII y que tuvieron admirable curiosidad de llevar un diario de cuanto acontecía en la ciudad, dicen que en el cuarto de los faroles de la ermita, estaba autorizado para que pudieran comer y dormir los peregrinos. Lo que se desconoce, es que si se trataba de peregrinos que fueran de visita a dicha ermita, cuya devoción data de tiempos de Alfonso VIII, o si se refería a toda clase de peregrino.
TEORIA ARQUITECTONICA
Otra de las conexiones de esta zona con el Camino de Santiago, la tenemos en la influencia arquitectónica, que se plasma en algunos de nuestros monumentos y que evidencia la relación de los constructores con las restantes ciudades de la ruta. La prueba más palpable de esta relación se constata a través de las cúpulas gallonadas que surgen a lo largo de la Vía de la Plata y que van a enlazar con el Camino Francés.
En Plasencia aparece una de estas torres, la más meridional del camino, cubriendo la Sala Capitular de la Catedral Vieja o Capilla de San Pablo y que es conocida popularmente como la Torre del Melón. Le sigue hacia el norte la Torre del Gallo de Salamanca, más al norte la Torre del Gallo de la catedral de Zamora, y por último, la Colegiata de Toro. Aparece también en la Catedral de Évora, en lo que se supone camino jacobeo portugués. Siguiendo el camino francés encontramos la más septentrional en Santa María de Angulema, en Francia.
BASE SEMANTICA
Hay lugares cuya denominación lleva el nombre del apóstol, o de algún apelativo que, directa o indirectamente, tenga aunque no sea más que una remota relación con el camino de Santiago y sus peregrinajes.
Santiago del Campo, Santiago de Alcántara, Santiago de Carvajo, Santiago de Aravalle, figuran con cierta frecuencia en nuestra geografía, habría que indagar en los orígenes de estas denominaciones.
Aldeanueva del CAMINO, al denominar a esta aldea nueva, conlleva a pensar que hubo otra más antigua, como lo demuestran los vestigios romanos allí existentes, y el pueblo que aparece a mediados del siglo XV, se le añade el calificativo del Camino, son muchos los pueblos de España que a su denominación principal unen el determinante DEL CAMINO por ser puntos que jalonaban la ruta de Compostela, el calificativo así, sin determinar de que camino se trata, hace suponer que se refiera al “ CAMINO” por antonomasia que en aquella época conducía a la tumba del Apóstol.
La tradición dice que había una bifurcación de caminos, unos continuaban por la Vía de la Plata mientras otros viraban hacia el noroeste, por la Vía Dalmacia, en dirección hacia Ciudad Rodrigo, a unirse a las peregrinaciones de Portugal
POBRES PASAJEROS
Los caminos de Santiago eran una comunicación de la mayoría de los peregrinos, era una ruta internacional, donde la lengua latina debía de ser el vehículo de comunicación oral común entre los individuos de las distintas nacionalidades. De ahí la adopción del término latino “peregrinus” para designar a los viajeros. Pero en las vías subsidiarias, aún empleándose esta denominación latina, era frecuente el uso de otra denominación castellana, derivadas de la palabra “paisaje”; así vemos con frecuencia la denominación de “paisajero”, después pasajeros Para designar a estos peregrinos.
FUENTE DE LOS ALAMITOS
En el año 1754 hubo una gran sequía, y a consecuencia de ella la fuente dejó de manar, una vez terminada la sequía la fuente siguió sin agua, ante este hecho el obispo Don José González Laso (1.766 – 1.803), mandó repararla, así como el camino viejo del Puerto.
Como curiosidad diremos que el encargado de las obras fue D. Mariano Ceferino del Pozo, alias Boquique, el cual fue capitán de los ejércitos Carlistas, y terminó siendo “bandolero” y dando nombre a una cueva y a un tipo de cerámica.
La fuente está ubicada en el antiguo camino de Castilla, punto de salida de los peregrinos que realizaban la ruta jacobea, que desde los hospitales de las Llagas o de la Merced, y el de Dña. Engracia de Monroy, una vez recuperados de sus lesiones, continuaban dicha ruta a través de este camino opcional que desde la Vía de la Plata, a la altura de Carcaboso se desviaban a Plasencia, para el descanso y recuperación de sus heridas.
Cuando sanaban de estas, se dirigían hacia la ermita de Santiago, y desde allí a la fuente y continuaban por el camino de Castilla.
Ubicada en el antiguo camino de Castilla, punto de encuentro de salida de los peregrinos que continuaban la ruta jacobea, que desde el hospital de las Llagas también conocido por Hospital de la Merced y desde hospital de Dña. Engracia de Monroy, una vez recuperados de su lesiones, continuaban dicha ruta a través de este camino opcional que desde la Vía de la Plata, a la altura de Carcaboso se desviaban a Plasencia, para el descanso y recuperación de sus heridas. Cuando sanaban de estas se dirigían hacia la ermita de Santiago, y desde aquí, comenzaban su camino hasta la fuente, y desde esta a Castilla.
Esta fuente se puede considerar como “Fuente de Peregrinos” pues lleva las “veneras” o conchas de Santiago características de las rutas jacobeas.
ALTAR DE LAS RELIQUIAS
A mano izquierda, según se entra en la catedral por la puerta de las cadenas, nos encontramos con un altar de estilo churrigueresco, aunque menos ostentoso que el de La Asunción. Este Altar de las Reliquias se construyo entre los años 1.742 y 1.747 y fue el maestro Carlos Simón el encargado de su elaboración. Esta formado por tres cuerpos y coronamiento. En este coronamiento se ve el escudo del obispo Fray Plácido Bayle Padilla, el cual fue el que lo costeó. En el centro del retablo hay una apoteosis de San Agustín, el cual tiene en la mano una torre que es la representación de la ciudad de Dios, y a sus pies se ven las herejías representadas por una mujer con los pechos al aire.
El primer cuerpo se destina a expositor de diversas reliquias (de hay su nombre), de diversos santos y mártires. Entre ellas destacaremos las de “un pedacito de la Cruz de Cristo”, “dos espinas de su corona”, una de estas espinas la adquirió la catedral a los jesuitas cuando fueron expulsados de España, la otra con un dedo de San Roque fue regalo del obispo Fray Enrique Enríquez. Así mismo se guardan reliquias de San Fulgencio, de Santa Florentina, Santiago, San Hermenegildo, y otras muchas más.
Detrás de este retablo existe una puerta prácticamente desconocida, se la denomina “Puerta de San Agustín”. No se sabe que finalidad puede tener esta puerta, ya que tras ella solo esta una de las escaleras para subir al andito o balcón interior, pero para esta misma finalidad existe otra escalera en la sacristía de mejor elaboración que es la que se usa. Podría ser que esta portada y escalera de San Agustín se realizasen primero y luego se hiciese la escalera de la sacristía, con lo cual quedo la primera sin uso. Para aprovechar el hueco de la portada se realizaría el Altar y Retablo de las Reliquias, con lo cual quedó tapada para siempre la citada portada.
La portada es de estilo muy semejante a la portada de la sacristía, y se piensa que puede datar entre los años 1.513 y 1.522. Sobre su dintel campea una venera y dentro de ella se ve la figura de Santiago El Mayor, con abundante barba y cabello, cubriendo este con un sombrero de ala.
Por estar presidida esta portada por el Patrón de España, y no teniendo nada que ver el altar y retablo que posteriormente se colocaron delante de ella (1.747), tapando así su contemplación, no parece justo que se la denomine “Portada de San Agustín”, sino que debería de llamarse Portada o Puerta de Santiago El Mayor.


SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P. PEDRO DE TREJO.

viernes, 23 de mayo de 2008

EL ADIOS..

ADIOS, DESAGRADECIDOS.

