sábado, 2 de febrero de 2008

ALEJANDRO MATIAS GIL


Nació Don Alejandro Matías Gil en nuestra ciudad el 10 de julio de 1829; estudió latinidad, filosofía y cuatro años de teología en este Seminario Conciliar, continuando sus estudios en las Universidades de Salamanca y de Madrid donde se licenció en la facultad de derecho secciones de civil, canónico y administrativo. Prestó servicios administrativos en las provincias de Segovia y Cáceres, retirándose después a su pueblo natal a ejercer la abogacía en la que obtuvo merecido renombre. Cultivó brillantemente la poesía y la historia, siendo autor del poema en dos tomos Mi Aurora (1861). El libro de versos o las Cantigas Placentinas, (1869) de las Siete Centurias, obra premiada en la Exposición universal de Barcelona, La Confesión del siglo XIX y otras obras como El derecho Hebreo, El Fuero de Plasencia y Placentinos ilustres, que acreditaron su talento y laboriosidad. Pertenecía a la Academia Española, a la Matritense de Amigos del País, a la de Escritores y artistas, y estaba condecorado con la Cruz de Beneficencia, la de Isabel la Católica y la de Caballero de San Juan. Falleció el 5 de agosto de 1889.
El libro de las Siete Centurias lo termina, con estas frases…Yo he recorrido su pasado, que vivo en su presente, y que mucho temo por su porvenir, con toda la efusión de mi corazón, con toda ternura de mi alma, con todo sentimiento de mi ser,como tributo de cariño, como ardiente lagrima vertida en testimonio de mi amor por ella, y como ultima palabra que pronuncio dirijo esta despedida
A PLASENCIA
Aquí empecé los cantos de Mi Aurora,
Y en TI PLASENCIA se meció mi cuna;
En Ti pasé la edad que ilusión dora,
Salí, volvióme AQUÍ adversa fortuna;
Soy tu hijo amante que a su madre adora,
Estos RECUERDOS con tu HISTORIA aduna,
Cuando mi voz se extinga en mi garganta…
DAME LA PAZ BAJO TU TIERRA SANTA.



Departamento de documentación. A.C.P. Pedro de Trejo.

No hay comentarios:

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Jose Antonio:Médico. Pedro:Industrial,Documentalista. Pero sobre todo, y desde hace cuatro décadas, personajes incansables rescatando el recuerdo de nuestras raíces culturales. Nuestro deseo es compartir esa experiencia, con el ánimo de continuar con la herencia de nuestros antepasados.