El subteniente Jefe Interino del CIR Centro Plasencia, Juan Matas Garrido, presidió el día 8 de Diciembre del año 1992 el último acto oficial, en el acuartelamiento militar “La Constancia” y confirmó que el próximo 31 de Diciembre la historia militar de Plasencia había terminado.
La celebración de la festividad de la Patrona de Infantería, estuvo precedida de los comentarios de repulsa de pueblo placentino. No obstante, muchos no quisieron dejar pasar, este acto para dar el último adiós, a los militares honestos que incluso han perdido el cargo por defender al cuartel. Pero existían otros intereses oscuros, que nadie quiso reconocer y el cuartel tenía que cerrar sus puertas, era el comentario de algunos asistentes
En el último acto oficial, estuvo presente el obispo de Plasencia y arzobispo electo de Burgos, monseñor Santiago Martínez Acebes. Esta visita inesperada para muchos, fue agradecida por todos, en lo que interpretaron su apoyo de la máxima jerarquía eclesiástica a la labor del ejército ha desarrollado en la ciudad.
En la misa de honor a la Patrona de Infantería, el cura párroco de San José, Don Ángel, tuvo unas palabras emocionadas y de elogio para los militares, que hizo que las lágrimas salieran a relucir a los más antiguos. El cura ofreció la parroquia de San José como nuevo hogar de la Inmaculada Concepción, y puso a disposición de los militares que no abandonan Plasencia su casa, para poder honrar de nuevo a la patrona, otros años sucesivos.
En la celebración también estuvo el presidente de la Asociación Cultural Placentina “Pedro de Trejo” Manuel Díaz López” quien en numerosas ocasiones había criticado el cierre del acuartelamiento “La Constancia”, por la significación histórica que el Ejercito ha tenido en Plasencia y la singularidad del edificio del antiguo colegio de San Calixto, pidiendo, incluso, que éste revierta al patronato de igual nombre.
Los objetos de valor fueron trasladados a Madrid, mientras que otros enseres se distribuirían en Cáceres y Badajoz. El día 31 de este mes, el cuartel seria cerrado definitivamente, si bien permanecería un retén de soldados para las tareas de vigilancia.
El Jefe interino del CIR, lamentó tener que dar esta noticia el día de la Inmaculada Concepción, Patrona del Arma de Infantería, y en la fecha del centenario de su patronazgo.
POR LA PUERTA FALSA:
El ejército se marchó de esta ciudad de Plasencia, por la puerta falsa. La falta de consideración del Ministerio de Defensa, de la Capitanía General de Madrid, de los Mandos Militares de Extremadura, para los placentinos fue desmedida. Se estuvo engañando a esta ciudad desde el principio y esas mentiras solo consiguieron prolongar la agonía de una historia limpia, clara y ejemplar de las miles de personas que han dado su esfuerzo y sus vidas, en dicho acuartelamiento militar.
Casi con nocturnidad le robaron al cuartel de “La Constancia” La Bandera del Regimiento Órdenes Militares 37; en silencio, Defensa mando desmantelar las instalaciones, y, que al final cuando todos sabían que el 31 de Diciembre de 1992 se terminaba una larga historia, estos salvadores de la Patria dejan que sea un subteniente quien invite y presida el último acto oficial después de tantos años de convivencia en Plasencia. No fue justo ni hay derecho, que el Ejercito tratara así a sus hombres y a los placentinos, pero siempre se dijo que hay gente con clase y clases de gente.
El primer teniente alcalde Antonio Olivenza, prometió que se harían las gestiones necesarias para que la Bandera fuera entregada a la ciudad de Plasencia, ya que fue un regalo de la ciudadanía al cuartel. Pero si esta se conservase en la ciudad igual que la Bandera del Regimiento de Voluntarios de Plasencia, actualmente ubicada en antiguo convento de las Claras, presentando un deterioro muy acusado (ver foto de la Coronela, articulo de diciembre de 2007), no nos extraña que las gestiones solicitadas se encuentre paradas, para que esta Bandera se conserve en el Museo del Ejercito, junto a las de otros regimientos desmantelados.



SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P. PEDRO DE TREJO.

lunes, 19 de mayo de 2008

ULTIMA EPOCA DEL REGIMIENTO


Historia del Regimiento dé las Ordenes Militares
CORONELES QUE MANDARON EL REGIMIENTO DE INFANTERIA ORDENES MILITARES N° 37 EN SU TERCERA EPOCA
D. Ildefonso Molins Manzanares.- D. Felipe González García.- D. Francisco Araujo Soler.- D. Virgilio Alvarez Buznego.- D. Mariano Moreno de Vega Astola.- D. Carlos Arces Vellamides.- D. Antonio Rivera Alted.- D. Antonio Delgado Alvarez.- D. Rodrigo Roldán García.- D. Ricardo González Olmedo.- D. José Montaner Luque.- D. NarcisoSánchez Morales.- D. Ricardo Carchitorena Zalve.- D. Miguel Sánchez Pérez.- D. Juan Chicharro Lamanie de de Clairac.- D. Horacio Santos Fernández.
El 16 de Febrero 1941, el Excmo. Ayuntamiento de Plasencia donó al Regimiento la Bandera Nacional.
El 11 de Octubre de 1970 le fue impuesta por el Excmo. Ayuntamiento de Plasencia la Medalla de Oro de la Ciudad, con corbata y lazo para la Bandera y a su coronel se le concedió el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad de Plasencia.
FICHA DE BANDERAS Y ESTANDARTES CAPITANIA GENERAL DE: Madrid.

NOMBRE DE LA UNIDAD: Regimiento Infantería Ordenes Militares.

NOMBRE ESCRITO EN LA BANDERA O ESTANDARTE: Regimiento de Infanteria, Ordenes Militares n° 37.
FECHA Y LUGAR DE ENTREGA: 16 de Febrero de 1941, en Plasencia (Cáceres).
NOMBRE Y APELLIDOS DE LA MADRINA, Dña. María Dolores Simón González, Soltera. Hija del Alcalde Presidente del Excmo. Ayuntamiento de Plasencia.

TAMAÑO DE LA TELA: Ancho 1280 cms. Largo 1465 cms.

CLASE DE LA TELA: Tafetón de seda.

ESTADO DE CONSERVACION: Malo.

TAMAÑO DEL ASTA: (Incluye moharra y regatón). 2,75 mts.

¿TIENE GUARDAMANOS?: Si, CORBATAS,

NOMBRE:, DESCRIPCION Y FECHA DE CONCESION. EL l dia 11 de octubre le fue impuesta por el Excmo. Ayuntamiento de Plasencia la Medalla de Oro de la Ciudad, con corbata y lazo. Por acuerdo del 14 de Mayo de 1982, por el Excmo. Ayuntamiento de Montehermoso le fue otorgada a la Bandera de este Regimiento y previa autorización de la Capitanía General de esta 1ª Región Militar, la corbata del pueblo de Montehermoso (Cáceres), el día 5 de Junio de 1982. OBSERVACIONES: No figuran en la Bandera (mención o corbata) ninguna de las condecoraciones otorgadas por su comportamiento heroico a las unidades de este Regimiento.
HISTORIAL DE LA BANDERA PERTENE CIENTE A ESTA UNIDAD
El Regimiento de Ordenes Militares desde su creación (1793) hasta la fecha actual, ha pasado por diversas épocas denominaciones que en lo que a su Bandera se refiere podemos resumir así.
PRIMERA EPOCA (Años 1793 a 1823) Con el número 40, en el año 1793, y con el número 25 en el año 1812. De esta época no se tienen antecedentes relativos a su Bandera.
SEGUNDA EPOCA (Años 1920 a 1931) El Capítulo de las Ordenes Militares, al tener conocimiento sobre la reorganización del antiguo Regimiento de Ordenes Militares, se ofrece a regalar la Insignia de la Patria a su Regimiento, acto que se realiza el día 9 de Octubre de 1920, en la Plaza de Estella, con asistencia de SM. el Rey Alfonso XIII, que entregó la Insignia a una representación de los Caballeros de las Ordenes Militares, Excmo. Sr. Duque del Infantado, por la Orden de Santiago. y Excmo. Sr Marqués de Acha, por la Orden de Calatrava. La Bandera fue entregada por el Excmo. Sr. Duque del Infantado S.M. el Rey, quien a su vez, la entregó al Regimiento por mediación de su Coronel Ilmo. Sr. D. Angel Morales Reynosa
TERCERA EPOCA (Años 1941.,. Con el número 41 en el año 1941, el 16 de Febrero de mismo año, el Excmo. Ayuntamiento de Plasencia donó este Regimiento la Bandera Nacional, siendo madrina de acto la Srta. MARIA DOLORES SIMON GONZALEZ, vecina de esta localidad. Mandaba el Regimiento a la sazón e Ilmo. Sr. Coronel D. Felipe González García. Por Decreto de 21.12.43 (D.O. núm. 1 de 1944) pasó Regimiento núm. 41 a denominarse Regimiento de Infanteria de las Ordenes Militares núm. 37, recogiendo historial y Bandera del que precede, conservando ésta hasta la actualidad y estando en mal estado de conservación. El día 11 de Octubre de 1970 le fue impuesto por el Excmo. Ayuntamiento de Plasencia la Medalla de Oro con Cm bata y Lazo, mandando en estas fechas el Regimiento el Coronel Ilmo. Sr, D. Rodrigo Roldán Garcia. El día 5 de Junio de 1982, el Excmo. Ayuntamiento de Montehermoso le otorga a la Bandera del Regimiento la Corbata del Pueblo de Montehermoso, mandando en esta fechas el Regimiento el Ilmo. Sr. Coronel D. Juan Chicharro Lamanié de Clairac.
La Compañía Operaciones Especiales nº11 fue fundada en 1969 y dependía del Regimiento Inmemorial nº 1 en Madrid.
Tras vivir 10 años como una COE independiente, pasaría el 26 de marzo de 1979 a formar parte del primer Grupo de Operaciones Especiales formado en la 1º Región Militar donde se uniría junto con la COE 12 (Plasencia), este seria el primer GOE originado en España.
En septiembre del 79 este GOE fue totalmente operativo, con la creación de la COE 13 y la consolidación de la Compañía de Plana Mayor.
El año 86, y por la I.G. 13/85, el GOE toma el nombre de "Ordenes Militares", heredado del Regimiento de Infantería núm. 47, de ese nombre que, por reorganización del Ejercito, fue disuelto.
En 1996 y tras 17 años unificados en el GOE I, pasaría a la disolución total del grupo, junto con las otras tres COES.
SEMBRANDO INQUIETUDES. A. C. P. PEDRO DE TREJO

jueves, 15 de mayo de 2008

HISTORIA DEL REGIMIENTO (II)

SEGUNDA EPOCA (1920 1931)
REORGANIZACION. El Capítulo de las Ordenes Militares, al tener conocimiento sobre la reorganización del antiguo Regimiento de Ordenes Militares, se ofrece a regalar la insignia de la Patria a su Regimiento, acto que se realiza el día 9 de Octubre de 1920, en plena plaza de ESTELLA, con asistencia de S.M. el rey Alfonso XIII, que entregó la Insignia, y representación de los Caballeros de la Ordenes Militares el Excmo. Sr. Duque del Infantado, por la Orden de Santiago y Excmo. Sr. Marqués de Hacha, por la Orden Calatrava. La bandera fue entregada por el Excmo. Duque del Infantado a S.M. el rey, quien a su vez, la entrega el Regimiento por mediación de su Coronel D. Angel Morales Reynosa. Conservando el privilegio concedido al Presidente del Consejo de las Ordenes Militares, a la sazón el Excmo. Sr. Duque del Infantado, SM. el Rey Alfonso XIII, tiene a bien otorgarle y confirmarle la investidura de Coronel honorario del Regimiento sin fueros ni ejercicios de Autoridad Militar
DISTINTIVOS. Por R. O. C. de 23 de Enero de 1921, se dispone use el Regimiento el lugar del núm. 77 como distintivo, un Rombo en el que irán encerradas las cruces de las Ordenes Militares.
HECHOS DE ARMAS MAS IMPORTANTES.
Batallones expedicionarios de este Regimiento, toman parte en la Campaña de nuestra zona del Protectorado, Sectores de Ceuta- Tetuán y Tetuán-Xauen, en los años 1921-1922 y 1924-1925-1926, destacándose en los combates retirada de XAUEN, DAR-AKOBA-XERUTA, KAMARA, ZOCO EL ARBAA DE BENI ASAN, FONDADILLO, TARANIS, KERIKKRA Y KARRICH.
CONELES QUE MANDARON EL REGIMIENTO.
D. Angel Morales Reynosa.
D. Jesús María Echevarría.
D. Antonio Morales.
D. Lino Cordal.


TERCERA EPOCA (1944-...
ORGANIZACION. Finalizada la Guerra Civil (1936-1939) y en virtud de una Orden Ministerial, se organiza en el año 1940, el Regimiento de Infantería n°41, al que sirven de base los Batallones y Banderas de la F. E. T. y de las J. O. N. 5. siguientes: 3ª.de Argel; 6ª y 12ª de CASTILLA; 5ªde PAVÍA; 10º de GRANADA; Bandera de Ntra. Sra. de la CABEZA. Dicho Regimiento n.º 41 forma parte de la División de Infantería núm. 12. cuya cabeza radica en BADAJOZ. En él se refundió el Batallón de Ametralladoras n.° 7 que antes guarneció Plasencia, recogiendo su historial. Por decreto del 21-12-43 (B.0. nº1, de 1944) pasó el Regimiento nº 41 a denominarse Regimiento de Infantería Ordenes Militares núm.37.
En virtud de la Instrucción General ( I.G.) núm. 158-107 del E.M.C., de fecha 1.3.59, pasa a denominarse Agrupación de Infanterías Ordenes Militares núm. 37, pasando a formar parte de la División núm. 11 que tiene su cabecera en Madrid. Nuevamente, en virtud de la I.G. núm. 163-2, de fecha 20.3.63 derivada de la I.G. núm. 163-132 del E.M.C., toma denominación de Regimiento de Infantería Ordenes Militares núm. 37, a partir del 1 de Abril de 1963, pasando a formar parte de la D. O. T. núm.1 (Fuerzas de Defensas Operativas del Territorio), que tiene su cabeza en Madrid.
HECHOS DE ARMAS DEL BATALLON DE AMETRALLADORAS Nº 37, CUYO HISTORIAL RECOGIO EL REGIMIENTO.
Al iniciarse la Guerra Civil, este Batallón aseguró el triunfo en la ciudad de Plasencia y todo el Norte de la Provincia de Cáceres. Por ser la única Unidad de Ametralladoras existente en Zona Nacional, dio origen a varios Batallones de esta especialidad y de otros de fusileros granaderos (Batallones 1°, 17°, 27º, 37.°, 161°, 162º, 179ºº., y 508. distinguiéndose brillantemente en las siguientes acciones: Ocupación y defensa del ALTO DE LOS LEONES; Operación de ruptura en el cinturón de BILBAO; Batalla de BRUNETE y paso del JARAMA; Operaciones de SANTANDER y ASTURIAS; Combates de MULETOS y CELADAS; Operaciones para la liberación del Cerco de TERUEL; Ocupación de la fortificación de VILLASTRE; Operaciones del MAESTRAZGO y LEVANTE: Rotura de las líneas enemigas frente a la Cabeza del PUENTE DE SEROS; Defensa del VILLAR DEL PEDROSO, CARRASCALEJO (Cáceres) y de la posiciones de ALCA ZAR, SOSET, AYTONA y BENIZAMET (Lérida); Operaciones sobre CATALUÑA, con la ocupación del MACIZO DE MONT MENEU y de la S.° DE MONT SANT; maniobra del VALLS DE TARRAGONA; Ocupación de REUS, BARCELONA, FIGUERAS Y COLL DE PERTRUS. Por su destacado y heroico comportamiento, les fueron otorgadas la Medalla Militar a las siguientes unidades: A la Cía. 1.ª del 1.Bón., por Orden de 24.4.37 (B.O. núm. 190); al Bón. núm. 161, por Orden de 1.844 (B.O. núm. 178).




Del Servicio Histórico del Ejercito


SEMBRANDO INQUIETUDES.A.C.P.PEDRO DE TREJO.

miércoles, 14 de mayo de 2008

HISTORIA DEL REGIMIENTO


HISTORIA DEL REGIMIENTO ORDENES MILTARES (I)

PRIMERA EPOCA (AÑOS 1793-1823)
NOMBRE: Regimiento Ordenes Militares. Con el numero 40 en el año 1793 y con el numero 25 en el año 1812.
SOBRENOMBRE: Defensor de la Fe y de la Ley.
ESCUDO DE ARMAS: Ostentaba por Armas en Cuarteles de Oro y Plata las cuatros Veneras o Cruces de las Ordenes Militares.
PATRONA: Veneraba por su Augusta Patrona a la Inmaculada Concepción de Mª Santísima.
VESTUARIO: Los colores que uso en su vestuario, durante la dinastía en la Casa de Borbón, fueron los siguientes:
1793. ………CASACA BLANCA …DIVISA ENCARNADA Y VERDE
1802………..CASACA CELESTE DIVISA ENCARNADA Y NEGRA
1805………..CASACA BLANCA…DIVISA AZUL
1815………...CASACA CELESTE DIVISA ENCARNADA
1821………...CASACA AZUL…… DIVISA CARMESI
FUNDADOR: El Duque de Arión.
ORIGEN: S.M. El Rey Carlos IV, deseoso de aumentar las tropas destinadas a combatir la Revolución francesa, se dirigió a las Corporaciones del Reino, Grandeza de España y a las grandes ciudades y villas, solicitando su ayuda para esta empresa: El Consejo de las Ordenes Militares, se ofreció al Monarca en 15 de Mayo de 1793, para formar un Regimiento costeado por las rentas de sus encomiendas. Aprobado este plan por el Rey, tuvo lugar la organización del Primer Batallón de LEGANES, constituyendo su base piquetes de los Regimientos ZAMORA, GUADALAJARA y TOLEDO: el segundo Batallón se organiza en OCAÑA con reclutas andaluces, aragoneses y valencianos, enganchados por disposición del mismo Consejo de las Ordenes Militares y sirviendo de cuatro destacamentos de los Regimientos de LEON Y SORIA. El tercer Batallón se organizo merced de una oferta que hizo al Rey el Duque de Arión de reclutar a sus expensas 900 hombres, eligiéndole al mismo tiempo por Coronel de este Regimiento. Destinado el Regimiento a ultramar en 1815, se organizo, en su defecto, el “gemelo” peninsular de CASTILLA LA VIEJA, entrando en él, como elementos, constituyentes, los Regimientos de SANTIAGO, MONDOÑEDO Y CANSADOS DE GALICIA. El “viejo” de este nombre, regreso a la Península el 4 de noviembre de 1822, uniéndose al “gemelo”. El 18 de Septiembre de 1823, quedo disuelto el Regimiento, sin que conste razón para ello, aunque , tal vez, lo fue por reorganización del Ejercito.

HECHOS DE ARMAS MAS IMPORTANTES
GUERRA DE FRANCIA (1794-1795)
GUERRA DE LA INDEPENDENCIA (1808-1809-1810-1812-1813)
Defensa de “BAILEN”, ocupación de la “ERMITA DE SAN CRISTOBAL”, batalla de “CASCANTE” y sorpresa de “ORDAGO” (1808),batalla de “UCLES” y retirada de ”RORTOLA”(1809); batalla de “BORNOS” (1812); reconquista del “ CASTILLO DE PANDORBO”, bloqueo de “PAMPLONA” y batalla de “SORAUREN”(1813).
GUERRA DE AMERICA (1815-1821)
GUERRA CONSTITUCIONAL (1821-1823). Tuvieron sus acciones en los diferentes lugares VILLARUERO,”LEORZ”,”ESPINOSA”,”CARCASTILLO”,”NAVACUES”,”RONCAL”,”BENAVENTE”, (1821), y bloqueo de “PAMPLONA” (1823).
CORONELES QUE MANDARON EL REGIMIENTO.
Duque de Arión. D. José Fernández de Abascal, D. Antonio Deza. D. Carlos de Areizaga.
D. Francisco de Paula Soler. D. Alejandro Ujeda. Y D. Francisco Javier de Llamas.


(CONTINUARA)

SEMBRANDO INQUIETUDES.A.C.P. PEDRO DE TREJO

domingo, 11 de mayo de 2008

HIJOS Y VECINOS DE PLASENCIA

El Exmo. Sr. D. Antonio Vicente de Arce, teniente General de los Reales Ejércitos y Consejero del Supremo de la Guerra, ya esta referido, hizo la guerra de Gibraltar de Capitán del compañía de Cazadores Provinciales de Plasencia, concluida que fue, ascendió a teniente Coronel, y al poco tiempo Coronel del Regimiento, como tal salio a la cabeza de él a los Pirineos, donde continuó haciendo la guerra a la Republica francesa, hasta que se verifico la paz, en la que se porto con toda discreción y valentía en las muchas batallas que se encontró, por sus servicios SM. Le honro con el grado de Brigadier.

En el año 1799, fue nombrado coronel de la Columna de Granaderos Provinciales de Castilla la Nueva, con la cual opero en la guerra de Portugal, finalizada que fue, le dieron el grado de Mariscal de Campo y al poco tiempo de Teniente General.
En 1808,. Con motivo de los grandes acontecimientos de Madrid, fue nombrado Vicepresidente de la Junta que se creo en esta Ciudad de ornamento y defensa a favor del nuevo Rey Fernando VII, y por ausencia de su presidente, lo tomó el, la misma que dejo por orden del Gobierno, paso a Navalmoral de la Mata, con objeto de reunir todo los dispersos que bajaban de Madrid y otras partes, unos de los muchos que se presentaron fue el Exmo. Marques de Malpica, Grande de España de primera clase, al que nombro por unos de sus ayudantes, caballero que mereció el aprecio de su jefe por su buen comportamiento y decisión a favor del Rey. De aquí paso al puente de Almaraz, punto que le destino la junta creada en Badajoz.
En 1809, la Regencia del Reino paso a Oviedo, dándole el mismo Gobierno por asesor al regente de la audiencia de Cáceres, con el fin de entusiasmar y arreglar negocios de suma importancia, lo que verifico con la mayor delicaleza, mereciendo por su buen porte que el Gobierno le diera las gracias. En supradicho año de 1809, fue concedido con el grado de Teniente General; el de 1812 nombrado diputado para las Cortes de Cádiz, por esta provincia y el de 1817, S.M. le honró haciéndole Consejero del Supremo de la Guerra, en cuyo desempeño murió.

D. José María Púez, Teniente Coronel del Regimiento de Infantería de América, Caballero de la. Real y Militar Orden de San Hermenegildo y condecorado con dos cruces de distinción por acciones de guerra. Se halló en la guerra contra la República francesa y en la mayor parte de sus acciones principales Hizo toda la de la Independencia, en la que se encontró en los sitios de la inmortal Zaragoza, hasta su rendición, por los que fue declarado benemérito / de la Patria en grado heroico y eminente. En las batallas de Medellín, en el sitio de Badajoz hasta su rendición; en la. De la Albuera; en le toma de Badajoz, a los franceses.
De las Peñas de San Pedro salió con cuarenta hombres para proporcionar víveres al castillo por carecer de comestibles, lo que logró con mayor exposición, po r estar sitiada la plaza por los franceses e introdujo y fue causa pera que el castillo no se rindiese. Por cuyo arrojo, el Excmo. Señor Capitann Coronel del Ejercito de Murcia, le dió las gracias. Tambien se encontró en varias acciones principales y tres veces hecho prisionero.

Siguen dando servicio a sus Reyes, los hijos y vecinos de Plasencia.

D. Vicente de Vargas y Laguna.- Señor del Barrado y Villanueva de ls Sierra, Regidor Perpetuo de preeminencia de esta Ciudad, Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos. Hizo su carrera en el Real Cuerpo de Guardias de Corps.
En 1807.- el Gobierno pidió a esta ciudad para el ejército francés que entro en Portugal, comandado por el Mariscal Junot, 800 fanegas de trigo, 1000 de cebada y otros artículos. Vista tal exigencia por D. Vicente, para aliviar al pobre labrador, dio 100 fanegas de trigo, la misma que cedió después a beneficio de la nación.
En el año 1808, por unanimidad de votos, fue electo vocal por esta ciudad de la Junta Suprema que se creo en Badajoz por orden de la regencia del Reino con el fin de levantarse en masa la provincia contra los ejércitos del francés. Lo que ejecuto haciendo tomasen las armas, toda la juventud sin distinción de clases, la que fue armada, vestida y mantenida, ya que en breve tiempo se presento en campaña. En ausencia y enfermedades del Capitán General de la provincia, obtuvo la presidencia de ella.
Por lo fiel y lealmente que desempeño su cometido, fue condecorado con la medalla en la que se veía el busto de Fernando VII, y al reverso se leía: Defensa de Extremadura. El sueldo que gozaba de Brigadier lo cedió para la ayuda y sostén de ella, por lo que por sus buenos servicios el Rey le premio con la faja de Mariscal de Campo.


D. Antonio de Vargas y Laguna.- Sr. De Barrado y de Villanueva de la Sierra. Embajador y Ministro plenipotenciario por la Corte de España, cerca de su Santidad Pío VII, era hermano menor de D. Vicente, de quien heredo todos sus señoríos. Hizo su carrera en la Universidad de Salamanca, fue bibliotecario mayor de SM. Y después nombrado embajador por la Corte de España cerca de su santidad. El Rey Fernando VII le honro con el titulo de Marques de la Constancia, en premio a la conducta que tubo con los franceses que le llevaron prisionero con su Santidad al castillo de Finistrille, donde le ofrecieron darle todo lo que pidiese, con mil honores si juraba fidelidad a Napoleón. Su contestación fue, que desde la cuna había nacido español y nada más, cuya manifestación alabaron los mismos enemigos. Concluida la prisión y la guerra, siguió con la embajada hasta Octubre de 1824, que murió en Roma.


D. Isidro Nieto de Cepeda.- Regidor perpetuo de esta Ciudad, fue teniente Coronel del Regimiento Provincial de esta Ciudad de Plasencia.

D. Vicente Nieto de Cepeda.- Mariscal de Campo de los Reales Ejércitos de SM. Caballero de la Gran Cruz y Placa de la Real Militar Orden de San Hermenegildo. Era hermano menor del anterior, los dos hijos de esta ciudad. Sirvió en el R. de Córdoba, hizo la Campaña de Gibraltar, y también de la R. Francesa, en esta el 17 de diciembre de 1791, en el ataque que dieron en la ciudad de Tolom, quedo por muerto en el campo de batalla, así dio la noticia nuestra Gaceta, por lo que su hermano Isidro, mando hacerle el entierro, como lo verifico la parroquia de S. Martín de esta. Ya hacia cuatro años que todos lo daban en la eternidad, cuando recibe el hermano una carta de Francia.

Abriéndola, cual fue su sorpresa conociendo la letra de su hermano, serenándose la leyó Su contenido era el siguiente: Hermano, ya era hora que te ponga al corriente de mis padecimientos, pero estoy lleno de satisfacción por tenerlos sellados en el campo del honor, el 17 de diciembre en los campos de Tolon, recibí siete heridas, cinco de sable y dos balazos, concluida que fue,, los enemigos recogieron a los heridos y los muertos, en estos últimos estaba yo, pero Dios, la casualidad, que como estaba tendido en tierra conservaba la espada empuñada, lo que llamo la atención de un físico y la curiosidad le movió a tomarla, Dios permitió que tocase la mano para que conociese que aún no estaba muerto, percibiendo el cirujano, que conservaba algún calor, me tomo el pulso y se cercioro de mi existencia, me coloco en una camilla, llevándome a un hospital del referido Tolon, donde me reconoció las heridas y me hicieron las primeras curas, más habiéndome visto la profundidad de tres, la del costado derecho y la del rostro, perdió la esperanza de sacarme adelante ( sin saber por que fue tal el interés que tomo por mi existencia, que llamo la atención de todos en el hospital ) por ultimo a su asiduidad debo la vida. El gran Napoleón, entonces coronel de artillería, ha visitado varias veces el establecimiento, y en todas ella ha preguntado por mi, ignoro el porque.
He estado sin poder hablar por las heridas del rostro nueve meses, el que se ha quedado bastante desfigurado, y si no te he escrito antes es por que la heridas lo han impedido y ya bueno por no tener disposición en el deposito que he estado. Contéstame sin perdida de correo etc….
Si no ponemos la hoja de servicio, es la causa de que todos sus papeles pasaron a su sobrino D. Joaquín de Herrera y Nieto, residente en Granadajara de América. Murió a los 90 años en el 1830.

Los capitanes D. Jerónimo Montoya, D. Juan Amador regidores perpetuo y el Teniente D. Blas Quirós, fueron hijos de esta ciudad, y ademas, los dos primeros también hicieron le guerra e la Republica Francesa.

Don Francisco Ramon Morales, brigradier de Caballeria de los Reales ejércitos de su Majestad. Caballero de la gran Cruz y placa de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Dio principio su carrera de cabo primero del Regimiento Provincial de esta Ciudad de Plasencia, del cual paso al el arma de caballería, en la que en compañía de su hermano don Gregorio, coronel del misma arma, hicieron los mejores servicios a favor del Rey. En unas de su infinitas acciones dadas al francés, próximo al Barco de Ávila, recibió cinco heridas de sable las que le tuvieron en peligro de perder la vida, una vez curado, su rostro quedo desfigurado por quedarle la nariz y el labio superior partidos por la mitad de arriba abajo.. Volvio a tomar las armas sediento de venganza, la que sacio a satisfacción en las muchas escaramuzas que tuvo con el enemigo, hasta que concluyo la guerra. Nacio en Cabezuela, pero se crió en esta ciudad.

D.Francisco de Paula de Vargas y Carvajal.- Sr. De Torracaldelo, Regidor perpetuo de esta Ciudad de Plasencia e hijo suyo. Fue coronel de su regimiento Provincial, con el que salio para las Andalucía a ultimo de septiembre de 1807, muriendo de enfermedad en la villa de Manzanares.
D. Antonio Molina.- Regidor perpetuo de esta ciudad y Sargento Mayor de nuestro R. Provincial.
D .Gabriel Lopez.- Sargento Mayor del mismo regimiento sirvió como en el anterior contra la Republica francesa y en la guerra de la Independencia.
D. Calixto Payans y Vargas, Teniente Coronel del R. de Caballería de Lusitania, entro a servir a S.M. en el Real Cuerpo de Guardias de Corps, del cual paso a el expresado Lusitania.
D. Antonio Valdivieso.- Teniente Coronel.
D. Francisco de Paula Fernández.- Capitán de Lanceros de Don Julián Sánchez.
D. Diego Pulido.- Capitán de Infantería de línea de Jaén, este concluida la Guerra de la Independencia, paso a América con el ejercito de Morillo.
D. José Rico.- Capitán de Infantería de linea, paso a América como el anterior, los dos regresaron en el año 1823.
D. Salvador García Monje.- Teniente Capitán de los Lanceros de dicho D. Julian Sánchez, a quien los franceses llevaron prisionero a Francia, donde le tuvieron hasta la terminación de la Guerra.
D. Francisco Claramon.- Capitán de Infantería de línea
D. Antonio Fernández. Teniente Capitán de línea.
D Juan Fernández.- Teniente Capitán del Provincial de esta Ciudad.
D. Francisco Peñasco.- Subteniente del referido Provincial de Plasencia. Dio principio la Guerra de soldado, hizo la guerra de la Republica francesa, la de Portugal e Independencia.
Fueron muertos en la batalla de Medellín, los Subtenientes del Batallon de voluntarios de Plasencia, D. Juan Muñoz y Cabrera, D. Manuel Arenal, D. Alonso Simón Rodríguez, y D. Manuel Fernández.
Mención especial a todos aquellos voluntarios desconocidos que defendieron a su Patria.

SEMBRANDO INQUIETUDES. A. C. P. PEDRO DE TREJO.






viernes, 9 de mayo de 2008

BATALLON DE VOLUNTARIOS


Servicios dados a S.M. por el Batallón de Voluntarios de Plasencia y su disolución, pasados algunos días del 13 de junio en fin de diciembre de 1808.

1808.- Ya esta dicho que nuestro batallón de voluntarios de Plasencia paso a Navalmoral de la Mata, puesto que permaneció durante dos meses y de donde salio con dirección a las inmediaciones de Madrid, pero habiendo recibido contraorden en Santa Cruz de Retamar, bajo a guarnecer la Plaza de Badajoz,, dejándola a los pocos días, para dirigirse a tomar el puente de Almaraz, en cuya custodia permaneció durante bastante tiempo, y desde donde hizo movimientos hacia el valle de Zalamea, , al que desamparo para volver al referido puente de Almaraz ( 11 de enero de 1809), y aquí se estaciono hasta que el ejercito francés, comandado por el General Victor se presento a las orillas derecha del Tajo, con el objeto de pasar el río. A su aproximación nuestras tropas tomaron su ribera izquierda a la que con antelación habían construido varios parapetos, con el fin de no permitir que el enemigo la pasase.

El General Victor, luego que tomo noticias de los españoles, se decidió a pasarlo, para efectuarlo, dio principio haciendo fuego, el que fue contestado con el mejor orden de nuestros valientes por tres días consecutivos; pero costándole a nuestro General don José Gallazo que comandaba nuestra tropa, que de un momento a otro se iba a reunir con el cuerpo de Victor, otro que bajaba de Madrid, y viendo que el enemigo sin podérselo impedir, había colocado dos baterías, las que no cesaban de hacer fuego contra los insignificantes parapetos, tomo la decisión por consejos de sus ingenieros, de cortar su magnifico puente, con el objeto que los enemigos no pudieran pasar a la orilla izquierda. Solo hombres inexpertos, por no llamarlos ignorantes, pudieron sugerir tal idea, la que llevaron a efecto, dando principio con echarles una porción de barrenos a pesar de que varios de los que trabajaban, llamaron la atención del ingeniero principal, diciéndole, que por lo determinado, la mejor parte del puente iba a ser arruinado, contestándole que no era lo que el había designado. El resultado fue el que los trabajadores indicaron, pero no tan solo cayo el arco, sino que también lo acompaño el sabio ingeniero, la desgracia toco a doscientos hombres mas.

El puente quedo cortado, pero no impidió que a los dos días, pasase el ejercito enemigo, y el nuestro se retirase a los campos de Trujillo, y desde aquí al mencionado valle de Zalamea y demás pueblos limítrofes, ya reunidos el batallón de voluntarios y demás tropas que habían defendido el puente, con el General don Gregorio de la Cuesta ,se verifica el ataque a Medellín, el que dio principio el 28 de Marzo de 1809, y al las tres de la tarde, solo se veía en su campos miles de hombres muertos y heridos, de suerte que el francés se sacio de degollar a hombres y lo que mas llamo la atención fue que nuestra infantería le había tomado sus baterías y les hizo ponerse en precipitada fuga con el mayor desorden y tanto que agrupados y sin formación se les veía correr, llegando al extremo que unos y otros se impedían el paso del río de Guadiana. Cuando nuestra infantería creía segura la victoria, vio no sin admiración que los que debían coronarla era la caballería, en vez de entra a descuello con lo que habían resistido sin orden del General. El Jefe francés que lo advierte manda acometer a la suya y lo verifico con éxito tan feliz que con su entrada desordeno nuestros batallones, así que en un momento la batalla se perdió, saciándose los franceses en matar hombres.


SEMBRANDO INQUIETUDES.A.C.P.PERDRO DE TREJO.

miércoles, 7 de mayo de 2008

D. LORENZO IGUAL DE SORIA


Suddelegacion
de Plasencia
SELLO CUARTO
Cuarenta maravedís
Valga para el Reinado de Su Majestad el Señor Don Fernando Séptimo, y año de mil ochocientos y doce.

En esta época nombra Plasencia Diputado de Reinos a D Juan Sevillano, y abdica la corona Carlos IV, en su hijo el Príncipe de Asturias
Al obispo D. José González Laso de San Pedro, sucedió D. Lorenzo Igual de Soria. Este nació en el lugar del Gordo, provincia de Toledo, diócesis de Ávila, en 9 de agosto de 1766. Estudió Derecho Civil y Canónico en Alcalá de Henares, donde recibió los grados de Bachiller, Licenciado y Doctor intoque jure, nomino discrepante.

Fue Catedrático sustituto de Leyes de aquella Universidad y enseguida nombrado Vicario General de aquella Vicaria.
Pasó después a Vicario General de ella y obtuvo una canonía en la Magistral de dicha Alcalá. Hizo oposiciones a varios curatos del referido arzobispado de Toledo hasta que vino a obtener la parroquia de San Ginés de Madrid, siendo después promovido en 1790 a la Vicaria eclesiástica de Madrid y obtuvo la dignidad de Capellán mayor de la Magistral de Alcalá con retención de la Canonjía. Desempeñó el empleo de Inquisidor ordinario de la Inquisición de Corte, que obtuvo estando de Vicario en ella y entonces individuo de la Real Junta General de Caridad de aquella villa. En 12 de setiembre de 1795, fue hecho obispo de Pamplona, cuya silla ocupó hasta que fue trasladado a esta de Plasencia. El 8 de Agosto de 1803, tomó posesión en su nombre el Sr. D. Joaquín García Rioceco, Deán de esta Santa Iglesia y el 3 de setiembre del mismo año hizo su entrada publica, según previene el ceremonial. Nada particular hizo en su pontificado, máxime si se le compara con lo brillante de la carrera de su antecesor. Con motivo de la invasión francesa, fué nombrado presidente de la Junta que se estableció en esta ciudad para la defensa del Reino en 1808 y anduvo fugitivo por algunos pueblos de la diócesis, hasta que nombrado diputado a Cortes por Toledo el año de 1812, se retiro a Cádiz, permaneciendo allí hasta que se hizo la Paz, desde donde se trasladó con el gobierno a Madrid.
Luego que Fernando VII volvió a Madrid de su cautiverio, su Ilmo. paso a la Corte a cumplimentarlo y viniéndose ya para su diócesis murió en la Calzada de Oropesa el 15 de septiembre de 1814, y se le dio sepultura en una capilla que había edificado en dicho pueblo. Fue generoso en extremo, desgraciado en rentas por ser en su tiempo la invasión francesa por Napoleón.

SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P.PEDRO DE TREJO

lunes, 5 de mayo de 2008

1808-1809.III

En la tarde del día 28 de diciembre de 1808, el ejército de tropas francesas al mando del General Lefebre, había pasado el río Tietar y se dirigía esta ciudad, el Sr. Corregidor, los señores de la primera Junta de Gobierno y la mayor parte de los vecinos de ella despojaron y dejaron abandonadas y cerradas sus casas por el temor que tenían a sus enemigos: El corto numero de vecinos que por no tener miedos para ausentarse o por otras causas, se vieron en el desconsuelo de no tener Juez, ni otra autoridad que diese disposiciones para que el enemigo, no destruyese la Ciudad, por lo que empezaron a aclamar en la Plaza Mayor que se nombrase Corregidor, Ayuntamiento y Junta que atendiese a las necesidades del pueblo, á suministrar en modo de lo posible a las tropas francesas lo que pudiesen, para evitar que de algún modo el que incendiasen la Ciudad y pasaran a cuchillo a los pocos habitantes que en ella permanecían; cerca del anochecer, se juntaron en la Casa Consistorial y según dictamen del licenciado D. Francisco Baltasar Cilla, abogado de los Reales Concejos que se hallaba presente y de acuerdo con el numero de vecinos que asistieron, recayó el nombramiento de Corregidor en el anciano D. Francisco Serrano notario eclesiástico, que por sus achaques no había podido salir de la Ciudad, acompañando a su mujer y familia que había mandado a otro pueblo, así como a los otros Regidores, Diputados y Personeros y vocales de esta segunda Junta que se nombrase.

Apenas había concluido dicho nombramiento, empezaron a clamar que estaba en la Plaza Mayor la avanzada de la caballería de las tropas francesas, la Junta acompañada de algunos vecinos bajaron con luz a saber las ordenes que traían, luego que vieron la luz, se dirigió a ellos el Comandante con algunos Dragones y su interprete, y por él los requirió, con las amenazas acostumbrada del degüello , saqueo e incendio, de parte y con mandato expreso del General Lefebre, que habían de entrar en la Ciudad con su gran ejercito de 25.000 hombres, tuviesen prevenidas y prontas, la justicia y pueblo, cien mil raciones de pan y cien mil de carne y cien mil de vino; paja y cebada suficiente par cuatro mil caballos y las demás bestias empleada en las gruesa artillería y crecido equipaje para cuatro dias que había de ocupar el ejercito francés la Ciudad.

Era imposible en tener echas la provisiones que pedían para el día siguiente, lo que oído y entendido por el comandante, no dio otra respuesta, “ que todo lo que se pedía debía estar dispuesto”, y que no tenia orden de admitir excusa, y si para amenazar con el degüello, saqueo e incendio, si amenazaron al Corregidor Serrano con quererle llevar preso, que con desenvoltura y valor le dijo: “que si le llevan preso, ninguna provisión encontrarían”, y así el parlamento fue dejado y la avanzada volvió por donde habían entrado a reunirse con el grueso del ejercito, en una noche lluviosa y oscura.

Era notorio que los molineros y horneros habían huidos dejando los molinos y hornos cerrados; las panaderías estaban cerradas sus puertas y a cuanto pan amasado solo había como unas tres mil raciones, que estaban prevenidas para nuestras tropas; que las carnes solo el obligado de ellas podía en algún modo favorecer al pueblo y así de los demás artículos que pedían y por ello acordaron pedir la ayuda de todos los vecinos existente en la Ciudad y con efecto así se ofrecieron.

El día 29, estando todos calados de pies a cabeza, y apenas había amanecido, cuando les dieron la noticia que iba bajando a la Ciudad por el camino de Malpartida el ejercito francés, saliéndoles a recibirlos el Corregidor y Junta en unión de algunos vecinos, como ya estaba resuelto al General Lefebre, se le alojase en el Palacio Episcopal, y que después se trataría de los demás de alojamientos, cuarteles y demás que fuese ocurriendo, se alojo inmediatamente al General según lo acordado. El Comandante de la Plaza Sevastiany, los comisarios ordenadores, con su guardia de prevención, se dirigieron a la Plaza Mayor con el Corregidor, señores de la Junta y algunos vecinos de los mas útiles; subieron a la Casa Consistorial y dieron orden al Corregidor que no salieran del consistorio, sin tener en cuenta su edad y que chorreaba agua de su vestido.

De lo que primero se empezó a tratar, fue del alojamiento de los Oficiales, según su graduación, de los cuarteles para la tropa de caballería e infantería y de las demás ordenes que dieran a la Junta, siempre acompañadas de amenazas y fiereza al paciente anciano Corregidor. Los comisarios y ordenadores procuraron enterarse de los auxilios de pan, carnes y demás que estaban prevenidos y habían pedido, y entendidos del estado de la Ciudad, de no haber molineros, panaderos, ni mas que un solo cortador, desde luego empezaron a obrar independientes: recibieron el pan que estaba masado y harina, las carnes que tenia preparada el cortador Elvira y las que tenia suyas y de Juan de la Ines, en el corral del matadero.

Pusieron en los mataderos cortadores de su mismo ejército y soldados que les ayudaran y pidieron paisanos que fuesen con ellos al campo por más ganado vacuno, cabrio y lanar. Se apoderaron de los hornos y pusieron en ellos panaderos de sus militares y mandaron para cada horno se nombrase un comisionado del pueblo con paisanos que solo entendiesen en suministrarles la leña y demás utensilios necesarios para el amasijo del pan que hacían por si mismo aceleradamente sin ceñir, sin levadura y sin sal. También pidieron comisarios y gente para los molinos y apoderándose y allanando la Cilla y panera de los Sres. Deán y Cabildo, de allí tomaron a su discreción el trigo que necesitaron para el pan y la cebada para los caballos, además de la que encontraron en los mesones, cuya provisión consumieron con parte de la paja que había en ellos. Además exigieron la suela, corcovan y demás artículos de calzado que repartieron por las compañías del ejercito francés.
Tomaron los paños pardos que había en las fabricas del Hospicio y algunas piezas de paños fino en las casas de los mercaderes, y para dárselos, ó por mejor decir acompañar a los capitanes y tropas, que siempre destinaban a coger cuanto podían, iban vecinos honrados de aquellos que se habían ofrecido a auxiliar y asistir de continuo á la disposición de la Junta.

En la mañana que llegaron los franceses muchos entraron en el Hospital de Santa Maria, y entre ellos algunos con el solo objeto de robar, como tambien las cosas de los enfermos. Los primeros comieron y bebieron cuanto había, así como el buen vino de la cosecha del establecimiento, y se llevaron todas las ropas que pudieron y el metálico, quina y otros medicamentos de farmacia y los daños que causaron ascendió a 10.000 reales.

Los sufrimientos del Sr. Corregidor fueron atroces, pues además de su prisión y de las continuas amenazas, cuando llegaba la noche el triste hombre se acostaba sobre una estera envuelto en su capa y con las ropas mojadas desde el primer día, poniendo el sobrero de cabecera. Le daban una hora de termino al medio día, para ir a su casa, pero con guardias, y como no hubiere ninguna persona que le asistiera, el tenia que encender el fuego y prepararse una sopa que era lo que comía durante todo el día. El resto de la Junta podía ir libremente a sus casas, dormir y alimentarse; pero a él le tuvieron preso y custodiado como inestimable talismán, para que le obedeciese la Junta y el pueblo en aquello que necesitaban los franceses., hasta el día primero de enero de 1809, en el que salieron con dirección a Castilla, y no obstante el resto del día sin cesar lloviendo lo empleo conforme estaba y acompañado de los señores de la Junta en recorrer y reconocer las iglesias que hallaron cerrada y sin lesión; en poner vecinos honrados que guardasen la Cilla de los Sr. Deán y CabiLdo, mientras se componían las puertas principales que habían destrozado; en cerrar las de las casas de los vecinos que se habían ausentado; en recoger colchones y otros efectos que estaban en la Plaza, calles y cuarteles y depositarlo todo para devolvérselos a sus dueños bajo aquellas precauciones que dispuso la Junta, con otras cosas de buen gobierno, hasta que por la noche a instancia de los Alcaldes de barrio y de otras personas que se ofrecieron a velar a la población, se recogió a su casa a quitarse la ropa mojada desde el día 28 de Diciembre.
D.Francisco Serrano Alvarez Rodriguez, fué el Notario del Tribunal Eclesiastico de la Ciudad y Obispado de Plasencia.

Aquí concluye la primera entrada de los franceses en Plasencia.

EN MEMORIA DE AQUELLOS PLACENTINOS Y PERSONAS HONRADAS QUE SUPIERON SALVAGUARDAR NUESTRA MUY NOBLE Y LEAL CIUDAD DE PLASENCIA. 1808-2008


SEMBRANDO INQUIETUDES. A. C. P. PEDRO DE TREJO.

sábado, 3 de mayo de 2008

1808-1809.(II)

Al siguiente día 9, volvieron a reunirse los grupos, y a las once de la mañana se dirigieron a la prisión, de la que se apoderaron y entraron en la habitación de Baena y le forzaron a que les siguiera, le apalearon y a los pocos golpes cayo al suelo moribundo y le abandonaron para que acabara de morir. A la media hora se incorporo; la autoridad estaba a la mira con intención de ayudarle, pero no se atrevían temerosos de ser victimas como el, al que veían bañado de sangre. Atemorizados esperaban se retiraran a comer los muchos bárbaros que estaban en la plaza gozándose en la contemplación del angustioso estado de la victima. Cuando creían las autoridades próximo el momento de auxiliar a Baena, salio de los portales Manuela Rangel, mujer de Vicente Egido, con dirección a la ensangrentada victima de la multitud, le clavo dos veces un puñal diciéndole “ dos puñaladas te doy por dos hijos que tengo, si más hijos tuviera, mas puñaladas te diera” viva Manuela, grito la multitud y el desgraciado Baena expiro.

Pasados algunos años, Manuela Rangel perdió el juicio, también lo tenia perdido en aquel acto por contagio de la multitud enloquecida; su hijo mayor murió apaleado en Portugal en 1824.

Creían los placentinos, al ver que se había pacificado la ciudad, por mediación de religiosos y eclesiásticos y las personas mas prestigiosas, que no se repetirían las sangrientas escenas, pero se engañaron; el día 13 del mismo mes, algunos malos sujetos de Navaconcejo, al grito de que mueran los afrancesados, indujeron o contagiaron a la multitud que se les unió; corrieron a la cárcel y penetraron en la celda de D. Antonio Moreno, le empujaron hacia las escaleras, le dieron dos bayonetazos al bajarle, y chorreando sangre de su cuerpo, le llevaron a la Plaza Mayor, y allí, como lobos rabiosos, mordiéndole, apaleándole y cosiéndole a puñaladas le quitaron la vida.

No satisfecha su ferocidad, un voluntario del pueblo de Abadia corto al cadáver la cabeza, la tiró a lo alto, la recibió al caer, la corto las orejas, la volvió a tirar por lo alto y tirándola y recibiéndola y danzando a la vez, atravesó la plaza, salio seguido de la multitud por la cale Talavera, y al final de ella, cerca de la fuente, la tiro y la hizo pedazos.

Fray Manuel Redondo, religioso del convento de San Francisco, obispo después de Santa Marta, que subía de su convento para entrar en la ciudad a fin de pacificar los ánimos, recogió los pedazos y los enterró en la iglesia de su monasterio.

Otro grupo arrastro el cuerpo la calle abajo de Trujillo con intención de colgarle de unos de sus balcones de su casa, y al empezar a ejecutarlo, uno de la turbulenta masa, en gruesas voces les arengo diciendo: “ ciudadanos su mujer es muy buena, no es francesada, esta llorando dentro, no aumentemos su dolor”, cambio la involuntaria solidaridad de los irracionales voluntades de la multitud y siguieron arrastrando el cuerpo muerto, hasta un muladar, en donde le arrojaron y en él permaneció mas de una hora, antes que la autoridad le recogiese para darle sepultura.


Después sacaron de la cárcel a Isidro Clemente, alias el Ignorato, de oficio jornalero, atribuyéndole el que era recadero ó mandadero de los afrancesados; le llevaron a la Plaza y en tal apuro suplico a la multitud que no le mataran y a cambio de su vida les diría quienes eran los afrancesados. Entonces, subiéndole sobre una mesa para mejor oírle, desde lo alto empezó a nombrar correlativamente a los afrancesados a los sujetos mas acaudalados y mejor nota de la población, y al nombrar a Sr. Bencono, chantre de la catedral, preceptor que había sido del idolatrado Príncipe Fernando, una voz de la multitud gritó: “Mientes grandísimo pícaro”, y la tumultuaria muchedumbre abestializada le tiró la mesa al suelo y le asesinó cruelmente.
Bencono era el español más adicto a su discípulo Fernando, el cual, luego que volvió del secuestro en que le tenía Napoleón, le honró mucho, le propuso para Obispo de varias diócesis y aceptó solamente el Arcedianato de Carmona en la Catedral de Sevilla, y al poco tiempo le nombró Arce obispo de Eraclea impartibus, con cuya dignidades murió.
En este mismo día la multitud se apoderó de la correspondencia que traía el correo, procedieron a su pública lectura y llegaron a la de una carta dirigida a Henao desde Salamanca escrita por su hijo canónigo de aquella catedral, en la que decía: “Padre estoy decidido a tomar las armas en contra de los Franceses hasta su total exterminio”. Otra a Barbina de Madrid, diciendo lo mismo, cuyos contenidos fueron prueba suficiente para los amotinados de que estos dos presos, que estaban en la cárcel destinados a la muerte como los otros eran adictos al rey Fernando, y corrieron a sacarlos de la cárcel y aclamarlos como patriotas.
De la Junta de Armamento y defensa extremeña de Badajoz con fecha 18 de Octubre de 1808, recibieron un oficio el Obispo-presidente y vocales de la primera Junta local de Plasencia, en el que les decía: “La junta suprema de esta provincia quiere que se comunique al público para satisfacción de V. S. la generosidad con que los vecinos de ese pueblo y su partido se han distinguido en los donativos de toda especie que voluntariamente han hecho. Es necesario que V. S. se sirva, a la brevedad posible, remitirme una relación exacta y circunstanciada, que los comprenda para que ninguno carezca del honor que debe resultarse. Dios guarde a V. S muchos años. Badajoz 18 de Octubre de 1808. Antonio Fernández del Castillo, Seño presidente y vocales de la Junta de Gobierno de Plasencia.

Llego la noticia, que desde Madrid bajaba un ejercito francés de 15.000 hombres mandados por Lefevre y Sebastián. La Junta ordeno que todos los escopeteros de la ciudad, los del lugar de Malpartida con otos de varios pueblos en unión del resguardo de infantería y caballería y diez hombres que estaban en la ciudad pertenecientes ak Regimiento Provincial de Plasencia y una compañía de soldados catalanes, todos los mencionados sumaban 500 hombres, marchasen al río Tietar, tomasen las barcas de la Bazagona y fortificaran la ribera de dicho rio como mejor les pareciera. No habian terminado la fortificación, cuando recibieron la noticia que los franceses estaban en Navalmoral. A las seis de la mañana del 23 de diciembre de 1808, nuestras avanzadillas se encontraron mas halla del rio con los franceses,, retrocedieron nuestras avanzadillas al río trayéndose las barcas. A las diez de la mañana se dejaron verse otra vez y se aproximaron a reconocer la orilla del rio Tietar, y mientras la compañía de catalanes les hizo una descarga causándoles dos muertos y siete heridos y una precipitada retirada.

A las doce de la mañana se presento una columna de 3000 franceses decididos a pasar el rio, pero al no tener barca y fortificada la otra orilla, se vieron en la necesidad de permanecer a poca distancia, formados en batalla, pero observando que la mayor parte de los que se oponían eran paisanos, hicieron una descarga para asustarlos, lo cual en lugar de intimidar a los nuestros, enardeció los ánimos y con muy certeros disparos, obligaron a los franceses a retirarse con treinta muertos y mas de ochenta heridos.
Al dia siguiente los generales Lefevre y Sebastián,: estos dieron principio haciendo fuego con tre piezas de artillería, las cuales en un breve tiempo destruyeron nuestros parapetos, y cuando mas obstinados estaban nuestros valientes paisanos en resistirles el paso, de improviso se vieron acometidos por la espalda, por setecientos hombre de la caballería francesa, que habían pasado el río por el vado llamado de la Gallina, lo que obligo a retirarse en dispersión a los montes y como conocedores de ellos se evadieron de los sables franceses, excepto onces que fueron alcanzados y degollados.

Los enemigos furiosos por las bajas que habian tenido, ansiando la venganza, llegaron todos presuroso al lugar de Malpartida, abandonado por sus moradores para librarse de sus iras, rompieron las puertas de sus edificios, los saquearon y quemaron mas de ciento veinte casas.


(CONTINUARA)
de Vicente Patredes.1909, Rev. de Extremadura.

SEMBRABDO INQUIETUDES.A.C.P. PEDRO DE TREJO

jueves, 1 de mayo de 2008

1808-1809.( I )

En 1793 era Corregidor de Plasencia el Marques de la Paz, y se suscribieron para oponerse a la revolución francesa los Regidores perpetuos D. Francisco Nieto de la Cepeda, José Barrado, Tomas del Barco, José del Campo, Marques de la Santa Cruz de Aguirre, D. Pedro Amador, D. Tomas Varona, D. José Varona, D. Vicente Vargas y Laguna, D. Antonio Zancudo y Barrado y otros tres mas que no se suscribieron. No pudieron conseguir nada contra la invasión de las ideas de la revolución que engendraron en esta localidad y las inmediatas, como en todas las de la península, dos partidos políticos: el de los partidarios de las nuevas ideas sociales, políticas y económicas y el de los que no admitían innovaciones en el régimen político y social y religioso. Al primero pertenecían todos o la mayor parte de los intelectuales quienes llamaban afrancesados, que seguían a los viejos partidarios del progreso del tiempo de Carlos III, como Jovellanos, Moñinos y otros opuestos a los malos gobiernos de Carlos IV. De estos dos partidos aún palpitan sus luchas intelectuales, en los cuales se distinguían en 1851 dos grandes filósofos de nuestra región extremeña, D. Nicomedes Martín Mateos, combatiendo al otro filosofo, el Ilustre Marques de Valdegamos, a instancia del insigne jurisconsulto Muñoz Bueno, en 26 cartas impresas en Valladolid dirigidas a dicho amigo D. Joaquín, las cuales bien merecen ser mucho mas leídas por los extremeños. Al decir región , me refiero a la tópica llamada extremeña en la que están Bejar y Candelario; no á la política que nunca existió, pues Extremadura jamás fue reino ni republica, ni tubo fuero regional.

Luego que llego a Plasencia la proclama del patriota Alcalde mostolense, los placentinos como la mayor parte de los pueblos, hicieron su Junta local de armamentos y defensa compuesta del obispo D. Lorenzo Igual de Soria, presidente; Sr. Antonio Vicente de Arce vicepresidente, y los vocales D. Francisco de Sales Andrés, canónigo; el Prior del Convento de San Vicente; el padre guardián de San Francisco; D. Vicente Vargas y Laguna, regidor perpetuo y brigadier de los ejércitos: D. Antonio del Barco Villalobos, también regidor, y D. Juan Rodríguez del Castillo, secretario.

El primer acuerdo de esta Junta fue el de mandar tomar las armas a toda la juventud de la derecha del Tajo sin excepción de clases, la cual corrió presurosa al llamamiento; de los reunidos formo cuatro batallones y para que con mas comodidad fueran regimentados y armados, determino que el punto e reunión del primero, fuera esta ciudad, del segundo Jaraiz, del tercero Navalmoral y del cuarto Coria. Acordó invitar al Cabildo catedral, al de curas y á las comunidades de uno y otro sexos, con el fin de que la auxiliasen con lo que fuesen sus voluntades. Todos los cuales se apresuraron poniendo a su disposición grandes cantidades, con las que dieron principio a la manutención de los batallones que hablan creado. El que se organizo en esta tomo el nombre de voluntarios de Plasencia, y fue el primero que vistió uniforme, armo perfectamente, recibió oficialidad para instruirse en el manejo de las armas y se dio por coronel al joven Marques de Camarena, hijo del Ecmo. Sr. D. Antonio Arce, que se había criado en esta ciudad en compañía de su padre, a quien todos, por sus bellas prendas, tenían gran estimación y cariño.

Todos los placentinos rivalizaban en ofrecer sus personas y su dinero a la Junta nombrada y á la Patria, prescindiendo de las ideas políticas de cada uno, como claramente lo demuestra la forma en que hacían sus ofrecimientos los vecinos de uno y otro estado para ayudar a la manutención de las tropas, que con motivo de aquellas urgencias se alistaron en defensa de la Nación, suscripción que empezó el 5 de Junio, la cual, ,hasta el 7 de Agosto de 1808 habían hecho de buena voluntad en beneficio de la ciudad y de la patria para defenderla de la dominación de Francia el cuantioso donativo en metálico de 293.160 reales, que le correspondían pagar de los ocho millones repartidos a Extremadura. La junta local presidida por el obispo Igual y Soria, comunicaba a la Junta de la provincia, residente en Badajoz, que había entregado la parte que le correspondía de lo ocho millones pedidos a Extremadura para los gastos de la guerra, y en vista de haber sido la primera Junta local que lo hizo, la de Badajoz, acordó hacerlo constar así y dar las mas respetuosa gracias al Sr, Obispo presidenta de la Junta de Plasencia, firmándola en Badajoz en 9 de Agosto de 1808,D. José Gallazo y D. Martín de Garay

Los manejos de los franceses, para dividir a los buenos patriotas españoles, partidarios de las ideas de la revolución francesa, de los también amantes de su patria, enemigos de ella, dio por resultado, que la multitud, inconscientemente movida de la solidaridad de las voluntades, que se produce en ellas, cuando hay quien sabe convocarlas, originara el que el 8 de Junio de 1808, a las seis de la mañana se oyesen varias voces de “mueran los traidores afrancesados”, las cuales fueron tomando tanto incremento, que a las diez de la misma, unos cuando jóvenes voluntarios, que estaban en esta población acompañados de muchos paisanos de los pueblos inmediatos, se reunieron en la Plaza Mayor, salieron de ella en pelotón a las casas de D. Jerónimo Baena, D. Antonio Moreno, Isidro Clemente alias el Ignorato, D. Manuel Henao, tesorero de la Administración de Rentas Reales y a la de D. Antonio Barbina, se apoderaron de su personas y en seguida les condujeron a la carcel.
( CONTINUARA)


Mes de Abri del año 1909. de Vicente Paredes.


SEMBRANDO INQUIETUDES. A.C.P. PEDRO DE TREJO

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.